• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Obsolescencia programada

En su lucha contra la obsolescencia programada, el Parlamento Europeo quiere establecer unos criterios mínimos de resistencia para los productos y que los consumidores estén mejor informados sobre su vida útil. El objetivo es favorecer la reparación y reducir la generación de residuos. Los eurodiputados quieren establecer requisitos mínimos de resistencia para alargar la vida de los productos. Pero no siempre es posible reparar. Eso es lo que preocupa a esta asociación de consumidores radicada en Bruselas. A menudo los componentes están tan pegados entre sí que hay que romperlos para repararlos y luego no se pueden arreglar, o resulta que el componente estropeado forma parte de un conjunto y hay que cambiarlo entero, no se puede arreglar la pieza por separado. Además, hoy en día el coste de las reparaciones es prohibitivo.
El Parlamento quiere fomentar la fabricación de productos restaurables. Una de las medidas propuestas sería prohibir toda pieza que no se pueda desmontar. Además, los legisladores quieren que los consumidores estén mejor informados sobre la probable vida útil de cada producto.  De esta manera también se pretende promover un modelo de economía circular.

Más información

Nace el Consejo Europeo de Alcaldes para luchar contra el cambio climático

El Pacto Europeo de Alcaldes ha fundado el Consejo Europeo de Alcaldes para dar así lugar a la mayor comunidad de ciudades comprometidas con los objetivos climáticos y energéticos de la UE. Esta nueva entidad, liderada por el Comité de las Regiones, tiene un objetivo: fomentar la lucha contra el cambio climático y demostrar que el respeto al medio ambiente es beneficioso en todos los sentidos, también en el económico. El Pacto Europeo de Alcaldes, lanzado en el año 2008 con la intención de aunar en un solo movimiento a los gobiernos locales con la intención de cumplir con los objetivos climáticos de la UE, ha entrado en una nueva fase con la puesta en marcha del Consejo Europeo de Alcaldes.

Los miembros han defendido que es el primer enfoque global que se realiza partiendo de la base de las ciudades que son la base de la lucha contra el cambio climático. Las tareas de este nuevo grupo de trabajo será la representación de las comunidades del Pacto Europeo; discutir orientaciones estratégicas; actuar como embajadores a la hora de lograr que nuevas ciudades se unan al movimiento; impulsar el diálogo; y compartir experiencias,visiones y conocimiento.

Más información

Semana Europea de la Energía Sostenible (del 13 al 17 de Junio de 2016)

La Semana Europea de la Energía Sostenible (“European Sustainable Energy Week 2016 – EUSEW”), organizada por la Comisión Europea,  tendrá lugar en Bruselas y en toda la Unión Europea del 13 al 17 de Junio de 2016.

La Semana Europea de la Energía Sostenible (EUSEW) organiza, durante un mes, una serie de actividades para construir un futuro energético seguro para Europa. Reúne a las autoridades públicas, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y consumidores para promover iniciativas de ahorro energético y energías renovables para conseguir un sistema energético seguro, limpio y eficiente.

EUSEW

Unión de la Energía: seguridad del suministro y sostenibilidad

energiaLa Comisión Europea acaba de presentar un paquete de medidas sobre seguridad energética con el objetivo de adaptarnos hacia una economía más baja en carbono y garantizar el suministro de energía.

La seguridad energética es una de las piedras angulares de la Estrategia de la Unión de la Energía, que a su vez es una de las principales prioridades políticas de la Comisión Juncker. Con el objetivo de que la UE sea más resistente a posibles interrupciones del suministro energético como ya ocurrió en el invierno de 2014, la Comisión Europea ha establecido una seria de medidas:

  • moderar la demanda de energía,
  • aumentar la producción de energía en Europa (incluso a partir de fuentes renovables),
  • seguir desarrollando un mercado interior de la energía efectivo y plenamente integrado,
  • diversificar las fuentes de energía, proveedores y rutas.

El paquete de medidas sobre seguridad energética tiene también en cuenta el nuevo pacto universal sobre cambio climático (que se cerró en la conferencia del COP21 de París) y que sienta las bases para una transición energética mundial y un compromiso con las energías limpias.

El paquete de medidas consiste en:

1) Reglamento sobre la seguridad del suministro de gas

El gas desempeña un papel en la transición a una economía hipocarbónica y sigue siendo importante en la combinación energética de la UE. No obstante, la dependencia actual del exterior obliga a la Unión a aumentar la capacidad de resistencia de sus mercados ante posibles interrupciones del suministro de gas. Para aprovechar al máximo todos los beneficios de un mercado líquido y competitivo, es necesario reforzar la transparencia en el mercado del gas de la UE. A fin de corregir la fragilidad del sistema, la Comisión propone un cambio, pasando del enfoque nacional a un enfoque europeo, a la hora de elaborar medidas de seguridad de abastecimiento. La propuesta introduce, además, un principio de solidaridad entre los países de la UE para garantizar el suministro de los hogares y los servicios sociales básicos, como los sanitarios, en caso de que ese suministro se vea afectado por crisis graves.

