• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

El Parlamento Europeo vota a favor de reducir las emisiones de los automóviles

Si la Comisión europea quería una reducción de emisiones de CO2 del 30% para el año 2030, el Parlamento europeo ha subido el listón y para ese año 2030, quiere que la reducción sea del 40%. La propuesta fue aprobada por una mayoría parlamentaria de 389 votos a favor, 239 en contra y 41 abstenciones.

Al mismo tiempo que se aprobaba esta reducción, también se tuvo en cuenta la paulatina reducción, de modo que para 2025 ya haya una reducción del 20% con respecto a las emisiones que se den en 2021 y para 2030 éstas sean del 40% menos.

Ahora tendrán que hablar los estados miembros, a través del Consejo de la UE, la forma de aplicar lo aprobado y finalmente la Comisíón deberá emitir una directiva que fije el proceso.

Lo aprobado por el Parlamento Europeo supone un importante reto a los fabricantes de automóvíles, tanto comunitarios como extracomunitarios, si quieren que sus automóviles sean aceptados en la UE. De hecho, la drástica propuesta ha levantado las preocupaciones de los fabricantes europeos que ya cuestionan lo drástico del recorte. Muchos de ellos, plantean el elevado coste de los automóviles que ello supondrá debido al desarrollo tecnológico en el que tendrán que emplearse. Otros plantean la competencia de países asiáticos, como Japón, con una tecnología de las baterías eléctricas mucho más desarrollada que la europea.

Todo ello ocurre pocos meses después del escándalo que supuso la manipulación de los controles de emisiones por parte de varios fabricantes europeos.

Los defensores del medio ambiente, por el contrario, aplauden que las tasas permitidas se hayan elevado, mencionando a la contaminación producida por los automóviles como la principal causa del cambio climático.

Más información:

Adiós a las bombillas halógenas

El 1 de septiembre de 2012, la UE terminó con la distribución por parte de los fabricantes de las bombillas incandescentes. Posteriormente, el 1 de septiembre de 2016, se prohibió la fabricación y comercialización de las bombillas halógenas, aunque las que estuvieran en stock podrían seguir comercializándose, justamente hasta hoy.

A partir de mañana, las halógenas tampoco se podrán vender.

Con este paso, se pone fin a un periodo transitorio de adaptación a la nueva normativa sobre iluminación y que se inició en el año 2009 con la prohibición de las bombillas incandescentes. Ahora tras la prohibición de las halógenas, la iluminación de los hogares queda prácticamente en manos de, o bien las bombillas fluorescentes compactas, o aún más de las bombillas con tecnología LED, que en los últimos años ha evolucionado de tal manera que se ha adaptado a cualquier necesidad de iluminación y que superan en menor consumo a las anteriores.

La razón para esta evolución es especialmente medioambiental, aunque también supone un ahorro importante para los consumidores. Las bombillas LED son diez más eficientes que las incandescentes, ahorrando más de un 70 % de electricidad. Eso se traduce en que se podrán ahorrar millones de toneladas de CO2 que se emitirían en la producción eléctrica. Además el calentamiento que emiten esas bombillas LED es mínimo, sin perder intensidad lumínica, lo que también tiene unos efectos benéficos medioambientales y, además de todo ello, permitirá que la factura de la luz de los usuarios disminuya. La duración de este tipo de bombillas es ampliamente superior al de las anteriores bombillas (una LED puede durar hasta 10 años) con lo que se reducen residuos y nuevamente se ahorra dinero al consumidor.

Más información:

Más reciclado y mejor gestión de los residuos

Ayer los países miembros de la UE aprobaron una serie de medidas para adecuar la legislación sobre la gestión de residuos.

Las nuevas normas forman parte del programa conocido como “economía circular” aprobado en diciembre de 2015 y por el que trata de evitar la creación de más residuos o bien que éstos sean susceptibles de reciclaje. Las normas ahora adoptadas pretenden crear una jerarquización de los residuos y pondrán a la legislación europea a la cabeza de las normativas medioambientales en todo el mundo.

