• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Un documento del gobierno británico plantea mantener la cooperación con la UE en materia de defensa

Durante los últimos meses, cuando hace poco se ha cumplido un año del referéndum por el que Reino Unido aprobó abandonar la UE hemos ido conociendo posturas muy diferentes del gobierno británico respecto las negociaciones para formalizar su abandono. A las posturas del “brexit duro” de unas veces, han seguido otras que parecían más suavizadas o ambiguas, llegando incluso, por parte de algunos, el replanteamiento de un nuevo referéndum para confirmar si realmente el país quiere abandonar la Unión Europea.

Como quiera que vayan a ser esas negociaciones, el gobierno británico ha hecho público un documento titulado: “Política exterior, defensa y desarrollo” en el que explica querer crear “una nueva, profunda y especial relación con la Unión Europea”. El documento también informa de que éste forma parte de una serie de documentos que tratarán de diferentes asuntos y temas relacionados con las nuevas relaciones que se abren para ambas entidades.

El presente documento se refiere a la política exterior de defensa y seguridad aludiendo a que el Reino Unido y la Unión Europea comparten las mismas amenazas y mismos valores (paz democracia, libertad y respeto a la ley), por cuanto interesa a ambas instituciones la cooperación. El hecho de que la mayoría de los Países miembros de la UE compartan con Reino Unido la pertenencia a una estructura superior como es la OTAN, les hace compartir objetivos.

El documento oficial recuerda que Reino Unido tiene el mayor presupuesto en defensa de la OTAN tras los Estados Unidos, cumpliendo con el 2% del PIB reclamado por el actual presidente de los EEUU, y que el 20 % de este presupuesto se gasta en equipamiento de defensa. También nos recuerda que Reino Unido es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, y por tanto mantiene una situación muy estratégica en la esfera internacional.

Las relaciones que el Reino Unido y la Unión Europea han compartido en muchas cuestiones de política exterior son enumeradas parcialmente en el documento. Actividades como haber contribuido a las negociaciones nucleares con Irán, conseguir una mayor estabilidad política en países como Somalia o Túnez,  el establecimiento de sanciones hacia Rusia tras la ocupación de Crimea, la contribución para terminar con el tráfico de personas, los problemas migratorios en el Mediterráneo, la cuestión siria, etc

También se hace mención a las contribuciones británicas hacia la industria de defensa, y especialmente en cuestiones tecnológicas.

A modo de conclusión el documento refuerza la idea de cooperación que siempre ha existido con Europa y se compromete a que en el futuro esa cooperación se mantendrá tan fiel como lo ha sido hasta ahora.

Más información:

La Unión Defensiva Europea se concreta en la PESCO

En un reciente encuentro celebrado en la capital de Estonia, que actualmente ostenta la presidencia de la UE, se han reunido los ministros de Defensa de los países miembros y el Secretario General de la OTAN. Sin ser una reunión formal, se han tratado temas de ciberseguridad, la situación del Sahel y el Cuerno de África, y sobre los flecos sueltos de PESCO.

La PESCO (Permanent Structured Cooperation), es una estructura creada por el Tratado de Lisboa de 2009, pero que nunca se ha utilizado. El Tratado mencionaba que los Estados miembros se comprometían a mejorar progresivamente sus capacidades militares. Para ello crearían la Agencia Europea de Defensa que se ocuparía del desarrollo de las capacidades de defensa, la investigación, la adquisición y el armamento y determinaría las necesidades operativas, asistiendo al Consejo en la evaluación de la mejora de las capacidades militares.

En este tratado se esbozaba un mecanismo de colaboración militar a través de la cooperación estructurada permanente, la PESCO (una especie de Alto Mando coordinado) por la que los estados miembros podían iniciar un procedimiento de cooperación reforzada que desembocara en la creación de un ejército europeo.

La reunión de Estonia ha recordado que, además de los problemas mencionados en las regiones africanas y la ciberseguridad, la cercanía del vecino ruso también inquieta a los países próximos, por lo que el ministro de defensa estonio recordó el compromiso de reforzar los gastos de defensa de los estados miembros y también tratar de implementar la creación de la PESCO.

En ese sentido la jefa de la diplomacia europea ha informado que dentro de un mes, los Estados miembros le notificarán si desean forma parte o no de esta estructura, que no es obligatoria sino voluntaria, por tanto un ejemplo de la Europa de varias velocidades que se planteó en el último “Libro Blanco sobre el futuro de Europa”.

Más información:

Paquete de Seguridad y Defensa de la Unión Europea

Para aplicar la Estrategia Global de la UE, se han dado una serie de pasos decisivos en materia de seguridad y defensa. El paquete consta de tres grandes pilares: nuevos objetivos políticos y nuevas ambiciones para que los europeos asuman mayores responsabilidades por lo que respecta a su propia seguridad y defensa, nuevos instrumentos financieros para ayudar a los Estados miembros y a la industria europea de la defensa a desarrollar las capacidades de defensa (“Plan de Acción Europeo de Defensa”), y un conjunto de acciones concretas en respuesta a la Declaración Conjunta UE-OTAN que determinó los ámbitos de cooperación. Juntos, estos tres elementos constituyen un paquete global destinado a mejorar la seguridad de la Unión y de sus ciudadanos.

