• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Adiós a las bombillas halógenas

El 1 de septiembre de 2012, la UE terminó con la distribución por parte de los fabricantes de las bombillas incandescentes. Posteriormente, el 1 de septiembre de 2016, se prohibió la fabricación y comercialización de las bombillas halógenas, aunque las que estuvieran en stock podrían seguir comercializándose, justamente hasta hoy.

A partir de mañana, las halógenas tampoco se podrán vender.

Con este paso, se pone fin a un periodo transitorio de adaptación a la nueva normativa sobre iluminación y que se inició en el año 2009 con la prohibición de las bombillas incandescentes. Ahora tras la prohibición de las halógenas, la iluminación de los hogares queda prácticamente en manos de, o bien las bombillas fluorescentes compactas, o aún más de las bombillas con tecnología LED, que en los últimos años ha evolucionado de tal manera que se ha adaptado a cualquier necesidad de iluminación y que superan en menor consumo a las anteriores.

La razón para esta evolución es especialmente medioambiental, aunque también supone un ahorro importante para los consumidores. Las bombillas LED son diez más eficientes que las incandescentes, ahorrando más de un 70 % de electricidad. Eso se traduce en que se podrán ahorrar millones de toneladas de CO2 que se emitirían en la producción eléctrica. Además el calentamiento que emiten esas bombillas LED es mínimo, sin perder intensidad lumínica, lo que también tiene unos efectos benéficos medioambientales y, además de todo ello, permitirá que la factura de la luz de los usuarios disminuya. La duración de este tipo de bombillas es ampliamente superior al de las anteriores bombillas (una LED puede durar hasta 10 años) con lo que se reducen residuos y nuevamente se ahorra dinero al consumidor.

Más información:

La UE se reunirá en Salzburgo el 20 de septiembre para tratar la inmigración

El 20 de septiembre de 2018, tendrá lugar en Salzburgo un encuentro informal entre los jefes de estado y gobiernos de los países de la UE. En esta reunión, Bruselas pretende presentar una propuesta que refuerce las fronteras exteriores comunes de la UE.  La reunión de celebra dentro del contexto de la presidencia Austriaca del Consejo de la Unión Europea.

Juncker se aviene así a tratar un tema que el presidente austríaco, Kurz, considera prioritario en el semestre en que Austria ejerce la presidencia de turno de la UE: la protección de las fronteras exteriores y la lucha contra la inmigración ilegal.

Juncker además quisiera que el próximo presupuesto a largo plazo de la UE contemple el incremento en el número de guardias de fronteras.

El lema de la cumbre es “Una Europa que protege”, y los puntos clave de su agenda incluyen la llamada “seguridad interior”, la llamada “protección” de las fronteras exteriores de la UE” y la llamada “ciber-seguridad”.

En un momento en que el problema migratorio está generando una gran polémica, unido al cómo tratar la inmigración ilegal, en el seno de la Unión Europea, no puede decirse que el problema a tratar no sea de candente actualidad, pero sí que los ánimos están más que caldeados para proponer soluciones meditadas.

Son muchos los partidos de corte xenófobo que tienen un papel importante en los gobiernos de sus países, y partidos más moderados temen que el discurso xenófobo les arrebate votos que vayan a parar a los partidos radicales.

A eso se une la diferencia, que lleva meses puesta de manifiesto, entre la Europa oriental (que ya dejó bastante clara su posición antiinmigración y en muchos casos anti-Bruselas) con respecto a la Europa Occidental.

Más información:

Londres y Bruselas aceleran las conversaciones sobre el “brexit”

La fecha para la salida del Reino Unido de la Unión Europea se va acercando (el 29 de marzo del próximo año) y las negociaciones entre Londres y Bruselas todavía no han llegado a acuerdos formales, con lo que ambas partes tienen que acelerar en el proceso de las conversaciones. Se habla de tener acuerdos formales para finales del próximo octubre o principios de noviembre, de manera que cuando llegue la fecha del 29 de marzo, la salida del Reino Unido se haga de la manera más ordenada posible.

Hay algunos aspectos, como la seguridad o la política de Defensa en los que no hay ninguna duda y existirá una cooperación clara. Pero hay otros aspectos, como la frontera norirlandesa, el acuerdo de retirada y la declaración política de la futura relación que deben definirse claramente.

A pesar de las supuestas buenas intenciones, ayer el gobierno británico publicó una serie de avisos que los ciudadanos británicos habrían de tener en cuenta si al final ambas partes no llegasen a un acuerdo en todos los aspectos.

Algunos de estos avisos hacen referencia a restricciones bancarias que podrían tener los británicos residentes en la UE y que podría llevarles a perder el acceso a sus cuentas bancarias, debido a que los bancos ingleses ya no accederían al sistema de pagos de la UE. El pago con tarjetas de crédito en la UE por parte de los británicos también les resultaría más caro. Peor parados saldrían los pensionistas británicos residentes en la UE, pues podrían perder la capacidad de acceder a servicios de préstamo o depósitos, así como contratos de seguros.

Por otro lado, se avisa a las empresas de que, en caso de no existir acuerdo, la entrada y salida de bienes procedentes o con destino a la UE, deberían pasar una declaración aduanera y posibles tarifas. Como un aspecto derivado de esta cuestión el servicio sanitario británico podría afrontar un problema de abastecimiento de medicinas.

Claro que para evitar la vergüenza, la publicación del gobierno británico afirma que también pueden existir condiciones beneficiosas en el caso de no haber acuerdo con la UE, como por ejemplo, tener el pleno control de sus leyes y regulaciones, rebajar tarifas aduaneras o llegar a acuerdos comerciales competitivos.

No obstante, insiste en que se tratará de llegar a acuerdos que no interrumpan la normal relación que ha existido entre ambas partes.

Por su parte, el representante de la UE, afirma que si no se llegan a acuerdos no es tanto por la parte comunitaria, sino por la complejidad que supone la pertenencia (en este caso, lo contrario, la salida) a una organización que posee sus normas, leyes, jurisdicciones, etc que hay que respetar y, según sus propias palabras: “El Reino Unido conoce muy bien porque también la ha construido”

Más información:

Londres y Bruselas aceleran las conversaciones sobre el “brexit”

La fecha para la salida del Reino Unido de la Unión Europea se va acercando (el 29 de marzo del próximo año) y las negociaciones entre Londres y Bruselas todavía no han llegado a acuerdos formales, con lo que ambas partes tienen que acelerar en el proceso de las conversaciones. Se habla de tener acuerdos formales para finales del próximo octubre o principios de noviembre, de manera que cuando llegue la fecha del 29 de marzo, la salida del Reino Unido se haga de la manera más ordenada posible.

Hay algunos aspectos, como la seguridad o la política de Defensa en los que no hay ninguna duda y existirá una cooperación clara. Pero hay otros aspectos, como la frontera norirlandesa, el acuerdo de retirada y la declaración política de la futura relación que deben definirse claramente.

A pesar de las supuestas buenas intenciones, ayer el gobierno británico publicó una serie de avisos que los ciudadanos británicos habrían de tener en cuenta si al final ambas partes no llegasen a un acuerdo en todos los aspectos.

Algunos de estos avisos hacen referencia a restricciones bancarias que podrían tener los británicos residentes en la UE y que podría llevarles a perder el acceso a sus cuentas bancarias, debido a que los bancos ingleses ya no accederían al sistema de pagos de la UE. El pago con tarjetas de crédito en la UE por parte de los británicos también les resultaría más caro. Peor parados saldrían los pensionistas británicos residentes en la UE, pues podrían perder la capacidad de acceder a servicios de préstamo o depósitos, así como contratos de seguros.

Por otro lado, se avisa a las empresas de que, en caso de no existir acuerdo, la entrada y salida de bienes procedentes o con destino a la UE, deberían pasar una declaración aduanera y posibles tarifas. Como un aspecto derivado de esta cuestión el servicio sanitario británico podría afrontar un problema de abastecimiento de medicinas.

Claro que para evitar la vergüenza, la publicación del gobierno británico afirma que también pueden existir condiciones beneficiosas en el caso de no haber acuerdo con la UE, como por ejemplo, tener el pleno control de sus leyes y regulaciones, rebajar tarifas aduaneras o llegar a acuerdos comerciales competitivos.

