• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

La cesta de la compra en la UE

Según EUROSTAT, la oficina estadística de la Unión Europea, el nivel de los precios de la cesta de la compra en los países de la UE, en el 2018, ha sido tan dispar como para duplicarse según los países. Así, considerando la media europea como un 100%, en Rumanía el precio de la compra y las bebidas no alcohólicas, está en un 66 %, el precio más barato, mientras que en Dinamarca, lo está en un 130 %. Como países más caros le siguen Luxemburgo y Austria (125%), Irlanda y Finlandia (120%) y Suecia (117%).

Por el contrario los países donde resulta más barato comprar son Rumanía, como se dijo, Polonia (69%), Bulgaria (76%), Lituania (825), República Checa (84%) y Hungría (85%).

Los precios más dispares se dan en la compra de tabaco, por los diferentes impuestos que se fijen para su venta, así como con las bebidas alcohólicas, pero productos tan básicos como el pan pueden ir desde un 54% (Rumanía) a un 152 % en Dinamarca.

En el tabaco podía haber una diferencia de 4 a 1, siendo el Reino Unido, Irlanda y Francia donde más caro y Bulgaria y Polonia los más baratos. Algo parecido ocurre con las bebidas alcohólicas.

Los datos estadísticos de esta muestra se tomaron sobre una encuesta teniendo en cuenta 440 productos diferentes.

Las diferencias de precios entre países pueden servirnos, además de evidenciar los niveles económicos diferentes dentro de la UE, para imaginar una especie de moneda nacional cuyo valor se expresa como una moneda común artificial, lo que se denomina Paridad del Poder Adquisitivo.

Más información:

Proyecto FastPrk-2: gestión del estacionamiento de nueva generación

El proyecto FastPrk-2, financiado con fondos europeos, consiste en una solución de movilidad inteligente que permite a las ciudades gestionar mejor el tráfico y ayuda a los conductores a encontrar plazas de aparcamiento libres de manera más eficiente. También mejorará la calidad de vida de los ciudadanos al ayudar a los conductores a encontrar plazas libres de forma eficiente.

Este sistema utiliza pequeños sensores de estacionamiento instalados en cada plaza que guían a los conductores mediante paneles eléctricos. Una vez estacionado el coche, el sensor transmite de forma inalámbrica esta información al portal. Mediante la plataforma de «software» de movilidad del sistema, los gestores urbanos obtienen analíticas en tiempo real sobre la ocupación de las plazas de estacionamiento por zona y hora del día. Esta información sirve para predecir la ocupación de las plazas de estacionamiento, prever la disponibilidad y mejorar la eficiencia de la planificación. El sistema también integra una lista de servicios de transporte innovadores para facilitar la inteligencia operativa. Por ejemplo, al predecir el estado de la circulación, FastPrk-2 puede recomendar rutas alternativas que tienen en cuenta el tráfico y las opciones de transporte público disponibles. Al automatizar funciones como la reserva de aparcamiento y los pagos en línea, FastPrk-2 también beneficia a los ciudadanos a través de su aplicación de estacionamiento inteligente. Esta solución permite a los conductores ver la disponibilidad en tiempo real de plazas para vehículos multiusuario y eléctricos, así como para aquellos que requieren permisos especiales como las plazas para discapacitados.

Más información

 

Tras las elecciones europeas, ¿qué puede cambiar?

Después de las elecciones europeas del 26 de mayo, parece que nada ha cambiado, pero eso es debido a que todavía no se ha puesto en marcha el nuevo ciclo legislativo que comienza el próximo 2 de julio. A partir de esa fecha comenzará a hablarse de los nuevos cargos directivos y tendremos que irnos familiarizándonos con nuevos nombres y caras.

Estas últimas elecciones han supuesto un cambio de tendencia desconocido hasta ahora. En primer lugar, la participación, que en los últimos años tendía a la baja, ha sido la más alta en los últimos 20 años superando ligeramente el 50%, aunque bien es verdad que el aumento ha sido según los países miembros. La otra novedad es que la suma de los dos grupos políticos europeos mayoritarios (populares y socialdemócratas) y que habían mantenido su hegemonía en el Parlamento durante 40 años, han perdido esa mayoría, con lo que se vislumbra un panorama diferente.

El próximo 2 de julio, es cuando tiene lugar la primera sesión plenaria del nuevo Parlamento Europeo. Los candidatos electos ya habrán tomado posesión de sus actas que los convierte en eurodiputados por cinco años. Previamente, habrán de haber elegido el grupo parlamentario al que se van a adscribir, si es que lo van a hacer a alguno. La adhesión a un grupo parlamentario se hace por afinidad política, no por pertenencia a un partido político.

En esa primera sesión, que presidirá el presidente saliente se votará al presidente y a los 14 vicepresidentes del Parlamento.

