• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Décimo aniversario de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea

Este año se cumple el décimo aniversario de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. La Comisión ha publicado su informe anual sobre el modo en que las instituciones de la UE y los Estados miembros la aplican y también una encuesta del encuesta del Eurobarómetro sobre el conocimiento de la Carta por parte de la ciudadanía.

El informe muestra que los responsables políticos europeos cada vez son más conscientes de la importancia de garantizar que las iniciativas se ajusten a la Carta y la UE también ha adoptado numerosas iniciativas de protección de los derechos fundamentales, como el Reglamento general de protección de datos.

Las autoridades nacionales, incluidos los órganos jurisdiccionales, están obligadas a respetar la Carta al aplicar la legislación de la UE. Las referencias a la Carta por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea han aumentado sustancialmente y los órganos jurisdiccionales nacionales también se remiten a la Carta en sus decisiones y cada vez solicitan con más frecuencia orientaciones al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

No obstante, aún no se aprovecha todo el potencial de la Carta, y su conocimiento sigue siendo bajo, especialmente a nivel nacional. La Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE apunta a una falta de políticas nacionales que promuevan el conocimiento de la Carta y su aplicación. Según la encuesta del Eurobarómetro, aunque la situación ha mejorado ligeramente desde 2012, solo cuatro de cada diez ciudadanos han oído hablar de la Carta y solo uno de cada diez conoce su contenido. Seis de cada diez ciudadanos desean recibir más información sobre los derechos de la Carta y sobre las instancias de recurso en caso de vulneración de sus derechos.

Por lo que se refiere a la aplicación de la Carta en 2018, el informe menciona varias iniciativas clave de la UE, tales como:

establecimiento de normas de protección de los denunciantes a escala de la UE (normas mínimas comunes para garantizar un elevado nivel de protección de los denunciantes),

fomento de los derechos electorales(medidas para promover elecciones libres e imparciales, Comunicación sobre la desinformación y petición dirigida a las plataformas en línea y la industria publicitaria para que luchen contra las noticias falsas),

– lucha contra la incitación al odio en línea (seguimiento de los efectos del Código de conducta en materia de lucha contra la incitación al odio en línea).

El próximo 12 de noviembre, la Comisión Europea, la Presidencia finlandesa de la UE y la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea serán los anfitriones de una conferencia para celebrar el décimo aniversario de la Carta. Los participantes reflexionarán sobre la manera de mejorar la puesta en práctica de la Carta sobre el terreno en los Estados miembros.

Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea

Éxito de la iniciativa “DiscoverEU”

Alrededor de 20.000 jóvenes europeos de 18 años han sido seleccionados para recibir un bono de viaje DiscoverEU pudiendo recorrer Europa en tren durante un mes desde el 1 de agosto de este año hasta el 31 de enero del próximo año.

Han sido casi 95.000 los jóvenes que se han presentado como candidatos a esta tercera edición del concurso, una idea de un eurodiputado alemán en 2016 para combatir el euroescepticismo que entonces ya empezaba a aflorar entre los jóvenes europeos. La idea de facilitar los viajes por las naciones europeas entre los jóvenes que cumplieran, durante el año en curso, los 18 años se mostró rápidamente como un éxito que se ha mantenido año tras año, lo que ha motivado que el Parlamento Europeo aumente su partida presupuestaria para este fin.

Los candidatos deben responder a unas preguntas y entrar dentro de las cuotas asignadas a sus países en función del porcentaje de población que los países tienen en el conjunto total de la UE. A España le corresponde algo menos del 10% de la población de la Unión, y, por tanto, ese es su porcentaje a la hora de poder obtener alguno de estos bonos de viaje.

En total son 1821 los viajeros españoles que han conseguido un bono de un total de 6733 solicitudes.

Además del bono de viaje, los participantes deben aceptar convertirse en embajadores de DiscoverEU. Eso supone que se les invitará a contar sus experiencias, por ejemplo, a través de redes sociales, como Instagram, Facebook y Twitter, o haciendo una presentación en su escuela o en su comunidad local. También podrán ponerse en contacto con otros viajeros de DiscoverEU en las redes sociales y compartir sus historias. También se quiere invitar a los embajadores a participar en las reuniones DiscoverEU, y que tendrán lugar en varias ciudades europeas y en las que se hablará de cuestiones específicas como la sostenibilidad, el patrimonio cultural, etc

La primera de esas reuniones se celebrará en Nimega (aíses Bajos) los días 12 y 13 de julio, con especial atención a la sostenibilidad.

