• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Acuerdo sobre las prácticas comerciales desleales en la cadena de suministro de alimentos en la Unión Europea

El Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión han llegado a un acuerdo político sobre un nuevo conjunto de normas que ofrecerán protección a la totalidad de los agricultores de la UE y a una gran mayoría de las empresas agroalimentarias de la Unión frente a las prácticas contrarias a los principios de buena fe y comercio justo.

La nueva legislación europea regulará los productos agrícolas y alimenticios que se comercializan en la cadena de suministro de alimentos y prohibirá por primera vez hasta dieciséis prácticas comerciales desleales impuestas unilateralmente por un socio comercial a otro. Otras prácticas solo se permitirán si están sujetas a un acuerdo previo claro y sin ambigüedades entre las partes.

La Comisión Europea presentó su propuesta legislativa en abril de 2018 para garantizar una mayor equidad en la cadena de alimentos y ofrecer una protección mínima en toda la UE. Es la primera vez que se aplicarán normas a escala de la UE en este ámbito. El nuevo marco concede a los Estados miembros la autoridad necesaria para hacer cumplir la nueva reglamentación e imponer sanciones en caso de infracciones constatadas

El acuerdo alcanzado se aplicará a cualquier agente que participe en la cadena de suministro de alimentos con un volumen de negocios de hasta 350 millones de euros; por debajo de ese umbral, se ofrecerán diferentes niveles de protección. Las nuevas normas se aplicarán a minoristas, empresas de transformación de alimentos, mayoristas, cooperativas u organizaciones de productores, o a simples productores que realicen alguna de las prácticas comerciales desleales detectadas.

Entre las prácticas comerciales desleales que deben prohibirse están: las demoras en los pagos de productos alimenticios perecederos, las cancelaciones de última hora, las modificaciones unilaterales o retroactivas de los contratos, la obligación de que el proveedor se haga cargo de los gastos de los productos echados a perder y el rechazo de los contratos escritos.

Otras prácticas solo se permitirán si están sujetas a un acuerdo previo claro y sin ambigüedades entre las partes: un comprador que devuelva productos alimenticios no vendidos al proveedor; un comprador que cargue al proveedor unos gastos por asegurar o mantener un acuerdo de suministro de productos alimenticios, o un proveedor que corra con los gastos de una campaña de promoción, publicitaria o de comercialización de un comprador.

La aplicación de estas normas no se traducirá en unos precios más altos para los consumidores. En la consulta pública realizada por la Comisión antes de presentar la propuesta, las organizaciones de consumidores defendieron la regulación de estas prácticas debido al efecto negativo que tienen sobre los consumidores a largo plazo.

Más información

Una nueva Política Agraria Común

En octubre del año pasado, el Parlamento Europeo aprobó un reglamento para la modificación de la PAC (Política Agraria Común) que sigue la Unión Europea. El Consejo de Agricultura y Pesca adoptó la parte que corresponde a la agricultura lo que ha supuesto una serie de cambios que han entrado en vigor el 1 de enero de este año. El nuevo reglamento ha recibido el nombre de reglamento “omnibús”.

Los cambios que esto van a suponer para la agricultura afecta a los pagos directos, el desarrollo rural y a la organización común del mercado. Tiene también consecuencias que afectan a la ecología pues se modifican normas en las llamadas superficies de interés ecológico.

Respecto a los pagos directos, desaparece la distinción entre agricultor activo y pasivo, anteriormente muy rígida. Esto quería decir que ciertas superficies no específicamente agrícolas podían recibir subvenciones. Ahora eso se deja a discreción de los estados miembros. Por otro lado, las subvenciones podrán tenerlas grupos que aunque no tengan una caída de la producción, los estados los consideren vulnerables, sea por razones económicas, sociales o medioambientales. También los jóvenes agricultores podrán recibir más ayudas, de forma que se facilite el relevo generacional en el campo y con ello intentar poner freno a la despoblación rural.

Otra novedad y que hasta ahora había estado restringida a ciertos productos (leche, aceite de oliva, carne) es que las organizaciones de productores reconocidas en cualquier sector podrán planificar la producción y negociar contratos en nombre de sus miembros sin que ello suponga infringir las normas de la libre competencia.

Por último está la cuestión ecológica. En las llamadas superficies de interés ecológico se prohibirá el uso de productos fitosanitarios, tanto estén o no en barbecho; para fertilizar el suelo se promoverá el cultivo de plantas fijadoras de nitrógeno.

El nuevo reglamento beneficia a la dehesa, especialmente extremeña, al ser considerada como zona de pasto y así poder acogerse a las ayudas.