El terrorismo, el tráfico y el contrabando, las amenazas híbridas por parte de agentes estatales y no estatales, y otras amenazas y retos afectan de manera directa a nuestra seguridad interior y a menudo alimentan las crisis y la inestabilidad en las regiones que rodean Europa. A finales de 2016,los ministros acordaron un nuevo nivel de ambición en materia de seguridad y defensa,  que se centra en tres prioridades principales: lograr que la Unión Europea pueda responder con mayor calado, rapidez y eficacia a las crisis, en particular en los países de nuestra vecindad; ayudar a nuestros socios a ser más fuertes por lo que respecta a su seguridad y defensa; y consolidar la capacidad de la Unión Europea de proteger a sus ciudadanos, reforzando la colaboración en materia de seguridad. Para cumplir estos objetivos, los ministros acordaron, asimismo, una serie de acciones para reforzar las capacidades civiles y militares y las estructuras e instrumentos de seguridad y defensa de la UE.

El Plan de Acción Europeo de Defensa fue adoptado por la Comisión Europea el 30 de noviembre de 2016. Incluye un Fondo Europeo de Defensa y otros mecanismos para ayudar a los Estados miembros a potenciar la investigación y a gastar de forma más eficiente en capacidades comunes de defensa, fomentando así una base industrial de la defensa competitiva e innovadora y contribuyendo a aumentar la seguridad de los ciudadanos europeos.

El 6 de diciembre, el Consejo de la Unión Europea y los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN adoptaron en paralelo un conjunto de propuestas de cooperación UE-OTAN, que dan continuidad a la Declaración Conjunta firmada por los dirigentes de la UE y el Secretario General de la OTAN el pasado mes de julio. El conjunto de medidas consta de 42 propuestas de acción concretas en siete ámbitos de cooperación. De este modo, la cooperación UE-OTAN alcanza un nuevo nivel en un momento en el que afrontar juntos los retos comunes es más importante que nunca.

Más información

El camino hacia una defensa común europea

Los últimos meses han multiplicado los debates sobre una defensa común europea debido a una serie de circunstancias: desde los ataques terroristas en suelo europeo hasta las exigencias de la presidencia estadounidense para que Europa asumiera más gastos en su propia defensa, pasando también por el resurgimiento del poder ruso en la esfera internacional.

Tras las dos guerras mundiales la necesidad de garantizar una paz duradera en Europa comenzó a gestionarse con un acuerdo que precisamente fue el origen de la hoy Unión Europea: el nacimiento del acuerdo sobre el acero y el carbón (CECA), donde ya empezó a cuestionarse la necesidad de una defensa común europea. Sin embargo en 1954 la Asamblea Nacional Francesa no favoreció la creación del proyecto denominado Comunidad Europea de Defensa (CED).

El Tratado de Amsterdam, que entró en vigor en 1999 sembró el germen de nuevo con la Política Exterior de Seguridad y Defensa (PESD), desarrollado posteriormente por el Tratado de Lisboa de 2009, en lo que hoy es la Agencia Europea de Defensa, cuyo cometido según el Tratado es “determinar las necesidades operativas, fomentar medidas para satisfacerlas, contribuir a definir y, en su caso, a aplicar cualquier medida oportuna para reforzar la base industrial y tecnológica del sector de la defensa, participar en la definición de una política europea de capacidades y de armamento y asistir al Consejo en la evaluación de la mejora de las capacidades militares”.

El pasado jueves la reunión del Consejo de Defensa de la Unión Europea, ha tenido dos vertientes: por un lado ratificar y profundizar las conclusiones que ya adoptaron los ministros de exteriores sobre la Estrategia Global de Seguridad y Defensa de la UE, y por otro, una reunión con Jens Stoltenberg, Secretario General de la OTAN, para fortalecer las relaciones de ambas instituciones.

Aunque se ha llegado a un acuerdo sobre la financiación del cuerpo de defensa, queda por redactar la cuestión jurídica de esa financiación. También está la cuestión del desarrollo de lo que puede llamarse “cuartel general europeo”, PESCO (Permanent Structured Cooperation), por el que los estados miembros pueden iniciar un procedimiento de cooperación reforzada. El desarrollo de esta institución, está también mostrando ciertas divisiones entre los estados miembros, entre los que quieren ir más o menos deprisa. No obstante, esta intensidad en las reuniones y en los debates demuestra que se están dando pasos en el camino hacia la creación de una defensa común.

El pasado jueves, calificado por la Alta Representante como muy intenso, continuó con reuniones en que se trataron temas de terrorismo y emigración.

