• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Lucha contra el cambio climático y nueva política energética de la UE

medio ambienteLa UE  se ha fijado para el 2030, un objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 40 % respecto a 1990 (el año de referencia para el Protocolo de Kyoto). Este objetivo se enmarca en una política para el clima y la energía de la Unión Europea, cuyo objetivo es hacer que ésta sea más competitiva, con un suministro  energético seguro y sostenible. También establece otros dos objetivos para el año 2030: al menos un 27 % de ahorro energético y un 27 % de energías renovables en el consumo total de energía.

Una pieza central de la política de la UE es el objetivo de  reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40 % por debajo del nivel de 1990.Con estas medidas, Europa está, mostrando el camino y liderando la transición mundial hacia una sociedad baja en carbono. Al fijar un marco ambicioso para 2030, la UE también será capaz de participar activamente en el las negociaciones – en particular en la Cumbre del Clima que tiene lugar a finales de año en Paris –  acerca de un nuevo acuerdo internacional sobre el clima que debería entrar en vigor en 2020.

El régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) de la UE es el instrumento principal de Europa para luchar contra el cambio climático. La Comisión Europea acaba de proponer una revisión de este régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) con el objetivo de:

  • mantener la competitividad de aquellos sectores industriales que corren el mayor riesgo de ver su producción reubicada fuera de la UE a jurisdicciones menos exigentes en materia de emisiones de gases de efecto invernadero,
  • propiciar la inversión energética hacia energías alternativas más limpias e innovadoras.

Además, la Comisión propone que los Estados miembros utilicen los ingresos procedentes del comercio de emisiones para financiar medidas encaminadas a ayudar a terceros países en la adaptación a las repercusiones del cambio climático.

También la energía renovable desempeñará un papel clave en la transición hacia un sistema energético competitivo, seguro y sostenible. Por eso, la UE se ha fijado el objetivo de aumentar la cuota de las energías renovables en al menos un 27 % de su consumo energético total para el año 2030.

Además, se ha propuesto un objetivo indicativo del 27 % de ahorro de energía para el año 2030. Tras una revisión de la Directiva de Eficiencia Energética, hoy en día los nuevos edificios utilizan la mitad de energía que en la década de 1980 y la industria utiliza aproximadamente 19% menos energía que en 2001. También, la Comisión acaba de proponer una revisión de la normativa sobre el etiquetado de eficiencia energética. La revisión propuesta garantiza la coherencia y la continuidad, y se asegura de que los consumidores puedan tomar decisiones fundadas que les ayuden a ahorrar energía.

El marco europeo para la lucha contra el cambio climático está estrechamente vinculado con la puesta en marcha de una política energética común. Europa necesita un nuevo modelo energético tanto para cumplir con los objetivos de lucha contra el cambio climático, como para garantizar un uso más racional de nuestros recursos, evitar la dependencia excesiva del extranjero – y para crear nuevas oportunidades para la economía. La Comisión ha presentado el  15 julio 2015 varias propuestas para ofrecer un nuevo acuerdo para los consumidores de energía, rediseñar el mercado europeo de la electricidad, actualizar el etiquetado de eficiencia energética y revisar el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE.

Más información

La Comisión Europea impulsa el Mercado Común de Energía

Los consumidores europeos podrían ahorrar hasta 13.000 millones de euros al año si adoptaran la tarifa energética más barata disponible. La Comisión Europea pide a los Estados que doblen sus esfuerzos para mejorar la protección del consumidor, para aplicar la normativa europea existente y para invertir en la modernización de las infraestructuras energéticas.

Hace ya casi dos años que los jefes de Estado y de gobierno de la UE acordaron completar el mercado europeo de la energía con la aplicación  efectiva de las directivas ya existentes, que regulan el mercado y protegen al usuario. Se preveía la separación de la propiedad de las redes eléctrica y de gas, las competencias de las autoridades nacionales en la reglamentación y una serie de medidas de apoyo al consumidor:

  • Obligación de los Estados miembros de proteger a los consumidores vulnerables
  • Facilitar una facturación transparente e información contractual
  • Establecer una ventanilla única
  • Crear un mecanismo alternativo de solución de conflictos

La Comisión Europea observa que se han hecho progresos, pero queda todavía mucho por hacer para aprovechar plenamente el potencial de un mercado europeo verdaderamente integrado.

De esa manera, los beneficiarios del mercado interior de la energía serían:

  • Los consumidores, con facturas claras e información suficiente para apostar por la tarifa más barata si hay suficiente competencia entre los suministradores y regulación de los litigios con las empresas.
  • La industria, con un mercado de 500 millones de consumidores, abierto, competitivo, bien conectado y regulado, capaz de atraer más inversiones.
  • El suministro, asegurado. Un mercado único europeo del gas refuerza la posición negociadora ante suministradores externos y unas mejores conexiones entre los Estados de la UE permitirán coordinar, prevenir y enfrentar mejor una posible crisis de abastecimiento.

Mercado Común de la Energía