Más información:

Red Europea de Desarrollo Rural (REDR)

La Red Europea de Desarrollo Rural (REDR)  fue creada en 2008 por la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural (DG AGRI) de la Comisión Europea. Funciona como plataforma para intercambiar información sobre cómo la política, los programas, los proyectos y otras iniciativas de desarrollo rural trabajan en la práctica, y cómo se pueden mejorar para obtener más resultados.

La REDR no es una organización compuesta de socios o afiliados: su trabajo consiste en contactar e involucrar a cualquier persona que esté interesada comprometida con el desarrollo rural en Europa.

Estas son las principales partes interesadas de la REDR:

  • Redes rurales nacionales (RRN)
  • Autoridades de gestión y organismos pagadores de los PDR
  • Grupos de acción local (GAL)
  • Organizaciones europeas
  • Servicios de extensión agraria
  • Investigadores en el campo de la agricultura y el medio rural
  • Otras organizaciones y particulares interesados en el desarrollo rural

La REDR tiene cuatro objetivos para el  período 2014-2020:

  1. Aumentar la participación de las partes interesadas en el desarrollo rural
  2. Mejorar la calidad de los programas de desarrollo rural (PDR)
  3. Informar mejor acerca de los beneficios de la política de desarrollo rural
  4. Apoyar la evaluación de los PDR

La REDR apoya la aplicación de los programas de desarrollo rural (PDR) de los Estados miembros de la UE generando y compartiendo conocimientos, así como facilitando el intercambio de información y la cooperación en la Europa rural. Dos son las unidades de apoyo encargadas de facilitar estas actividades: el punto de contacto de la REDR y el servicio de asistencia europeo para la evaluación del desarrollo rural.

Red Europea de Desarrollo Rural (REDR) 

La justicia europea apoya la autodeterminación del Sahara Occidental

En septiembre de 2018 se debería renovar un acuerdo pesquero con Marruecos, pero una demanda presentada por una organización favorable a la autodeterminación saharaui puede dificultar dicha renovación.

La Unión Europea y Marruecos tienen firmados varios acuerdos relativos a liberalización comercial de productos agrícolas y pesqueros, lo que ha convertido al país magrebí en un socio preferente en sus relaciones con la UE. Sin embargo, la cuestión saharaui está complicando las cosas.

En el año 2016 el Tribunal de Justicia de la UE estableció que los acuerdos alcanzados con Marruecos no debían incluir al Sahara Occidental, pero no mencionaba en su resolución nada sobre el acuerdo pesquero, que entró en vigor en 2007 y se renovó dos veces debiéndose renovar ahora de nuevo.

Con la demanda presentada recientemente, el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Melchior Wathelet ha propuesto al Tribunal que se invalide el acuerdo porque incluye buena parte de las aguas territoriales saharauis (hasta un 90 %) y ha cargado contra la propia Unión Europea por no haber respetado los derechos de los saharauis.

El Sahara Occidental fue una provincia española hasta 1976 y aunque se planteó una posible autonomía, los acontecimientos en España precipitaron las cosas. Siempre reclamado por Marruecos (al igual que ocurrió con Ifni, que fue cedida en 1969), el Sahara Occidental fue ocupado por población marroquí, en lo que se conoció como la “Marcha Verde”, aprovechando la incertidumbre que la muerte del dictador Franco en 1975 creó en la política española.

La situación nunca fue resuelta de forma clara, porque aunque ocupado “de facto” por Marruecos, se dispuso que España, Marruecos y Mauritania compartirían la soberanía en el territorio. El surgimiento de un conflicto bélico hizo que España y Mauritania abandonaran el territorio quedando sólo Marruecos, llevando a muchos refugiados saharauis hacia Argelia.

Las palabras del abogado han enfatizado que la Unión Europea “incumplió su obligación de respetar el derecho del pueblo del Sahara Occidental a la libre determinación y su obligación de no reconocer una situación ilegal resultante de la vulneración de dicho derecho”

Más información:

La agricultura de precisión: la nueva revolución agrícola

Que las nuevas tecnologías se van imponiendo en el mundo actual no es ninguna novedad. Cada vez surgen nuevas posibilidades y los avances tecnológicos apenas nos dan tiempo a renovar y actualizar nuestras habilidades. Pues los avances tecnológicos también comienzan a usarse en campos tan tradicionales y antiguos como es la agricultura.

La “agricultura de precisión” es un término de uso reciente en agronomía y que supone el uso de varias técnicas desarrolladas en los últimos años y en diferentes campos y puestas en práctica en los cultivos de siempre.

Algunas de estas nuevas tecnologías son el uso de sensores (que pueden medir grados de humedad o temperatura, o la fertilidad apropiada del suelo), los drones (que pueden dar información sobre el resultado en diferentes parcelas o incluso echar agua sobre plantas), el uso de maquinaria agrícola mucho más eficiente y robotizada, así como las diferentes plataformas que pueden analizar multitud de datos. Todo ello unido a los análisis agronómicos que los estudios pueden realizar a través de una buena cantidad de datos suministrados también por nuevas tecnologías, puede hacer y, de hecho ya hace, que los resultados agrícolas sean mucho más eficientes, facilitando además, que muchas operaciones puedan hacerse en remoto.