El ambicioso objetivo que se pretende conseguir es pasar del 55% al 65 % de reciclado en un plazo de diez años, entre 2025 y 2035. El tanto por ciento de 65 supone la media del total conseguido en los diferentes tipos de material reciclado: plástico, madera, metales ferrosos, aluminio, vidrio y papel y cartón, de los cuáles unos son más o menos fáciles de reciclar.

Por ahora, existe una norma de reciclaje en cuanto al vidrio, el papel y cartón, y el plástico y los metales. Para los próximos años, se prevé que se reciclen los residuos domésticos peligrosos, posteriormente los bilógicos y finalmente los residuos textiles, sin que ello quiera decir que tales residuos no puedan reciclarse ya (en España en los llamados “puntos limpios”), sino que se facilitará tales reciclados acercándola a la ciudadanía, o bien sometiéndola a la legislación.

Las nuevas normas van a tratar de hacer desaparecer los vertederos por el alto contenido contaminante que tienen en aguas, suelos y aire. Se pretende que para el año 2035, la superficie de los vertederos no supere el 10 % de la actual.

Parte importante de esta nueva legislación la tendrán los productores pues ellos se convertirán en parte responsable de los residuos en que se conviertan sus productos. Por tanto deberán de identificar sus productos y tratar de hacerlos más eficientes y fácilmente reciclables.

No menos importante es el tratar de evitar el desperdicio de alimentos y evitar en lo posible el vertido de basuras al mar.

Más información:

 

El Parlamento Europeo investigará la concesión de licencias de herbicidas como el glifosato

El pasado mes de noviembre, expertos reunidos de todos los países miembros y convocados por la Comisión Europea, decidieron por una ajustada mayoría, la renovación de licencia y comercialización del herbicida conocido como glifosato. Para renovar esta licencia, era necesario el voto de países que llegaran a representar un 65% de la población total de la Unión, y en ese momento se alcanzó un ajustado 65,71 %. La razón de tan ajustado resultado fue debido a que Alemania cambió su posición de abstenerse a votar a favor, lo que inclinó la balanza hacia la aprobación de la renovación. Sin embargo el cambio de opinión fue tomado a modo particular por el Ministro alemán de Agricultura y sin tener en cuenta las instrucciones de abstenerse que su gobierno le había dado.

Si la posible renovación de la licencia ya había dado pie a un movimiento ciudadano para prohibir el herbicida (Stop glifosato), la rocambolesca manera en que ésta fue aprobada hizo crecer la creencia en la existencia de ciertos intereses industriales de las multinacionales que lo fabrican o comercializan.

La aprobación de la renovación en noviembre no resultó excesivamente conforme y poco después la Comisión Europea, el 12 de diciembre pasado pasó un comunicado en el que anunciaba la creación de una propuesta legislativa para 2018, según se decía “para seguir aumentando la transparencia y la calidad de los estudios utilizados en la evaluación científica de las sustancias”.

Esta semana, ha sido el pleno del Parlamento Europeo el que ha dado luz verde para que se cree una comisión especial que analice el actual sistema de autorización de pesticidas, como consecuencia de la polémica renovación del pasado noviembre. Ayer se votó la composición de esa comisión, que conformarán treinta eurodiputados, y se espera que en marzo comience a funcionar.

Más información:

Juego “Shaun sostenible “

Este juego online está diseñado por el equipo de  Sustainable Learning (Reino Unido) y creado por Aardman.Es gratuito y desafía a los jóvenes a crear su propia ciudad sostenible partiendo de cinco temas (alimentos, naturaleza, energía, transporte y recursos), mientras anima a los niños a pensar en los problemas del medio ambiente. La Comisión Europea ha traducido el juego a todos los idiomas de la Unión Europea y lo ha desarrollado en  diferentes versiones para los veintiocho Estados miembros como parte de la promoción de ciudades ecológicamente sostenibles y del Premio Capital Verde Europea.

También existen anejos con diferentes recursos didácticos en torno a este juego . Estos recursos, disponibles en inglés, incluyen unidades didácticas, tarjetas con imágenes, problemas específicos que hay que resolver, etc. De esta manera con la Oveja Shaun se aprenderá a crear un futuro más limpio, sano y sostenible para las ciudades y el planeta.

Juego Shaun sostenible

Nimega (Holanda) será la Capital Verde Europea de 2018

La ciudad alemana de Essen pasa el testigo a la holandesa de Nimega el próximo día 20 de enero, como Ciudad Verde Europea 2018.

El galardón, que fue inaugurado por Estocolmo en 2010, reconoce el esfuerzo que ciudades europeas realizan para hacer de su entorno urbano un lugar más digno y agradable en el que vivir, y que las iniciativas llevadas a cabo por esas ciudades sirvan de ejemplo para otras urbes europeas. Dos de cada tres europeos viven en ciudades. El crecimiento de las éstas supone enfrentarse a problemas ambientales y económicos que afectan a la calidad de vida del entorno.

Nimega es una ciudad de más de 170.000 habitantes, situada en el sureste de Holanda, muy próxima a la frontera alemana y regada por el río Waal, un brazo holandés del río Rhin, y que le provoca tanto alegrías como tristezas a los habitantes de este país tan llano.

Es una ciudad con mucha historia y en 2005 celebró sus 2000 años de su existencia. La cercanía de la ciudad a la frontera alemana no le trajo buenas consecuencias durante la Segunda Guerra Mundial: fue la primera ciudad invadida por el régimen nazi y, confundida por su cercanía con una ciudad alemana, bombardeada por los aliados. El resultado fue la práctica destrucción de la ciudad, que hubo de reconstruirse en semicírculos concéntricos, dejando la parte más antiguo próxima al río.

Eso provocó que las zonas residenciales, las de trabajo y las de ocio estuvieran segregadas, y sin embargo, hoy se ha conseguido que las áreas de oficinas se hayan convertido también en modernas zonas residenciales.

Uno de los objetivos que han convertido a esta ciudad holandesa en la capital verde europea ha sido el de involucrar, lo más posible, a ciudadanos y empresarios para hacer una ciudad más saludable y próspera. El objetivo de planificar todas sus acciones futuras pretende hacer de la ciudad lo más eficiente posible energéticamente para el año 2045 y que deje de afectar al cambio climático para el año 2050. Para ello quiere contar con todas las partes interesadas: habitantes, empresarios e instituciones académicas locales para que participen en iniciativas de tipo medioambiental que pueden afectar tanto a infraestructuras o proyectos de biodiversidad. Así, se pretende aumentar los espacios verdes en el centro urbano, o construir un parque de molinos de viento que suministren energía y cuyas turbinas han sido compradas gracias a la participación en acciones de ciudadanos, lo que ha supuesto que entidades financieras también se involucren en los proyectos.

Más información:

Semana Europea de la Movilidad (16-22 septiembre 2017)

La Semana Europea de la Movilidad, de la que el MAPAMA es coordinador nacional, es una campaña dirigida a sensibilizar, tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos, sobre las consecuencias negativas que tiene el uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente, y los beneficios del uso de modos de transporte más sostenibles como el transporte público, la bicicleta y los viajes a pie. Este año el lema es “Compartir te lleva más lejos”. El tema elegido este año por la Comisión Europea está centrado en la movilidad limpia.

Está iniciativa surgió en Europa en 1999 y a partir del año 2000 contó con el apoyo de la Comisión Europea. Se celebra cada año, del 16 al 22 de septiembre, realizando actividades para promocionar la movilidad sostenible y fomentando el desarrollo de buenas prácticas y medidas permanentes.

El 22 de septiembre se celebra además el evento ¡La ciudad, sin mi coche!, origen de esta iniciativa europea, que pretende encontrar nuevas soluciones a los problemas asociados al aumento del tráfico en las ciudades.

Más información