No obstante, insiste en que se tratará de llegar a acuerdos que no interrumpan la normal relación que ha existido entre ambas partes.

Por su parte, el representante de la UE, afirma que si no se llegan a acuerdos no es tanto por la parte comunitaria, sino por la complejidad que supone la pertenencia (en este caso, lo contrario, la salida) a una organización que posee sus normas, leyes, jurisdicciones, etc que hay que respetar y, según sus propias palabras: “El Reino Unido conoce muy bien porque también la ha construido”

Más información:

Concurso de blogs “EU in my Region”

La Comisión Europea ha convocado un concurso de blogs que pretende favorecer la difusión de proyectos financiados por la UE.

 

Los participantes deben escribir y publicar una entrada de blog que trate de un proyecto financiado por la Unión Europea, se puede relacionar con una historia personal, de un grupo de personas o de una región, a continuación se enviará el enlace de la entrada a la plataforma antes del 31 de agosto a las 23.59.

Para contar la historia está permitido emplear cualquier idioma oficial de la UE, los artículos aceptados serán traducidos al inglés y publicados de nuevo en la web del concurso.

Los interesados en participar que no dispongan de un blog tienen otras posibilidades para participar publicando en otros medios como Facebook, Linkedln, plataforma electrónica de un periódico; etc.

Los  tres participantes ganadores disfrutarán de una estancia de tres semanas en Bruselas asistiendo a un curso sobre comunicación en la Unión Europea.

Enlace a la web oficial del concurso

Nueva publicación ¿Conoces la arquitectura en la Unión Europea?

 

Conoces la arquitectura_peq

Esta publicación muestra a los jóvenes lectores la riqueza y patrimonio arquitectónico de Europa, se propone un recorrido por los monumentos más emblemáticos de los 28 Estados miembros de la Unión Europea, para conocer sus características principales, sus artífices y las ciudades donde se encuentran.

El título está editado por la D.G. de Asuntos Europeos y Cooperación con el Estado y pertenece a la colección ¿Conoces… en la Unión Europea? , que pretende ayudar a los ciudadanos a mejorar su conocimiento sobre diversos temas comunes a todos en la UE.

Descárgala desde aquí

Para consultar otros títulos de la colección ¿Conoces… en la Unión Europea?

Etiquetado de los protectores solares en la Unión Europea

Los protectores solares protegen de los peligrosos rayos ultravioletas (UV), que pueden provocar a largo plazo enfermedades como melanoma.

La legislación europea sobre productos cosméticos indica que los protectores solares deben:

  • Contener protección efectiva contra toda la radiación UV peligrosa, UVB y UVA, y cumplir con unos estándares de eficacia mínimos
  • Mostrar un etiquetado y anuncios con información simple, comprensible y suficiente para ayudar a elegir el producto apropiado: protección «baja», «media», «alta» o «muy alta»
  • No pueden anunciarse como «bloqueante solar» o decir que tiene «protección total», y debe advertirse expresamente de que no constituyen una protección al 100 %
  • Incluir consejos de precauciones tales como «No permanezca mucho rato al sol, aunque emplee un producto de protección solar»; «Mantenga a los bebés y niños pequeños fuera de la luz solar directa»; etc.
  • Contener  instrucciones de empleo para que se alcance la eficacia, como «Aplíquese antes de la exposición al sol»; o «Repita con frecuencia la aplicación»; etc.

Otras medidas son:

  • Evitar una exposición excesiva al sol en las horas críticas (suelen ser entre las once de la mañana y las tres de la tarde)
  • Deben utilizarse prendas que protejan bien del sol aun estando en sombra o en día nublado; los sombreros y las gafas de sol pueden ofrecer una protección adicional
  • Evitar la exposición directa al sol de los bebés y los niños de corta edad
  • Usa crema también cuando te bañes: el agua ofrece una protección mínima frente a la radiación UV, e incluso los reflejos del agua pueden potenciar sus efectos. A medio metro de profundidad, la radiación UV mantiene el 40 % de la intensidad de la superficie

El Factor de Protección Solar (FPS), habitualmente utilizado para describir la potencia de la protección frente a quemaduras -que son producidas por los rayos UVB-, es menos relevante que la correcta y suficiente aplicación del producto.

Más información