• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

La Unión Europea respira aliviada con el resultado de las elecciones francesas

Los resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, ha supuesto un alivio para la Unión Europea, que desde el “brexit” vive en un desasosegado estado de nervios.

El candidato vencedor, Emmanuel Macron, decidido continuador de las políticas proeuropeas que han caracterizado a Francia desde el nacimiento del Tratado de Roma, hace ahora sesenta años, fue felicitado desde el primer momento de conocerse su victoria, por los presidentes de las instituciones europeas: Donald Tusk, como presidente del Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker, el de la Comisión y Antonio Tajani, del Parlamento. A ellos se sumaron, como es natural, la felicitación de los presidentes de gobierno europeos.

El resultado ha sido bastante holgado para el candidato centrista, un 66%, frente a un 34 % que obtuvo la candidata Le Pen.

Macron, de 39 años, se convierte en el presidente más joven de la república francesa. De ideas centro liberales y proeuropeístas, su victoria ha puesto fin a muchos años de un bipartidismo en el que socialistas y gaullistas se turnaban sucesivamente. La crisis económica generalizada y el estancamiento en el crecimiento económico francés, así como el terrorismo islamista, que ha encontrado en Francia su principal campo de actividad donde extender el terror, han sido factores que han dado un gran apoyo hacia las planteamientos nacionalistas, xenófobos y aislacionistas que proclamaba la candidata Le Pen, hasta el punto de que la extrema derecha ha conseguido un apoyo nunca antes alcanzado, lo que le anima para conseguir unos resultados positivos en las próximas elecciones legislativas de Junio.

El presidente electo se enfrenta a desafíos importantes, como es aplicar una serie de reformas que produzcan unos efectos beneficiosos en la economía y la sociedad galas, así como crear una sensación de seguridad nacional.

Más información:

Los electores holandeses dan un voto de confianza a la Unión Europea

Los europeos partidarios de la unidad europea contenían el aliento ante el resultado de las elecciones holandesas que podían convertirse en un nuevo varapalo tras el “brexit” en el Reino Unido.

Hoy pueden respirar tranquilos al conocer que las fuerzas partidarias del abandono de Holanda de la UE, han quedado como segunda fuerza más votada y sin posibilidades ya de gobernar el país.

Ha sido el actual primer ministro Mark Rutte, del Partido Popular por la Democracia y la Libertad, el que revalida su victoria, pese a perder votos, teniendo que pactar con otros grupos para poder formar gobierno.

“Hemos parado el populismo equivocado después de lo ocurrido con el Brexit y las elecciones estadounidenses”, declaró Rutte a pie de urna ante los sondeos, sondeos que en algún momento de la campaña dieron la victoria al Partido de la Libertad de Geert Wilders.

Holanda se había convertido en la primera prueba de fuego para los valores que representa la Unión Europea en este año electoral. Si el año pasado se puso a prueba en Austria, este año, tras Holanda, será el turno de Francia y posteriormente Alemania.

La crisis económica comenzada en 2008 y de la que Europa se recupera lentamente, se ha dejado sentir en la sociedad europea poco a poco y las consecuencias han sido aprovechadas por partidos populistas que han convertido a los inmigrantes en el chivo expiatorio de los problemas fiscales, laborales y cualquier otro. El terrorismo islámico ha convertido además a los musulmanes en el principal objetivo de la frustración, y así lo reflejó el candidato populista holandés en su campaña, declarándose abiertamente antimusulmán. Ese populismo además ha generado un sentimiento nacionalista, cada vez más presente en varias partes del mundo occidental, que convierten la idea de unidad, como es el caso de la Unión Europea, en una quimera. Por ello, este tipo de partidos unen el sentimiento antieuropeísta con el sentimiento antiinmigración.

Las elecciones holandesas además han presentado una novedad destacable en la era de internet y la automatización. El  recuento de los votos se ha hecho de manera manual, para evitar posibles interferencias de “hackers”, una cuestión que se debatió en la recientes elecciones norteamericanas.

Más información:

Elecciones al Parlamento Europeo 2014

Cada cinco años los ciudadanos de la UE eligen a sus representantes al Parlamento Europeo, la institución elegida de forma directa que defiende sus intereses en el proceso de toma de decisiones en la UE.elecciones

Cada Estado miembro tiene derecho a elegir un número determinado de diputados al Parlamento Europeo. El reparto de escaños está estipulado en los Tratados europeos sobre la base del principio de proporcionalidad degresiva, es decir,  los países con mayor población tienen más escaños que los países menos poblados, pero estos últimos tienen más escaños de los que se derivarían de la proporcionalidad estricta. Para las elecciones de 2014, según el Tratado de Lisboa, el número de diputados oscila entre los seis de Malta, Luxemburgo, Chipre y Estonia y los 96 de Alemania.

Los sistemas de elección varían según los distintos países de la UE, aunque hay algunos elementos comunes, el más importante es la necesidad de algún tipo de representación proporcional. Esto permite, tanto a los grandes partidos políticos como a los minoritarios, obtener en el Parlamento Europeo una representación acorde con el número de votos que reciben. No obstante, cada país goza de libertad para fijar los principales aspectos del proceso electoral. Por ejemplo, algunos Estados dividen su territorio en circunscripciones electorales mientras otros tienen una circunscripción electoral única. Asimismo, los países pueden decidir la fecha exacta de las elecciones de acuerdo con sus costumbres electorales. Generalmente, las elecciones europeas abarcan cuatro días, dentro de los cuales los electores del Reino Unido y los Países Bajos votan el jueves y los ciudadanos de la mayoría de los demás países ejercen su derecho al voto el domingo.

A las elecciones concurren partidos nacionales pero, una vez que los diputados son elegidos, la mayor parte opta por formar parte de grupos políticos transnacionales. La mayoría de partidos nacionales están afiliados a una familia política de ámbito europeo, por lo que una de las principales cuestiones de la noche electoral es saber cuál de estos grupos tendrá un peso mayor en las decisiones que se tomen en la próxima legislatura. El Consejo Europeo debe tener en cuenta el resultado de las elecciones al proponer un candidato para el cargo de Presidente de la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo se ha convertido en un colegislador poderoso y desempeña un papel fundamental en el diseño de las políticas europeas. El voto en las elecciones europeas es la oportunidad que cada ciudadano tiene para influir en la composición del Parlamento y en las decisiones de este durante los cinco años de legislatura.

http://www.europarl.europa.eu/aboutparliament/es/0046fccc11/Elecciones.html

Vídeo de la campaña informativa del Parlamento Europea de cara a las elecciones de 2014