Para la elección del Presidente de la Comisión, que tendría lugar entre el 2 y el 4 de julio, se habrá de tener presente a los cabezas de lista que presenta cada grupo parlamentario, que ya están decididos desde antes de las elecciones, pues generalmente participan en la campaña electoral. Conforme al resultado de las elecciones, el presidente del Consejo de la UE consultará con el parlamento saliente un posible candidato a presidir la Comisión. Por su parte, el Consejo de la Unión Europea (los jefes de gobierno de los países miembros) deberán proponer también sus candidatos.

Estas candidaturas habrán de someterse a la votación del parlamento Europeo resultando vencedor el que obtenga la mayoría absoluta (376 diputados). Esa elección deberá resolverse el 4 de julio.

Una vez elegida la presidencia, tocará el turno de los comisarios. Se presentarán tantos comisarios como países miembros (algunos no tendrán cartera propiamente dicha) aunque la presidencia de la Comisión también deberá participar en esas candidaturas, y las comisiones creadas por el Parlamento deberán de validar la idoneidad de las candidaturas. Las propuestas se realizarán después del verano, y su aceptación o no por el Parlamento Europeo, tendrá lugar el día 6 de octubre.

Por lo tanto no será hasta principios de noviembre que conozcamos a los nuevos responsables de la UE.

Más información:

Décimo aniversario de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea

Este año se cumple el décimo aniversario de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. La Comisión ha publicado su informe anual sobre el modo en que las instituciones de la UE y los Estados miembros la aplican y también una encuesta del encuesta del Eurobarómetro sobre el conocimiento de la Carta por parte de la ciudadanía.

El informe muestra que los responsables políticos europeos cada vez son más conscientes de la importancia de garantizar que las iniciativas se ajusten a la Carta y la UE también ha adoptado numerosas iniciativas de protección de los derechos fundamentales, como el Reglamento general de protección de datos.

Las autoridades nacionales, incluidos los órganos jurisdiccionales, están obligadas a respetar la Carta al aplicar la legislación de la UE. Las referencias a la Carta por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea han aumentado sustancialmente y los órganos jurisdiccionales nacionales también se remiten a la Carta en sus decisiones y cada vez solicitan con más frecuencia orientaciones al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

No obstante, aún no se aprovecha todo el potencial de la Carta, y su conocimiento sigue siendo bajo, especialmente a nivel nacional. La Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE apunta a una falta de políticas nacionales que promuevan el conocimiento de la Carta y su aplicación. Según la encuesta del Eurobarómetro, aunque la situación ha mejorado ligeramente desde 2012, solo cuatro de cada diez ciudadanos han oído hablar de la Carta y solo uno de cada diez conoce su contenido. Seis de cada diez ciudadanos desean recibir más información sobre los derechos de la Carta y sobre las instancias de recurso en caso de vulneración de sus derechos.

Por lo que se refiere a la aplicación de la Carta en 2018, el informe menciona varias iniciativas clave de la UE, tales como:

establecimiento de normas de protección de los denunciantes a escala de la UE (normas mínimas comunes para garantizar un elevado nivel de protección de los denunciantes),

fomento de los derechos electorales(medidas para promover elecciones libres e imparciales, Comunicación sobre la desinformación y petición dirigida a las plataformas en línea y la industria publicitaria para que luchen contra las noticias falsas),

– lucha contra la incitación al odio en línea (seguimiento de los efectos del Código de conducta en materia de lucha contra la incitación al odio en línea).

El próximo 12 de noviembre, la Comisión Europea, la Presidencia finlandesa de la UE y la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea serán los anfitriones de una conferencia para celebrar el décimo aniversario de la Carta. Los participantes reflexionarán sobre la manera de mejorar la puesta en práctica de la Carta sobre el terreno en los Estados miembros.

Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea

Éxito de la iniciativa “DiscoverEU”

Alrededor de 20.000 jóvenes europeos de 18 años han sido seleccionados para recibir un bono de viaje DiscoverEU pudiendo recorrer Europa en tren durante un mes desde el 1 de agosto de este año hasta el 31 de enero del próximo año.

Han sido casi 95.000 los jóvenes que se han presentado como candidatos a esta tercera edición del concurso, una idea de un eurodiputado alemán en 2016 para combatir el euroescepticismo que entonces ya empezaba a aflorar entre los jóvenes europeos. La idea de facilitar los viajes por las naciones europeas entre los jóvenes que cumplieran, durante el año en curso, los 18 años se mostró rápidamente como un éxito que se ha mantenido año tras año, lo que ha motivado que el Parlamento Europeo aumente su partida presupuestaria para este fin.