La importancia que esta agricultura de precisión puede tener, no sólo es contribuir a que se consigan mejores cosechas, sino conseguir una agricultura mucho más sostenible de lo que es ahora: a través del ahorro de agua, de abono, del uso más apropiado del suelo, etc.

La Unión Europea está haciendo esfuerzos para que esta agricultura consiga importantes mejoras, y para su desarrollo ha creado el programa 7º Programa Marco y Horizonte 2020. A través de estos programas, la Unión Europea ha financiado proyectos de investigación tales como: ECHORD ++, SWEEPER (dedicados a la robótica en la agricultura), FIGARO (en cuanto a sensores hídricos), o AGROIT, FOODIE y AUDITOR, que han creado plataformas en donde aplicaciones informáticas pueden acceder a datos agrícolas, espaciales y otros que puedan ser útiles en agricultura.

Más información:

La desaparición de las abejas ¿un problema menor?

abejasLa organización ecologista “Greenpeace” ha pedido a la Comisión Europea que prohíba en su totalidad el uso de pesticidas neonicotinoides a los que acusa de provocar la muerte de muchos insectos polinizadores, entre ellos las abejas.

El 1 de diciembre de 2013, entró en vigor una regulación de la Unión Europea que obligaba a todos los países miembros a prohibir el uso de tres de estos pesticidas: clotianidina, imidacloprid y tiametoxam. La medida adoptada entonces, formaba parte de la “Estrategia de la Comisión sobre la salud de las abejas” creada en 2010, y que se añadía a otros pasos tomados por la Comisión, como la creación de un laboratorio de referencia para estudiar la causa de las muertes, y la cofinanciación de estudios de vigilancia en varios países miembros. A la restricción de 2013 se añadía una clausula en la que se proponía revisar las restricciones si nuevos datos se aportaban, o bien en un plazo de dos años.

Realmente los dos años han transcurrido y es por ello que la ONG, que basa su informe en estudios universitarios, cree que debe extenderse la prohibición a todas las variantes de neonicotinoides, porque consideran que el uso de éstos ya no solo afecta a las abejas, sino también a muchos otros insectos, como mariposas y abejorros –también polinizadores-, aves insectívoras e insectos acuáticos. Es más, los plaguicidas pueden terminar entrando en el ciclo del agua y, por tanto, afectar a la cadena alimentaria humana.

La importancia de los polinizadores es fundamental para la fecundación de muchas especies vegetales, entre ellas las que utilizamos como alimentos: se calcula que algo más del 70% de las especies vegetales que comemos podemos hacerlo gracias a los polinizadores. Las abejas son las responsables de que éstas den semillas y frutos, algo que, si es posible valorarlo en términos económicos, supone miles de millones de euros.

Más información:

Los agricultores y su responsabilidad en la cadena alimenticia

agricultores

El grupo operativo sobre mercados agrícolas, formado por doce expertos independientes, ha presentado recientemente un informe al comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phill Hogan.

Uno de las conclusiones del informe, según ha resumido el comisario, es asegurar que los agricultores, como factor determinante en la producción de alimentos, obtengan una remuneración justa por sus productos. El problema de la volatilidad de los precios y una tendencia continuada a la bajada de precios de las materias primas, hace que el grupo operativo enfatice que hay que mejorar diversas prácticas desleales y crear nuevas normativas  que sean cumplidas por los estados miembros.

Las conclusiones se resumen en cuatro puntos:

-Transparencia del mercado, mediante la introducción de información de precios de forma rápida y estandarizada

-Acabar con prácticas desleales, por lo que se sugiere contratos escritos, dentro de una legislación marco, y la presencia de árbitros haya donde surjan dificultades

-Potenciar la cooperación entre agricultores, mediante la creación de cooperativas, creando normas de organización y competencia

-Facilitar el crédito a los productores agrícolas, con una mayor participación del Banco Europeo de Inversiones, que pueda asegurar la exportación

-Mejora de la gestión del riesgo y los mercados de futuro (el compromiso de venta, de una cantidad determinada y a un precio ya pactado) , lo que puede hacerse sobre todo con una mejor formación

El grupo operativo se creó a comienzos de este año 2016, y además de orientar sobre este problema de los agricultores, también analiza la perspectiva de la política agraria común tras 2020 teniendo en cuenta el cambio climático, la escasez de agua y la cada vez menor presencia de combustibles fósiles. Hace hincapié además en atraer a la gente joven hacia este campo de producción.

Más información: