• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

La Directiva del Copyright

La nueva Directiva del Copyright ha sido aprobada tras lograr una amplia mayoría de Estados miembros a favor en el Consejo Europeo. Sólo seis países se han posicionado en contra: Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Finlandia y Suecia. Según estos países, la Directiva sería “un paso atrás para el Mercado Único Digital en lugar de un paso adelante”. Los Ejecutivos de estos seis Estados miembros han señalado que la nueva norma “no encuentra un equilibrio” entre la protección de los titulares de los derechos y los intereses de las empresas y ciudadanos europeos. Además han denunciado que la “falta de claridad jurídica” de la norma, según el comunicado, “dará lugar a una inseguridad jurídica para muchos interesados y puede invadir los derechos de los ciudadanos de la UE”.

Las razones de la controversia giran alrededor de dos artículos el 15 y 17, anteriormente recogidos en la Directiva como los artículos 11 y 13. El primero de ellos, también conocido como “link tax” permitiría a los medios cobrar a redes sociales y motores de búsqueda por enlazar en sus webs las noticias. Es la misma medida que hizo en su momento que Google News desapareciera en países como España y Alemania y que ahora se busca extender al resto del continente. El objetivo de esta medida es que artistas, guionistas o periodistas sean remunerados de forma justa por su trabajo cuando es compartido en plataformas digitales. Quienes se oponen, sin embargo, consideran que esta medida apenas tiene impacto en grandes compañías como Google y si afectará a pequeñas plataformas que no puedan pagar estos derechos. Esto además limitaría en gran medida el acceso del público general a parte del contenido que actualmente se ofrece en Internet. Pero el centro de la controversia es, sin lugar a dudas, el artículo 17 o ‘filtro de carga’. Ello obligaría a las plataformas a monitorear el contenido que se sube a las mismas y eliminarlo en caso de violación del copyright. Desde grandes plataformas como YouTube hasta pequeños creadores de contenido, insisten en que este supondrá el fin de Internet libre tal y como se conoce y acabará con el modelo actual basado en contenidos compartidos. Aunque a priori, no se aplicaría a parodias y citas, existe la preocupación entre autores y plataformas de que acabe afectando a la libertad de expresión y a fenómenos virales como los memes.

Los Estados de la UE tienen 24 meses para trasponer a su legislación la norma que incluye los polémicos artículos 15 y 17. De cómo se introduzca esta legislación en cada uno de los países de la UE dependerá la confirmación o no de los temores sobre su impacto sobre la libertad de expresión y de contenido en internet tal y como la conocemos actualmente.

Más información

El Parlamento Europeo aprueba nueva directiva sobre derechos de autor en internet

Ayer el Parlamento Europeo votó a favor de una nueva Directiva sobre derechos de autor que intenta que los creadores que trabajan en internet puedan obtener beneficios por su trabajo. La directiva trata de adaptarse a la era digital, cuando prácticamente toda producción intelectual pasa por la red.

Sin embargo, la nueva directiva tiene también sus detractores. La directiva supone que las grandes plataformas digitales (Google, Facebook, Youtube) paguen a los creadores intelectuales por compartir en las redes sus creaciones, lo que sin duda es un beneficio para ellos. Para ello, las compañías tendrán que suscribir acuerdos de licencia con los creadores para publicar sus ideas, y, por otro lado, vigilar que lo que se publica tiene los derechos de autor reconocidos, y, si no es así, suprimirlos. Sin embargo, los que cuestionan la nueva directiva, piensan que las plataformas menos solventes tendrán dificultades para pagar esos cánones y, por tanto, puede limitar el libre acceso a más tipos de información.

Pero hay un artículo de la nueva directiva que resulta más polémico. Se trata de aplicar “filtros” para detectar si el contenido que se publica en la red tiene confirmados los derechos de autor. Lo que en principio parece razonable, es muy criticado por los que dicen que limitará la creación de los pequeños creadores y pondrá límites a la libertad de expresión. Para estos últimos, la nueva directiva supone acabar con el internet libre que hasta ahora conocemos.

Sin embargo el responsable del mercado único Digital, se ha expresado en contra de esos argumentos, argumentando que: “La Directiva sobre derechos de autor protege la libertad de expresión, un valor esencial de la Unión Europea. Establece sólidas salvaguardias para los usuarios, dejando claro que en cualquier lugar de Europa el uso de las obras existentes con fines de cita, crítica, reseña, caricatura y parodia está explícitamente permitido. Esto significa que los memes y otras formas similares de parodia pueden utilizarse libremente. Los intereses de los usuarios también se preservan mediante mecanismos eficaces para impugnar rápidamente cualquier supresión injustificada de sus contenidos por las plataformas.”

Aunque la nueva directiva ha sido aprobada, el artículo que hacía referencia a los filtros de carga lo ha sido pero de forma muy ajustada (317 votos frente a 312)

Más información

Propuesta de nueva Directiva para unas condiciones laborales más transparentes y previsibles en la UE

La Comisión Europea ha adoptado una propuesta de nueva Directiva para unas condiciones laborales más transparentes y previsibles en la UE. Esta iniciativa está dentro del marco de las acciones de la Comisión para poner en práctica el pilar europeo de derechos sociales. Esto complementa y moderniza las obligaciones existentes de informar a cada trabajador sobre sus condiciones de trabajo. Además, la propuesta crea nuevas normas mínimas para garantizar que todos los trabajadores, incluidos los que tienen contratos atípicos, se beneficien de una mayor previsibilidad y claridad en lo que respecta a sus condiciones de trabajo. Además, establece medidas para evitar la carga administrativa para los empleadores, por ejemplo dándoles la posibilidad de facilitar por medios electrónicos la información solicitada. Las nuevas normas también crearán igualdad de condiciones para las empresas, de manera que los empleadores se beneficiarán de una competencia más justa en el mercado interior. Unas condiciones de trabajo más transparentes y previsibles son también importantes para una mano de obra más motivada y productiva.

En concreto, la Comisión tiene como objetivo reducir el riesgo de una protección insuficiente de los trabajadores mediante las medidas siguientes:

  • Alinear el concepto de trabajador con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo. Con la utilización de la definición de trabajador de la jurisprudencia del Tribunal, la Directiva en cuestión garantizaría que las mismas categorías generales de trabajadores estuvieran cubiertas.
  • Incluir dentro del ámbito de aplicación de la Directiva formas de empleo que ahora están en muchos casos excluidas. Se incluye a los trabajadores domésticos, los trabajadores que tienen empleos marginales a tiempo parcial o los trabajadores con contratos de muy corta duración, y se amplía a nuevas formas de empleo, como los trabajadores según demanda, los trabajadores que realizan trabajos por vales y los trabajadores de las plataformas.
  • Garantizar que los trabajadores reciban directamente un paquete de información actualizada y ampliada al inicio del empleo desde el primer día, en lugar de los dos meses siguientes a la fecha de inicio, como es el caso en la actualidad.
  • Crear nuevos derechos mínimos, como el derecho a una mayor previsibilidad del trabajo para las personas que trabajan fundamentalmente con un calendario variable, la posibilidad de solicitar la transición a una forma más estable de empleo y recibir una respuesta por escrito, o el derecho a una formación obligatoria sin ninguna retención en el salario.
  • Reforzar los medios de aplicación y las vías de recurso como última instancia para resolver posibles discrepancias, en caso de que el diálogo no sea suficiente.

Más información

El 25 de mayo entra en vigor la nueva Directiva de protección de datos

El 27 de abril de 2016 el Diario oficial de la Unión Europea (DOUE) publicó la nueva directiva sobre protección de datos. Como ocurre con todas las directivas, se establece un plazo para que los países miembros adapten sus legislaciones para el cumplimiento de la directiva. El plazo para ello vence el próximo 25 de mayo.

La nueva directiva y su reglamento van a ser aplicados, como hasta ahora, a responsables o encargados de tratamiento de datos dentro de la Unión Europea, pero ahora se amplía a aquellos, que aunque no se encuentren establecidos en la UE, suministren servicios o bienes destinados a ciudadanos de la Unión. Para ello estas empresas u organizaciones deberán nombrar a un representante en la Unión que mantendrá el contacto con las autoridades de supervisión.

Además el nuevo reglamento facilita que el usuario pueda borrar datos o se bloqueen cuando ya se encuentren obsoletos (derecho al olvido). Por otro lado, supone una mayor responsabilidad de las empresas u organizaciones en la custodia de los datos y la obligación de dar una mayor información legal en los formularios que se ofrecen a los ciudadanos para cumplimentar sus datos personales.

La importancia de los datos personales, además de ser una cuestión absolutamente privativa de sus dueños, se ha revelado recientemente a raíz del escándalo producido por la consultora británica Cambridge Analítica que presuntamente filtró datos desde Facebook de más de 87 millones de usuarios.

La facilidad con que los ordenadores almacenan datos y la cantidad de programas o aplicaciones que nos piden los nuestros personales está cobrando hoy día una importancia fundamental. El manejo de un gran volumen de datos (big data) se utiliza hoy día en estudios de mercado, de opinión e incluso de manipulación política, como se ha visto en elecciones recientes y en donde la contaminación informática ya se considera como un peligro potencial para la libertad de elección.

En España, ante la inminente aplicación de la nueva directiva, el gobierno está implementando el control sobre las entidades que gestionan derechos de autor o de propiedad intelectual, siendo la SGAE uno de los principales objetivos.

Más información:

Nueva Directiva del tabaco

La nueva Directiva comunitaria sobre tabaco ha entrado en vigor. Según datos de la Eurocámara, los fumadores no sólo tienden a tener peor salud, pues son más proclives a ciertos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, sino que la mitad de ellos suelen morir prematuramente.Además,el tabaco es responsable de casi 700.000 muertes al año en la UE. A día de hoy, un cuarto de los europeos entre 14 y 25 años fuma.

Como medida disuasoria, las advertencias sobre los riesgos para la salud deberán ocupar, al menos, el 65% de la parte delantera y trasera de los paquetes. También queda prohibido utilizar elementos promocionales o que puedan llevar a equívoco. Para asegurar la visibilidad de estas advertencias,ya no se permitirán las cajetillas finas ni de otras formas irregulares. También estarán prohibidos los paquetes que contengan menos de veinte cigarrillos. Los de diez, más asequibles, desaparecerán del mercado.El etiquetado relativo a los niveles de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono (ANCO) de los cigarrillos y el tabaco para liar se sustituirán por un mensaje informativo con la siguiente advertencia “El humo del tabaco contiene más de setenta sustancias cancerígenas”.

La Directiva no prohíbe los cigarrillos electrónicos, pero estarán regulados como productos medicinales y su contenido en nicotina no podrá exceder los 20mg/ml. Además, la da vía libre a los Estados miembros para prohibir las ventas transfronterizas y por Internet. También prohíbe los cigarrillos y tabaco de liar con olores o sabores característicos, como mentol, vainilla o caramelo. Las nuevas medidas también están destinadas a combatir el comercio ilegal de los productos tabacaleros, e incluyen un sistema de seguimiento y rastreo, así como un dispositivo de seguridad compuesto de elementos visibles e invisibles para ayudar a las fuerzas y cuerpos de seguridad, a las autoridades nacionales y a los consumidores a detectar los productos ilícitos. Estas medidas se introducirán para los cigarrillos y el tabaco para liar en 2019 y para los productos distintos en 2024.

Política de la UE sobre el tabaco

¿Cómo saber cuándo se incorporan las Directivas de la Unión Europea al derecho español? (BD Seda)

La respuesta está en la base de datos SEDA del Centro de Documentación Europea de la Comunidad de Madrid, que ofrece la posibilidad de conocer vía web y de forma gratuita la transposición de las directivas comunitarias al ordenamiento jurídico español.
A diferencia de otras bases de datos legislativas como EUR-Lex, la actualización de SEDA es diaria.

 

Como es sabido, la Directiva es un tipo de norma comunitaria que obliga al Estado miembro a “obtener el resultado querido por la norma, pero deja a su elección la concreción de la forma y los medios de efectuarlo“. Esto significa que España tiene que adoptar las medidas legislativas necesarias para incorporar dichas directivas al derecho nacional.

La base de datos SEDA cuenta con un módulo especial dedicado a las Disposiciones Nacionales de Ejecución de las Directivas (DNE), en el que se pueden buscar disposiciones nacionales procedentes de directivas europeas según distintos criterios (área temática, fecha, palabra clave, etc.)

Se adjuntan pantallazos del proceso de búsqueda en la base de datos, en la que además se ofrece el acceso a texto completo en formato pdf y en español tanto de la directiva (aparecida en el Diario Oficial de la Unión Europea, versión española) como de la disposición adoptada por España (Boletín Oficial del Estado).

 

 

 

  • Consultar la Base de datos TRANSPOSICIONES (SEDA)
  • Otras bases de datos del Centro de Documentación Europea
  •