Los candidatos deben responder a unas preguntas y entrar dentro de las cuotas asignadas a sus países en función del porcentaje de población que los países tienen en el conjunto total de la UE. A España le corresponde algo menos del 10% de la población de la Unión, y, por tanto, ese es su porcentaje a la hora de poder obtener alguno de estos bonos de viaje.

En total son 1821 los viajeros españoles que han conseguido un bono de un total de 6733 solicitudes.

Además del bono de viaje, los participantes deben aceptar convertirse en embajadores de DiscoverEU. Eso supone que se les invitará a contar sus experiencias, por ejemplo, a través de redes sociales, como Instagram, Facebook y Twitter, o haciendo una presentación en su escuela o en su comunidad local. También podrán ponerse en contacto con otros viajeros de DiscoverEU en las redes sociales y compartir sus historias. También se quiere invitar a los embajadores a participar en las reuniones DiscoverEU, y que tendrán lugar en varias ciudades europeas y en las que se hablará de cuestiones específicas como la sostenibilidad, el patrimonio cultural, etc

La primera de esas reuniones se celebrará en Nimega (aíses Bajos) los días 12 y 13 de julio, con especial atención a la sostenibilidad.

Más información:

 

Una solución ecológica para fabricar plaguicidas

La producción de alimentos a través de la agricultura es la actividad a la que se dedica la mayor parte de la humanidad. Según la FAO, un tercio de la población mundial se dedica a ella. Sin embargo, siendo esta actividad relativamente respetuosa con la naturaleza, en los últimos tiempos, sin embargo se está convirtiendo en un problema medioambiental.

Especialmente, los países desarrollados que dedican grandes extensiones al monocultivo en donde se utiliza maquinaria para obtener la mayor rentabilidad, utilizan plaguicidas para combatir a los insectos o plantas que pueden dañar los cultivos. La tendencia se va convirtiendo en un hábito a nivel mundial,

Los elementos químicos que contienen estos plaguicidas, se están mostrando muy peligrosos por cuanto afectan a la vida animal y vegetal natural, y está por verse de qué manera acabará afectando a los humanos, pues todos estos químicos han de acabar filtrándose en las corrientes de agua.

La polémica que se levantó con el glifosato, cuya autorización para su uso fue renovado por el Parlamento Europeo en 2017, autorización rodeada de una gran polémica y que provocó la creación de una Comisión de investigación que determinara la toxicidad de este producto utilizado de manera masiva en todo el mundo, demuestra la preocupación por este problema. Como resultado de esta comisión, el pasado enero, el Parlamento Europeo pidió una revisión sistemática de todos los estudios disponibles sobre el riesgo carcinógeno del glifosato y avanza hacia una posible prohibición de este herbicida.

Por ello, es necesario buscar alternativas a los pesticidas. Recientemente la PAC (Política Agraria Común) ensalzaba los beneficios medioambientales que tiene la agricultura familiar. La revisión periódica de los cultivos permite el control de las posibles plagas. La agricultura ecológica, también prescinde del uso de plaguicidas químicos. Sin embargo la agricultura industrial necesita de soluciones más drásticas.

Se va imponiendo un modelo de plaguicida que utiliza especies naturales para combatir a las dañinas. En algunos casos son con especies animales, y en otros con vegetales.

Investigadores del proyecto STEPN-UP, que cuenta con el apoyo del programa Marie Curie, han trabajado en la comercialización de un insecticida basado en unos gusanos nematodos. Algunos de estos gusanos, de los que hay una gran variedad, se alimentan de insectos y por tanto, pueden ser usados como plaguicidas. El producto derivado en forma de bacteria del nematodo entomopatogénico (EPN, por sus siglas en inglés) ya está comercializado y se emplea como insecticida. La novedad que ha conseguido el equipo de investigadores del programa STEPN-UP, es el de conseguir que la eficacia de este producto no disminuya con su almacenamiento.

Más información:

Transparencia de los precios en la cadena de alimentos

Tras la prohibición de las prácticas comerciales desleales y la mejora de la cooperación de los productores, la Comisión ha presentado el tercer elemento destinado a mejorar la equidad en la cadena de suministro de alimentos, introduciendo mayor transparencia en lo que concierne a la forma de comunicar los precios a lo largo de esa cadena.Las diferencias entre los precios de compra y los de venta pueden proporcionar información sobre los costes intermedios (como el transporte, los seguros, el almacenamiento, etc.) que se van generando entre el vendedor y comprador. Una mayor transparencia puede contribuir a que se adopten mejores decisiones empresariales y a incrementar la confianza en que, entre las distintas fases de la cadena de suministro de alimentos, se dan unas prácticas comerciales cabales. Disponer de información oportuna y de fácil acceso sobre la evolución del mercado también resulta fundamental para poder competir eficazmente en los mercados mundiales.

Más información