2) Una decisión sobre los acuerdos intergubernamentales en el sector de la energía

La UE debe asegurarse de que los acuerdos intergubernamentales firmados por sus Estados miembros con terceros países que resulten pertinentes para la seguridad del gas en la UE sean más transparentes y plenamente conformes con el Derecho de la UE. A tal fin, se introduce un control de compatibilidad ex-ante a cargo de la Comisión. Esa evaluación ex-ante permite comprobar la conformidad con las normas de competencia y con la legislación sobre el mercado interior de la energía antes de que los acuerdos se negocien, firmen y sellen. Los Estados miembros deberán tener plenamente en cuenta el dictamen de la Comisión antes de firmar los acuerdos.

3) Estrategia sobre el gas natural licuado (GNL) y el almacenamiento de gas

Europa es el mayor importador de gas natural del mundo. La capacidad de Europa respecto a la importación global de GNL es considerable: hoy por hoy es suficiente para satisfacer aproximadamente el 43 % de la actual demanda total de gas (2015). No obstante, sigue habiendo grandes disparidades a nivel regional en cuanto al acceso al GNL. La Comisión establece una estrategia sobre el gas natural licuado (GNL) que permitirá mejorar el acceso de todos los Estados miembros al GNL como fuente alternativa de gas. Los elementos centrales de esa estrategia son:

  • la construcción de la infraestructura estratégica necesaria para completar el mercado interior de la energía,
  • identificación de los proyectos necesarios para acabar con la dependencia de algunos Estados miembros respecto de una sola fuente.

4) Estrategia de calefacción y refrigeración

La calefacción y la refrigeración de los edificios y la industria consumen la mitad de la energía de la UE. Además, funcionan con combustibles fósiles en el 75 % de los casos. La estrategia de calefacción y refrigeración propuesta se centra en la eliminación de los obstáculos a la descarbonización en los edificios y la industria. Asimismo, hace hincapié en que el aumento de la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables repercutirán sobre la seguridad energética. Abordar este sector de una forma más estratégica resulta fundamental, ya que la UE quiere mejorar su interdependencia respecto a proveedores externos.

Estrategia de la Unión de la Energía

Informe sobre el estado de la Unión de la Energía en 2015

Lucha contra el cambio climático y nueva política energética de la UE

medio ambienteLa UE  se ha fijado para el 2030, un objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 40 % respecto a 1990 (el año de referencia para el Protocolo de Kyoto). Este objetivo se enmarca en una política para el clima y la energía de la Unión Europea, cuyo objetivo es hacer que ésta sea más competitiva, con un suministro  energético seguro y sostenible. También establece otros dos objetivos para el año 2030: al menos un 27 % de ahorro energético y un 27 % de energías renovables en el consumo total de energía.

Una pieza central de la política de la UE es el objetivo de  reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40 % por debajo del nivel de 1990.Con estas medidas, Europa está, mostrando el camino y liderando la transición mundial hacia una sociedad baja en carbono. Al fijar un marco ambicioso para 2030, la UE también será capaz de participar activamente en el las negociaciones – en particular en la Cumbre del Clima que tiene lugar a finales de año en Paris –  acerca de un nuevo acuerdo internacional sobre el clima que debería entrar en vigor en 2020.

El régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) de la UE es el instrumento principal de Europa para luchar contra el cambio climático. La Comisión Europea acaba de proponer una revisión de este régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) con el objetivo de:

  • mantener la competitividad de aquellos sectores industriales que corren el mayor riesgo de ver su producción reubicada fuera de la UE a jurisdicciones menos exigentes en materia de emisiones de gases de efecto invernadero,
  • propiciar la inversión energética hacia energías alternativas más limpias e innovadoras.

Además, la Comisión propone que los Estados miembros utilicen los ingresos procedentes del comercio de emisiones para financiar medidas encaminadas a ayudar a terceros países en la adaptación a las repercusiones del cambio climático.

También la energía renovable desempeñará un papel clave en la transición hacia un sistema energético competitivo, seguro y sostenible. Por eso, la UE se ha fijado el objetivo de aumentar la cuota de las energías renovables en al menos un 27 % de su consumo energético total para el año 2030.

Además, se ha propuesto un objetivo indicativo del 27 % de ahorro de energía para el año 2030. Tras una revisión de la Directiva de Eficiencia Energética, hoy en día los nuevos edificios utilizan la mitad de energía que en la década de 1980 y la industria utiliza aproximadamente 19% menos energía que en 2001. También, la Comisión acaba de proponer una revisión de la normativa sobre el etiquetado de eficiencia energética. La revisión propuesta garantiza la coherencia y la continuidad, y se asegura de que los consumidores puedan tomar decisiones fundadas que les ayuden a ahorrar energía.

El marco europeo para la lucha contra el cambio climático está estrechamente vinculado con la puesta en marcha de una política energética común. Europa necesita un nuevo modelo energético tanto para cumplir con los objetivos de lucha contra el cambio climático, como para garantizar un uso más racional de nuestros recursos, evitar la dependencia excesiva del extranjero – y para crear nuevas oportunidades para la economía. La Comisión ha presentado el  15 julio 2015 varias propuestas para ofrecer un nuevo acuerdo para los consumidores de energía, rediseñar el mercado europeo de la electricidad, actualizar el etiquetado de eficiencia energética y revisar el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE.

