• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Los bioplásticos: una alternativa por la que la UE apuesta

Que los plásticos se han convertido en un grave problema para la contaminación del planeta, no es ninguna novedad. Restos de plástico se encuentran tanto en mares, montañas y hasta se han encontrado en el mismo organismo de los seres vivos, como ocurre con microplásticos en los peces. De hecho se dice que en el año 2050, en el mar habrá más plástico que peces.

Uno de los problemas que produce el plástico es que se puede ir descomponiendo en partículas menores (microplásticos) y de tal tamaño que puedan llegar a introducirse en la cadena trófica y de allí al organismo de los seres vivos.

Y es que los plásticos ya no están sólo en las bolsas y en los artículos propiamente “de plástico”, sino que están también en la ropa, en los edificios, y en cualquier aspecto de nuestra vida.

A pesar de que muchos plásticos se anuncian como degradables, eso sólo significa que se convierten en pequeños trozos, pero nada más. Los plásticos biodegradables, supuestamente, significa que pueden ser asimilados por el metabolismo de microorganismos porque se rompen las moléculas de carbono, pero no todos. Finalmente los compostables, se biodegradan pero en cierto tiempo y condiciones.

La producción de plástico, que se genera a partir del petróleo, supone una dependencia de los combustibles fósiles, y su fabricación implica la emisión de gases de efecto invernadero. Además su reciclaje es complicado pues no es fácil reutilizarlo, y su destrucción (quema) supone la emisión de gases muy contaminantes.

Aunque se está apostando por la disminución del uso del plástico (las bolsas de un solo uso y no degradables ya no serán gratuitas en España a partir de 2018), su uso está tan extendido que no es fácil detenerlo.

Por ello, actualmente se está investigando, y la Unión Europea lleva años apostando por ello, por un plástico que sea realmente compostable, pero sin condiciones: los bioplásticos.

Los polímeros que se fabrican para este material sustitutivo del plástico tradicional se hace a partir de materias vegetales (fécula de patata, maíz, aceite de soja, etc), en lugar de basarse en el petróleo, lo que los convierte en un material verdaderamente sostenible y completamente degradable, siendo así una alternativa a los problemas generados por el plástico derivados del petróleo.

A través del programa Horizonte 2020, la Unión Europea está contribuyendo en diversos proyectos de investigación sobre la fabricación de estos nuevos plásticos. Estos proyectos son: BIOREFINE2G, BRIGIT, SYNPOL y EUROPHA.

Más información: