• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

La Comisión Europea reflexionará sobre la globalización

En el Libro Blanco sobre el futuro de la Unión Europea, y que se presentó el pasado mes de Marzo, la Comisión Europea anunciaba que debía debatirse sobre diferentes problemas que afronta la Unión: el futuro de las finanzas, el problema de la defensa común, la cuestión social europea, la profundización de la unión económica y monetaria, y finalmente, la cuestión de la globalización.

Continuamente oímos hablar de nuestro mundo “globalizado”, haciendo referencia a las conexiones internacionales que hoy afectan a todo el mundo: economía, comercio, comunicaciones, emigración, medio ambiente, etc

La cuestión de la globalización en su vertiente económica y social, es utilizado con frecuencia por movimientos populistas nacionalistas que ven en el libre comercio y la inmigración, los principales problemas por los que sus países se encuentran económica y socialmente atascados, o en declive. Hemos tenido ejemplos recientes en las últimas elecciones de países europeos. Holanda o Francia tuvieron candidatos claramente xenófobos y “antiglobalización” que veían en esas dos razones una fuente donde recabar votos.

El documento que ahora presenta la Comisión sobre el encauzamiento de la globalización, tiene por objeto buscar un equilibrio entre las ventajas y los inconvenientes de esa tendencia y poner en marcha un debate para tratar de reglamentarla de manera que sea lo más beneficiosa posible para los ciudadanos.

En el informe se evalúa los efectos beneficiosos y negativos que la globalización tiene y ha tenido, tanto para la UE como para el resto del mundo. A nivel “global” hay que señalar que muchos países han podido aliviar su pobreza crónica, mediante la creación de puestos de trabajo. Los países desarrollados se han beneficiado también por el aumento del comercio que ha supuesto el abaratamiento de muchas exportaciones que también ha beneficiado a las capas menos favorecidas de estos países.

Sin embargo, las grandes desigualdades persisten y la falta de una reglamentación general, aumenta esas desigualdades. Si la UE trata, por ejemplo, que los salarios de la industria textil en terceros países se estipulen normativamente, otros países, sin embargo, pueden no seguir estas normas, con lo que las diferencias y desigualdades aumentan. Lo mismo puede decirse de normas medio ambientales: ciertos países pueden estipular el cumplimiento de unos parámetros que otros países, en cambio evitan. Para abordar estos problemas, la Comisión plantea un debate en varios ámbitos:

  • En el ámbito exterior, creando un marco de relaciones sostenible mediante una normativa ética, que evite una competencia desleal, la evasión de impuestos, el dumping, etc. Eso supondría tener unos mecanismos de defensa comerciales y la creación de un tribunal multilateral de inversiones que vigilara las prácticas desleales
  • En el ámbito interior, el documento propone un refuerzo notable de las políticas sociales europeas, mediante el apoyo de la educación, la innovación, una política de bienestar sólida y una mayor redistribución de la riqueza.

La tarea para mejorar el mundo es ingente, pero hay que dar pasos para intentarlo.

Más información