Más información

La Comisión Europea propone una única etiqueta energética de «A a G» y una base de datos digital para los productos

eficienciaComo parte de la Estrategia para la Unión de la Energía, emprendida por la Comisión en febrero de 2015, la Comisión propone una revisión de la normativa sobre el etiquetado de eficiencia energética. La revisión propuesta garantiza la coherencia y la continuidad, y se asegura de que los consumidores puedan tomar decisiones que les ayuden a ahorrar energía y dinero. También contribuirá al principio de la Unión de la Energía «primero, la eficiencia energética».

Para dar a los consumidores una indicación más precisa de la eficiencia energética de los productos, que actualmente se clasifican en diferentes escalas (de A a G, de A+++ a D, etc.), y mejorar el cumplimiento de las normas por parte de los fabricantes y minoristas, la Comisión Europea propone una revisión del sistema de etiquetado energético consistente en:

  1. Una única escala de etiquetado energético «de A a G»: la Comisión propone volver a la escala de etiquetado de «A a G», bien conocida y eficaz, para los productos eficientes desde el punto de vista energético y reajustar las etiquetas actuales.
  2. Una base de datos digital para los nuevos productos energéticamente eficientes: la Comisión propone que todos los nuevos productos introducidos en el mercado de la UE se registren en una base de datos en línea, lo que permitirá una mayor transparencia y facilitará la vigilancia del mercado por parte de las autoridades nacionales.

Una vez aprobada por los colegisladores, la propuesta de la Comisión se aplicará como sigue:

  1. Los productos que ya están en el mercado se venderán como antes.
  2. Los nuevos productos se venderán con la nueva escala. Las etiquetas antiguas, como las que tienen escalas que van de A+a A+++, serán retiradas por los minoristas.
  3. Los fabricantes registrarán sus productos. La información será accesible para las autoridades de los Estados miembros a fin de facilitar los controles del cumplimiento y aumentar la transparencia.
  4. Se informará a los consumidores por medio de campañas de información específicas emprendidas por los Estados miembros, en cooperación con los minoristas.

Más información

Unión de la Energía

La Comisión Europea y los países de la región del mar Báltico han firmado un Memorando de Entendimiento por el que se moderniza y refuerza el Plan de Interconexión del Mercado Báltico de la Energía (BEMIP). Al mismo tiempo, doce países europeos han firmado una declaración de cooperación regional para la seguridad del suministro eléctrico dentro del mercado interior europeo. A ella le ha seguido la firma de una declaración política del Foro Pentalateral de la Energía.CE

La cooperación regional con los países vecinos dentro de un marco común de la Unión Europea constituye uno de los pilares de la Unión de la Energía y reviste capital importancia para garantizar un suministro continuo de energía y unos precios asequibles para los consumidores. La cooperación regional contribuirá a la integración del mercado a escala de la UE y ayudará a liberar todo el potencial de las energías renovables en el sistema energético.

La declaración política de cooperación regional para la seguridad del suministro eléctrico dentro del mercado interior europeo ha sido firmada por Alemania, Dinamarca, Polonia, Chequia, Austria, Francia, Luxemburgo, Bélgica, los Países Bajos y Suecia, así como por los países vecinos Suiza y Noruega. Contempla varios compromisos políticos: coordinar mejor las políticas energéticas nacionales con el fin, entre otros, de garantizar la seguridad del suministro, hacer un uso más eficaz de las redes de electricidad existentes y aumentar la integración de las energías renovables en los mercados nacionales.

La segunda declaración política del Foro Pentalateral de la Energía ha sido firmada por Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo y los Países Bajos. Ese Foro representa a más de un tercio de la población de la Unión y cubre más del 40 % de la electricidad producida en ella. Su objetivo es promover un diálogo regional abierto y transparente con el fin de aumentar la seguridad del suministro, de impulsar la integración del mercado y de promover en él una mayor flexibilidad. El Foro se propone elaborar un método común de evaluación de los riesgos que pesan sobre la seguridad del suministro a nivel regional y crear las condiciones adecuadas para el comercio transfronterizo de electricidad.

El Memorando de Entendimiento sobre el Plan reforzado de Interconexión del Mercado Báltico de la Energía (BEMIP) ha sido firmado por Estonia, Finlandia, Alemania, Letonia, Lituania, Polonia, Suecia y Noruega (Dinamarca firmará más adelante). Tratando de poner fin al aislamiento energético de la región del mar Báltico y de lograr la plena integración de esa región en los mercados energéticos de la UE, los países firmantes del Memorando amplían el alcance de la iniciativa BEMIP añadiendo a los campos de cooperación actuales — mercado interior de la energía, interconexiones y generación de electricidad— campos nuevos como la eficiencia energética, las energías renovables y la seguridad del suministro. Prevé también una cooperación más efectiva con el fin de que los Estados bálticos formen parte de la zona síncrona continental europea.

Más información