Más información:

 

Una solución ecológica para fabricar plaguicidas

La producción de alimentos a través de la agricultura es la actividad a la que se dedica la mayor parte de la humanidad. Según la FAO, un tercio de la población mundial se dedica a ella. Sin embargo, siendo esta actividad relativamente respetuosa con la naturaleza, en los últimos tiempos, sin embargo se está convirtiendo en un problema medioambiental.

Especialmente, los países desarrollados que dedican grandes extensiones al monocultivo en donde se utiliza maquinaria para obtener la mayor rentabilidad, utilizan plaguicidas para combatir a los insectos o plantas que pueden dañar los cultivos. La tendencia se va convirtiendo en un hábito a nivel mundial,

Los elementos químicos que contienen estos plaguicidas, se están mostrando muy peligrosos por cuanto afectan a la vida animal y vegetal natural, y está por verse de qué manera acabará afectando a los humanos, pues todos estos químicos han de acabar filtrándose en las corrientes de agua.

La polémica que se levantó con el glifosato, cuya autorización para su uso fue renovado por el Parlamento Europeo en 2017, autorización rodeada de una gran polémica y que provocó la creación de una Comisión de investigación que determinara la toxicidad de este producto utilizado de manera masiva en todo el mundo, demuestra la preocupación por este problema. Como resultado de esta comisión, el pasado enero, el Parlamento Europeo pidió una revisión sistemática de todos los estudios disponibles sobre el riesgo carcinógeno del glifosato y avanza hacia una posible prohibición de este herbicida.

Por ello, es necesario buscar alternativas a los pesticidas. Recientemente la PAC (Política Agraria Común) ensalzaba los beneficios medioambientales que tiene la agricultura familiar. La revisión periódica de los cultivos permite el control de las posibles plagas. La agricultura ecológica, también prescinde del uso de plaguicidas químicos. Sin embargo la agricultura industrial necesita de soluciones más drásticas.

Se va imponiendo un modelo de plaguicida que utiliza especies naturales para combatir a las dañinas. En algunos casos son con especies animales, y en otros con vegetales.

Investigadores del proyecto STEPN-UP, que cuenta con el apoyo del programa Marie Curie, han trabajado en la comercialización de un insecticida basado en unos gusanos nematodos. Algunos de estos gusanos, de los que hay una gran variedad, se alimentan de insectos y por tanto, pueden ser usados como plaguicidas. El producto derivado en forma de bacteria del nematodo entomopatogénico (EPN, por sus siglas en inglés) ya está comercializado y se emplea como insecticida. La novedad que ha conseguido el equipo de investigadores del programa STEPN-UP, es el de conseguir que la eficacia de este producto no disminuya con su almacenamiento.

Más información:

Transparencia de los precios en la cadena de alimentos

Tras la prohibición de las prácticas comerciales desleales y la mejora de la cooperación de los productores, la Comisión ha presentado el tercer elemento destinado a mejorar la equidad en la cadena de suministro de alimentos, introduciendo mayor transparencia en lo que concierne a la forma de comunicar los precios a lo largo de esa cadena.Las diferencias entre los precios de compra y los de venta pueden proporcionar información sobre los costes intermedios (como el transporte, los seguros, el almacenamiento, etc.) que se van generando entre el vendedor y comprador. Una mayor transparencia puede contribuir a que se adopten mejores decisiones empresariales y a incrementar la confianza en que, entre las distintas fases de la cadena de suministro de alimentos, se dan unas prácticas comerciales cabales. Disponer de información oportuna y de fácil acceso sobre la evolución del mercado también resulta fundamental para poder competir eficazmente en los mercados mundiales.

Más información

Varios proyectos financiados con fondos europeos explican el extraño mundo político actual

Ayer se celebraron elecciones al Parlamento Europeo en varios países miembros, y, en el caso español, tuvieron lugar, además, elecciones autonómicas y municipales. Hace unos días hubo elecciones en la India, la mayor democracia del mundo, y el año que viene volverá a haber elecciones presidenciales en Estados Unidos. Las elecciones son la manera democrática de conformar los gobiernos en cualquier nivel institucional y la frecuencia de ellas, demuestra que el sistema democrático funciona.

Sin embargo, en los últimos años, las elecciones se están viendo afectadas por tergiversaciones y campaña de “noticias falsas” que cuestionan la verdadera participación informada de los electores. Dicho de forma más general, la política democrática ha sido testigo de protestas y de la llamada “política populista” que ha cambiado el panorama político en los países democráticos y la participación de los ciudadanos en las elecciones. Muchas de estas políticas vienen derivadas de la crisis económica y social que afectó a muchos ciudadanos a finales de la década del 2000 y la política de austeridad que aplicaron los gobiernos, lo que provocó la desconfianza de los ciudadanos hacia las élites políticas. Por otro lado, las redes sociales se han convertido en un altavoz del descontento y ha provocado que las noticias, incluidas las falsas, se transmitan como nunca.

Dentro de este contexto, la investigación en ciencias sociales puede proporcionar un análisis neutral de estos hechos y contribuir a que se creen soluciones innovadoras para mejorar los sistemas democráticos. El programa horizonte 2020, a través del Consejo Europeo de Investigación y de las becas Marie Curie ha colaborado en varios proyectos dedicados a esta cuestión. Entre ellos, el programa POLPART ha investigado las razones por las que las personas se involucran en política y los efectos que esto tiene en los esfuerzos para que la democracia funcione en el futuro. Por su parte, el proyecto POLCON ha intentado explicar el efecto que la crisis de 2008 ha tenido en el desarrollo del conflicto político en Europa.

Por otro lado, otros proyectos, como el SEEVS y el SEEVCA han desarrollado un sistema de voto electrónico innovador que podría permitir restaurar la confianza en la democracia por parte de los electores. Finalmente, a la hora de recuperar la confianza de los jóvenes europeos, tan afectados por la crisis, los proyectos CATCH-EyouE , PARTISPACE y PROMISE se han centrado en integrar con éxito a los jóvenes de hoy en día en la sociedad democrática. Por último, el equipo del proyecto BOTFIND ha desarrollado un agregador de noticias basura (JNA, por sus siglas en inglés) que muestra artículos de fuentes poco fiables a medida que se difunden en Facebook, con la esperanza de que la herramienta ayude a paliar el creciente problema de la desinformación en las redes sociales.

Más información:

May abre la posibilidad a la celebración de un segundo referéndum sobre el brexit

Las dificultades que ha venido encontrando la primera ministra británica, Theresa May, para que el Parlamento apruebe el plan de salida del Reino Unido de la Unión Europea, y la necesidad de plantear un camino antes del 31 de octubre ha abierto una posibilidad a la celebración de un segundo referéndum.

Tras el rechazo, por tres veces consecutivas, del acuerdo alcanzado con la UE sobre la salida por parte del parlamento británico, la UE concedió una extensión hasta el 31 de octubre de este año y la primera ministra debe conseguir alguna disposición para esa fecha.

Ayer, May planteó ante el Parlamento unas modificaciones al acuerdo de salida que pretenden contentar a los diferentes grupos parlamentarios: respetar la situación actual de la frontera norirlandesa (para contentar al partido Unionista de Irlanda del Norte), proteger los derechos de los trabajadores y la relación comercial con la UE así como respetar medidas medioambientales, para contentar a los laboristas, y, por otro lado, llevar irremediablemente a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, para contentar a los conservadores y especialmente al ala más radical a favor del brexit. Sin embargo, para contentar a los dos grupos parlamentarios anti brexit, los escoceses del SNP y los liberales, que dieron la campanada en las últimas elecciones locales, May propone que el Parlamento también decida si quiere o no celebrar un segundo referéndum que confirme si los británicos quieren dejar la UE o no.

En definitiva, ante los rechazos consecutivos a su política respecto al abandono de la UE, Theresa May, parece que quiere dejar la pelota en el tejado del parlamento, cuando además no encuentra un respaldo unánime en su propio partido, el conservador.

Allí parece que se están afilando las espadas para sustituir a May, quién también reconoció que si en las próximas decisiones parlamentarias de principios de junio no consigue el apoyo a sus propuestas, podría dimitir.

Más información:

27 carteles dicen «Hola» a la Unión Europea después del Brexit

A través de esta iniciativa llamada Hello Europe, los diseñadores británicos Stanley Chow y Dave Sedgwick  han rendido un pequeño homenaje a los países que quedan dentro de este gran marco político. Con un estilo vintage, ofrecen a través de sus carteles una visión amable y alegre de los países miembros de la Unión Europea.

¿Qué elementos visuales o gráficos nos definen a un país? ¿Cómo nos ven nuestros vecinos europeos? Para plasmar visualmente el proyecto, los autores se han apoyado por un lado en el conocimiento y las experiencias propias sobre cada país, y por otro, en información de Google: emblemas nacionales, flores de animales, alimentos, personajes famosos, entre otros elementos. En el diseño, además de la tipografía y el estilo retro de la ilustración, destaca la paleta de colores seleccionada, en la que el dúo de creativo han querido encajar la iconografía y los valores que, según ellos, definen cada país.

El resultado de Hello Europe hace cuestionarnos cómo nos ven nuestros vecinos europeos y cuáles son los estereotipos y elementos visuales que prevalecen en el imaginario global.

27 carteles dicen «Hola» a la Unión Europea después del Brexit