Más información

Hacia un Fondo Europeo de Defensa

fondo-europeo-de-defensaEn el discurso sobre el estado de la Unión 2016 dado el pasado mes de septiembre, el presidente Jean-Claude Juncker ya destacó la importancia que para la Unión Europea debía tener el fortalecer y reforzar la capacidad defensiva y de protección de sus ciudadanos tanto en el interior como en el exterior. Para ello, sugería, era necesaria la innovación y la puesta en común de objetivos y recursos de la industria europea de defensa.

La elección de Donald Trump como presidente de los  Estados Unidos, y su defensa de una política más aislacionista que la llevada a cabo por sus predecesores, incluso abiertamente mencionando la contribución que debe hacerse a la OTAN por parte de los estados miembros, ha convertido la cuestión de la defensa de Europa en un objetivo prioritario entre los temas de actualidad.

Por ello, ayer la Comisión hizo un comunicado de prensa, en el que de acuerdo con el futuro Plan de Acción Europeo de Defensa, propone los siguientes puntos:

  1. Crear un Fondo Europeo de Defensa que apoye la inversión en investigación y el desarrollo conjunto de tecnologías defensivas. El Fondo se dividiría en dos secciones: La sección de investigación se dedicaría a temas relativos a electrónica, robótica, informática y materiales, y, por otro lado, estaría la sección de capacidades, que trataría de dotar a los estados miembros de la tecnología de defensa más moderna, mediante instrumentos financieros que abaratara los costes
  2. El apoyo y la financiación a las empresas de menor tamaño que se dediquen a la industria defensiva
  3. Reforzar el mercado único para el sector de la defensa, de manera que se pueda tener acceso al mejor mercado internacional de productos relacionados con ella. En este sentido, propone el refuerzo de determinadas directivas.

Estas propuestas serán objeto de discusión en los organismos europeos durante los próximos días

Más información:

Política Espacial Europea

Los programas espaciales de la UE ya ofrecen servicios que benefician a millones de personas. La industria espacial europea es fuerte y competitiva, crea puestos de trabajo y ofrece oportunidades de negocio a los emprendedores. La propuesta de nueva política espacial presentada promoverá nuevos servicios e impulsará el liderazgo de Europa en el espacio.

Los programas espaciales de la UE ya ofrecen servicios que son indispensables en la vida cotidiana de todos. Necesitamos datos espaciales cuando utilizamos el teléfono móvil o el sistema de navegación en el coche, cuando tomamos el avión o cuando vemos la televisión por satélite. Esos datos son también fundamentales para la protección de infraestructuras esenciales, como las centrales eléctricas, las redes inteligentes o incluso las transacciones bancarias. Asimismo, contribuyen a gestionar nuestras fronteras y a salvar vidas en el mar, mejoran nuestra respuesta ante los terremotos, los incendios forestales y las inundaciones, permiten a los agricultores planificar su trabajo y ayudan a proteger el medio ambiente y a vigilar el cambio climático.

La Estrategia Espacial para Europa responde a la creciente competencia mundial, favoreciendo la participación del sector privado y los grandes cambios tecnológicos. La Comisión propone una serie de acciones para que los europeos puedan aprovechar plenamente las ventajas que ofrece el espacio, crear un entorno propicio para el desarrollo de las empresas emergentes, fomentar el liderazgo de Europa en el espacio y aumentar su cuota en los mercados espaciales mundiales.

Ahora que la infraestructura de los programas espaciales de la UE está ya bien avanzada, debemos centrarnos en potenciar el uso comercial de los datos espaciales por parte de los sectores público y privado. Los programas espaciales de la UE ofrecerán servicios adicionales que contribuirán a responder a las prioridades europeas comunes, como la seguridad, la defensa y la lucha contra el cambio climático. La Comisión fomentará el uso de Galileo en los dispositivos móviles y las infraestructuras críticas y mejorará la conectividad en las zonas alejadas. Gracias a ello, facilitará el acceso de las empresas innovadoras y las empresas emergentes a los datos espaciales a través de plataformas específicas lideradas por la industria espacial para

En el futuro Plan de Acción de Defensa Europeo, la Comisión también pondrá en marcha la iniciativa GovSatCom para garantizar unos servicios de comunicación por satélite fiables, seguros y rentables para la UE y las autoridades públicas nacionales. Teniendo en cuenta la necesidad de mantener una estrecha cooperación con nuestros socios mundiales, la Comisión actuará con la Alta Representante y los Estados miembros para fomentar y preservar el uso del espacio en beneficio de las futuras generaciones.

Más información

Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea (IEUSE)

El Instituto de Estudios de Seguridad (IESUE) es una agencia de la Unión Europea cuya labor se orienta a la creación de una cultura europea común de seguridad y contribuir al debate estratégico en el seno de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC). Está ubicada en París y entre las actividades del Instituto se encuentran la elaboración de estudios e informes, la investigación, el desarrollo del diálogo transatlántico y la formulación de las recomendaciones para su aplicación de las políticas de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). La publicación principal del Instituto es la serie monográfica Chaillot Papers.

Más información