• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Presentación de la primera edición del monitor de Ciudades Culturales y Creativas

Ayer la Comisión presentó la primera edición de un índice que ofrece datos comparativos de ciudades europeas en relación con las ofertas culturales y creativas que ofertan. Este índice, que ha sido elaborado entre la Comisión Europea y el principal centro de investigación de la UE, el Centro Común de Investigación (el JRC por sus siglas en inglés) ofrece esta comparativa con el fin de estimular la creatividad en el ámbito cultural para hacer de éste un motor de desarrollo económico y social, lo que ya viene siendo, para dotarlo de un mayor impulso.

La primera edición del Monitor de las Ciudades Culturales y creativas, ha considerado los datos de 168 ciudades europeas, tanto de la UE como de Suiza y Noruega. La selección ha considerado  las 93 ciudades que han sido o serán Capitales Europeas de la Cultura hasta 2019, o que han sido preseleccionadas para convertirse en Capitales Europeas de la Cultura hasta 2021, además de 22 ciudades creativas de la UNESCO y 53 ciudades que hayan celebrado al menos dos festivales culturales internacionales periódicos como mínimo hasta 2015.

Los datos sobre esas ciudades se han seleccionado a través de 29 indicadores que tratan de reflejar tres aspectos principales de la vitalidad cultural, social y económica de las ciudades:

-El dinamismo cultural mide el «pulso» cultural de una ciudad en términos de infraestructura cultural y participación en la cultura.

-La economía creativa permite percibir de qué manera los sectores cultural y creativo contribuyen al empleo, la creación de empleo y la capacidad innovadora de una ciudad.

– El entorno propicio identifica los activos tangibles e intangibles que ayudan a las ciudades a atraer el talento creativo y a estimular el compromiso cultural.

Con esos datos, el monitor muestra lo destacable que hay en las ciudades o los márgenes de mejora que pueden tener. Con ello, se persigue unos fines:

– Apoyar a los responsables de la elaboración de las políticas a la hora de identificar los puntos fuertes, comparar su ciudad con sus homólogas y aprender de ellas, y evaluar el impacto de sus políticas.

– Destacar y comunicar la importancia de la cultura y la creatividad en la mejora de las perspectivas socioeconómicas y su adaptación.

– Inspirar nuevas investigaciones y enfoques para estudiar el papel de la cultura y la creatividad en las ciudades

Los resultados que han obtenido las ciudades europeas, se ha establecido según el criterio del tamaño de la ciudad. De las ciudades con más de un millón de habitantes, París gana, seguida de Munich, Praga, Milán y Bruselas. Entre las ciudades de menos de un millón, Copenhage es considerada la más creativa, seguida de Amsterdam, Lisboa, Estocolmo y Dublín. Entre las ciudades de menos de medio millón, son Edimburgo, Karlsruhe (Alemania), Utrecht, Nuremberg y Florencia.

Una conclusión importante de este índice es el hecho de que las ciudades de más de 50.000 habitantes con ofertas culturales y creativas tenían un 19% más de empleo, un 73% más de estudiantes de educación superior, un 8% más de jóvenes, un 22% más de ciudadanos europeos extranjeros y un 26% más de ciudadanos extranjeros, lo que las convierte en más diversas y con más empleo.

Más información:

2018 conocerá la primera celebración del Año Europeo de la Herencia Cultural

El próximo año 2018 conocerá multitud de celebraciones de tipo cultural en toda la Unión Europea, debido a que será el año de la Herencia Cultural. La decisión de celebrar dicho año, fue tomada por representantes del Consejo y el Parlamento Europeo a comienzos del presente año.

El objetivo de esta celebración es sensibilizar acerca de la historia y los valores europeos, reforzándose así un sentimiento de identidad europea. Al mismo tiempo, quiere llamar la atención sobre las posibilidades que ofrece nuestro patrimonio cultural, pero también sobre los desafíos a los que se enfrenta, como las consecuencias de la transición al entorno digital, la presión ambiental y física sobre lugares que forman parte del patrimonio y el tráfico ilícito de bienes culturales.

La Comisión Europea, en la presentación de la iniciática, pretende que la celebración consiga una serie de objetivos:

-animar a que los ciudadanos exploremos la riqueza y diversidad de nuestro patrimonio cultural

-celebrar, comprender y proteger el valor que tiene ese patrimonio

-nos hagamos conscientes del papel que ese patrimonio juega en nuestras vidas.

El patrimonio cultural es algo que los europeos podemos sentir muy cerca porque nos rodea por todos lados: son muchos de los edificios que nos rodean en las ciudades o pueblos, en los paisajes rurales, etc. No se trata solo de literatura, objetos artísticos, o edificios, sino de valores que nos una a nuestros antepasados y, con sus luces y sombras, seamos capaces de discernir lo mejor de ellos.

Y además de los valores humanistas que permitan una sociedad más fuerte y unida, la herencia cultural puede suponer también un mejor saber estar en nuestras relaciones con el resto del mundo, y, ya por otro lado, la correcta conservación de ese patrimonio, puede suponer prosperidad con la creación de nuevos puestos de trabajo.

El Año Europeo contará con una dotación económica específica de 8 millones de euros. Los representantes del Parlamento Europeo podrán participar en calidad de observadores en las reuniones de los coordinadores nacionales convocadas por la Comisión para la gestión del Año Europeo.

Más información: