• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

El camino hacia una defensa común europea

Los últimos meses han multiplicado los debates sobre una defensa común europea debido a una serie de circunstancias: desde los ataques terroristas en suelo europeo hasta las exigencias de la presidencia estadounidense para que Europa asumiera más gastos en su propia defensa, pasando también por el resurgimiento del poder ruso en la esfera internacional.

Tras las dos guerras mundiales la necesidad de garantizar una paz duradera en Europa comenzó a gestionarse con un acuerdo que precisamente fue el origen de la hoy Unión Europea: el nacimiento del acuerdo sobre el acero y el carbón (CECA), donde ya empezó a cuestionarse la necesidad de una defensa común europea. Sin embargo en 1954 la Asamblea Nacional Francesa no favoreció la creación del proyecto denominado Comunidad Europea de Defensa (CED).

El Tratado de Amsterdam, que entró en vigor en 1999 sembró el germen de nuevo con la Política Exterior de Seguridad y Defensa (PESD), desarrollado posteriormente por el Tratado de Lisboa de 2009, en lo que hoy es la Agencia Europea de Defensa, cuyo cometido según el Tratado es “determinar las necesidades operativas, fomentar medidas para satisfacerlas, contribuir a definir y, en su caso, a aplicar cualquier medida oportuna para reforzar la base industrial y tecnológica del sector de la defensa, participar en la definición de una política europea de capacidades y de armamento y asistir al Consejo en la evaluación de la mejora de las capacidades militares”.

El pasado jueves la reunión del Consejo de Defensa de la Unión Europea, ha tenido dos vertientes: por un lado ratificar y profundizar las conclusiones que ya adoptaron los ministros de exteriores sobre la Estrategia Global de Seguridad y Defensa de la UE, y por otro, una reunión con Jens Stoltenberg, Secretario General de la OTAN, para fortalecer las relaciones de ambas instituciones.

Aunque se ha llegado a un acuerdo sobre la financiación del cuerpo de defensa, queda por redactar la cuestión jurídica de esa financiación. También está la cuestión del desarrollo de lo que puede llamarse “cuartel general europeo”, PESCO (Permanent Structured Cooperation), por el que los estados miembros pueden iniciar un procedimiento de cooperación reforzada. El desarrollo de esta institución, está también mostrando ciertas divisiones entre los estados miembros, entre los que quieren ir más o menos deprisa. No obstante, esta intensidad en las reuniones y en los debates demuestra que se están dando pasos en el camino hacia la creación de una defensa común.

El pasado jueves, calificado por la Alta Representante como muy intenso, continuó con reuniones en que se trataron temas de terrorismo y emigración.

Más información

Hacia un Fondo Europeo de Defensa

fondo-europeo-de-defensaEn el discurso sobre el estado de la Unión 2016 dado el pasado mes de septiembre, el presidente Jean-Claude Juncker ya destacó la importancia que para la Unión Europea debía tener el fortalecer y reforzar la capacidad defensiva y de protección de sus ciudadanos tanto en el interior como en el exterior. Para ello, sugería, era necesaria la innovación y la puesta en común de objetivos y recursos de la industria europea de defensa.

La elección de Donald Trump como presidente de los  Estados Unidos, y su defensa de una política más aislacionista que la llevada a cabo por sus predecesores, incluso abiertamente mencionando la contribución que debe hacerse a la OTAN por parte de los estados miembros, ha convertido la cuestión de la defensa de Europa en un objetivo prioritario entre los temas de actualidad.

Por ello, ayer la Comisión hizo un comunicado de prensa, en el que de acuerdo con el futuro Plan de Acción Europeo de Defensa, propone los siguientes puntos:

  1. Crear un Fondo Europeo de Defensa que apoye la inversión en investigación y el desarrollo conjunto de tecnologías defensivas. El Fondo se dividiría en dos secciones: La sección de investigación se dedicaría a temas relativos a electrónica, robótica, informática y materiales, y, por otro lado, estaría la sección de capacidades, que trataría de dotar a los estados miembros de la tecnología de defensa más moderna, mediante instrumentos financieros que abaratara los costes
  2. El apoyo y la financiación a las empresas de menor tamaño que se dediquen a la industria defensiva
  3. Reforzar el mercado único para el sector de la defensa, de manera que se pueda tener acceso al mejor mercado internacional de productos relacionados con ella. En este sentido, propone el refuerzo de determinadas directivas.

Estas propuestas serán objeto de discusión en los organismos europeos durante los próximos días

Más información:

Política Espacial Europea

Los programas espaciales de la UE ya ofrecen servicios que benefician a millones de personas. La industria espacial europea es fuerte y competitiva, crea puestos de trabajo y ofrece oportunidades de negocio a los emprendedores. La propuesta de nueva política espacial presentada promoverá nuevos servicios e impulsará el liderazgo de Europa en el espacio.

Los programas espaciales de la UE ya ofrecen servicios que son indispensables en la vida cotidiana de todos. Necesitamos datos espaciales cuando utilizamos el teléfono móvil o el sistema de navegación en el coche, cuando tomamos el avión o cuando vemos la televisión por satélite. Esos datos son también fundamentales para la protección de infraestructuras esenciales, como las centrales eléctricas, las redes inteligentes o incluso las transacciones bancarias. Asimismo, contribuyen a gestionar nuestras fronteras y a salvar vidas en el mar, mejoran nuestra respuesta ante los terremotos, los incendios forestales y las inundaciones, permiten a los agricultores planificar su trabajo y ayudan a proteger el medio ambiente y a vigilar el cambio climático.

La Estrategia Espacial para Europa responde a la creciente competencia mundial, favoreciendo la participación del sector privado y los grandes cambios tecnológicos. La Comisión propone una serie de acciones para que los europeos puedan aprovechar plenamente las ventajas que ofrece el espacio, crear un entorno propicio para el desarrollo de las empresas emergentes, fomentar el liderazgo de Europa en el espacio y aumentar su cuota en los mercados espaciales mundiales.

Ahora que la infraestructura de los programas espaciales de la UE está ya bien avanzada, debemos centrarnos en potenciar el uso comercial de los datos espaciales por parte de los sectores público y privado. Los programas espaciales de la UE ofrecerán servicios adicionales que contribuirán a responder a las prioridades europeas comunes, como la seguridad, la defensa y la lucha contra el cambio climático. La Comisión fomentará el uso de Galileo en los dispositivos móviles y las infraestructuras críticas y mejorará la conectividad en las zonas alejadas. Gracias a ello, facilitará el acceso de las empresas innovadoras y las empresas emergentes a los datos espaciales a través de plataformas específicas lideradas por la industria espacial para

En el futuro Plan de Acción de Defensa Europeo, la Comisión también pondrá en marcha la iniciativa GovSatCom para garantizar unos servicios de comunicación por satélite fiables, seguros y rentables para la UE y las autoridades públicas nacionales. Teniendo en cuenta la necesidad de mantener una estrecha cooperación con nuestros socios mundiales, la Comisión actuará con la Alta Representante y los Estados miembros para fomentar y preservar el uso del espacio en beneficio de las futuras generaciones.

Más información

Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea (IEUSE)

El Instituto de Estudios de Seguridad (IESUE) es una agencia de la Unión Europea cuya labor se orienta a la creación de una cultura europea común de seguridad y contribuir al debate estratégico en el seno de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC). Está ubicada en París y entre las actividades del Instituto se encuentran la elaboración de estudios e informes, la investigación, el desarrollo del diálogo transatlántico y la formulación de las recomendaciones para su aplicación de las políticas de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). La publicación principal del Instituto es la serie monográfica Chaillot Papers.

Más información