• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Préstamo de libros electrónicos en la Unión Europea

El Tribunal de Justicia de la UE ha determinado que el concepto de préstamo de un libro electrónico es equivalente al de uno tradicional en lo que respecta a los derechos de autor. En su sentencia, reconoce que esta protección debe adaptarse a las nuevas realidades económicas, y considera que la exclusión de los e-books atentaría contra la propiedad intelectual. En su sentencia, el organismo europeo ha resuelto que la protección de los derechos de autor debe adaptarse a las nuevas realidades económicas, y que la exclusión completa de los e-book supondría un atentado contra el elevado nivel de protección de los derechos de autor. Además, también ha reconocido el derecho de los Estados miembros a establecer condiciones adicionales para mejorar la protección de estos derechos.

Tribunal de Justicia de la UE

Protección para los consumidores europeos a la hora de descargar juegos, música, vídeos y libros electrónicos

Gracias a la acción conjunta de los Estados miembros de la UE y la Comisión Europea, 116 sitios web que venden juegos digitales, libros electrónicos, vídeos y música se han adaptado a la legislación de la UE sobre consumidores.

Se ha podido mejorar la protección del consumidor gracias a lo que se llama un «barrido», que es un control sistemático de sitios web en toda la Unión Europea para detectar infracciones de la legislación de protección de los consumidores y hacerla cumplir.

libroelectronicoSe han inspeccionado los sitios web, por un lado, para determinar si se encontraba fácilmente la información sobre las características principales de los productos, que no estuviera escrita en «letra pequeña», y si los sitios ofrecían direcciones de correo electrónico de contacto a las que los consumidores pudieran dirigir preguntas o reclamaciones y, por otro, para verificar si las condiciones generales de los sitios eran correctas. Los principales problemas que se detectaron son los siguientes:

  • cláusulas contractuales abusivas que privan a los consumidores del derecho a emprender acciones judiciales contra la empresa o les deniegan el derecho de indemnización si los productos no funcionan adecuadamente;
  • informaciones poco claras sobre el derecho de retractación: debido a la peculiaridad de las descargas digitales, los comerciantes deben informar a los consumidores antes de la compra de que no podrán cancelar una descarga una vez que esta haya comenzado; el 42 % de los sitios inspeccionados incumplían esta obligación;
  • la falta de información obligatoria sobre la identidad del comerciante, especialmente la ausencia de una dirección de correo electrónico, priva a los consumidores de un canal de contacto efectivo con la empresa.

Además del barrido, la Comisión Europea encargó un estudio complementario que puso de manifiesto que no se facilitaba o se ofrecía solo de forma limitada, información sobre restricciones geográficas que puedan aplicarse al sitio. Esta información es esencial para los consumidores que viajan a otros países de la UE, que normalmente esperan tener acceso a sus contenidos digitales y poder utilizarlos sin obstáculos en todo el mercado único.

Este estudio también reveló que algunos juegos que se comercializaban como «gratuitos» a menudo requerían el pago de algún importe en una fase posterior, sin que ello se explicara claramente por adelantado. Tales prácticas están dirigidas, con frecuencia, a los niños, que son las personas más vulnerables entre los grupos de consumidores, y han llevado a situaciones en las que los padres se han encontrado con facturas exorbitantes al permitir jugar a sus hijos con sus dispositivos móviles.

http://europa.eu/rapid/press-release_MEMO-13-877_en.htm