• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

A vueltas con el glifosato

El glifosato, un componente químico que se usa en herbicidas que lleva años causando polémica por sus posibles efectos secundarios, podrá seguir siendo comercializado en la UE, al haber cambiado su voto en contra varios países en el último momento, antes de que expirase la licencia y comercialización de este producto químico.

El glifosato, comercializado por la multinacional química Monsanto, se utiliza en herbicidas (“Roundup” es el más conocido) para eliminar hierbas y arbustos en la agricultura o jardines. La polémica surge porque muchos grupos ecologistas lo denuncian como tóxico y porque la agencia de Naciones Unidas dedicada a la salud lo calificó como “probablemente cancerígeno”, a falta de una investigación a medio plazo. Es lo que ocurre con muchas sustancias de uso actual y que no han podido ser estudiadas en detalle porque es necesaria su investigación en un plazo de tiempo. El herbicida también es acusado de provocar daños irreparables en la fauna, principalmente de insectos.

Los expertos de la Comisión Europea que debían tratar este tema tuvieron que reunirse de nuevo porque no había un consenso sobre qué hacer con este producto químico: si renovar o no su licencia y comercialización en la UE, puesto que esta terminaba en pocos días.

Para conseguir que la decisión se aprobara, como muchas de las medidas que se toman en la UE, se necesitaba una mayoría cualificada, es decir el 55% de los países y que representen al 65% de la población de la Unión. Países que en primera votación se abstuvieron, Alemania, Polonia, Bulgaria y Rumanía, cambiaron su voto, con lo que el acuerdo se consiguió con dieciocho votos a favor, nueve en contra, y la abstención de Portugal. Los países que votaron en contra fueron Francia, Italia, Croacia, Chipre, Malta, Austria, Bélgica, Grecia y Luxemburgo.

El acuerdo supone que la licencia para comercializar el componente se prolonga por otros cinco años, y ha provocado gran variedad de reacciones, parecidas a las que han manifestado los países miembros. La Asociación Europea de Agricultores cree que la licencia debía haberse extendido por quince años, en lugar de los cinco aprobados, porque considera al producto inocuo y positivo para poder conseguir alimentos agrícolas suficientes y a bajo precio. En el lado contrario, los ecologistas y otros grupos de derechos civiles, creen que la renovación de la licencia supone una concesión a los intereses industriales (la química alemana Bayer compró recientemente Monsanto, lo que está siendo investigado por la justicia europea por presunto daño a la libre competencia) y que el producto es nocivo para la salud humana y el medio ambiente.

La prohibición del glifosato ha dado lugar a una iniciativa ciudadana “#StopGlifosato”, que trata de conseguir su prohibición a través de la recogida de firmas, de las que ya casi ha conseguido dos millones.

Más información: