• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Tras las elecciones europeas, ¿qué puede cambiar?

Después de las elecciones europeas del 26 de mayo, parece que nada ha cambiado, pero eso es debido a que todavía no se ha puesto en marcha el nuevo ciclo legislativo que comienza el próximo 2 de julio. A partir de esa fecha comenzará a hablarse de los nuevos cargos directivos y tendremos que irnos familiarizándonos con nuevos nombres y caras.

Estas últimas elecciones han supuesto un cambio de tendencia desconocido hasta ahora. En primer lugar, la participación, que en los últimos años tendía a la baja, ha sido la más alta en los últimos 20 años superando ligeramente el 50%, aunque bien es verdad que el aumento ha sido según los países miembros. La otra novedad es que la suma de los dos grupos políticos europeos mayoritarios (populares y socialdemócratas) y que habían mantenido su hegemonía en el Parlamento durante 40 años, han perdido esa mayoría, con lo que se vislumbra un panorama diferente.

El próximo 2 de julio, es cuando tiene lugar la primera sesión plenaria del nuevo Parlamento Europeo. Los candidatos electos ya habrán tomado posesión de sus actas que los convierte en eurodiputados por cinco años. Previamente, habrán de haber elegido el grupo parlamentario al que se van a adscribir, si es que lo van a hacer a alguno. La adhesión a un grupo parlamentario se hace por afinidad política, no por pertenencia a un partido político.

En esa primera sesión, que presidirá el presidente saliente se votará al presidente y a los 14 vicepresidentes del Parlamento.

Para la elección del Presidente de la Comisión, que tendría lugar entre el 2 y el 4 de julio, se habrá de tener presente a los cabezas de lista que presenta cada grupo parlamentario, que ya están decididos desde antes de las elecciones, pues generalmente participan en la campaña electoral. Conforme al resultado de las elecciones, el presidente del Consejo de la UE consultará con el parlamento saliente un posible candidato a presidir la Comisión. Por su parte, el Consejo de la Unión Europea (los jefes de gobierno de los países miembros) deberán proponer también sus candidatos.

Estas candidaturas habrán de someterse a la votación del parlamento Europeo resultando vencedor el que obtenga la mayoría absoluta (376 diputados). Esa elección deberá resolverse el 4 de julio.

Una vez elegida la presidencia, tocará el turno de los comisarios. Se presentarán tantos comisarios como países miembros (algunos no tendrán cartera propiamente dicha) aunque la presidencia de la Comisión también deberá participar en esas candidaturas, y las comisiones creadas por el Parlamento deberán de validar la idoneidad de las candidaturas. Las propuestas se realizarán después del verano, y su aceptación o no por el Parlamento Europeo, tendrá lugar el día 6 de octubre.

Por lo tanto no será hasta principios de noviembre que conozcamos a los nuevos responsables de la UE.

Más información:

CITIZENS: APP del Parlamento Europeo

Si eres ciudadano de un país de la Unión Europea, también eres un ciudadano europeo. Si quieres saber lo que Europa ha hecho por todos nosotros ahora se puede instalar la aplicación Citizens para saber más. Está disponible en 24 lenguas a través de la Apple Store y Google Play.Con esta aplicación se aprende sobre quién hace qué en la Unión Europea, cómo todo ello es relevante para tu vida cotidiana y a qué desafíos hace frente la Unión, muchos de los cuales darán forma a tu futuro.La aplicación Citizens te ofrece información sobre temas y lugares de interés para ti y te informa sobre cómo evolucionan; se puede buscar, compartir, personalizar y clasificar; te informa de actos que se celebran cerca de ti; añade tus favoritos a tu calendario personal; te muestra la mejor ruta a través de tu aplicación de mapas favorita; te da acceso a contenidos multimedia como vídeos, podcasts y presentaciones; te permite mantener los mismos parámetros en todos tus dispositivos. Es compatible con Android e iOS. (Requiere iOS 10.3 o posterior. Compatible con iPhone, iPad y iPod touch.).

Más información

El Parlamento Europeo investigará la concesión de licencias de herbicidas como el glifosato

El pasado mes de noviembre, expertos reunidos de todos los países miembros y convocados por la Comisión Europea, decidieron por una ajustada mayoría, la renovación de licencia y comercialización del herbicida conocido como glifosato. Para renovar esta licencia, era necesario el voto de países que llegaran a representar un 65% de la población total de la Unión, y en ese momento se alcanzó un ajustado 65,71 %. La razón de tan ajustado resultado fue debido a que Alemania cambió su posición de abstenerse a votar a favor, lo que inclinó la balanza hacia la aprobación de la renovación. Sin embargo el cambio de opinión fue tomado a modo particular por el Ministro alemán de Agricultura y sin tener en cuenta las instrucciones de abstenerse que su gobierno le había dado.

Si la posible renovación de la licencia ya había dado pie a un movimiento ciudadano para prohibir el herbicida (Stop glifosato), la rocambolesca manera en que ésta fue aprobada hizo crecer la creencia en la existencia de ciertos intereses industriales de las multinacionales que lo fabrican o comercializan.

La aprobación de la renovación en noviembre no resultó excesivamente conforme y poco después la Comisión Europea, el 12 de diciembre pasado pasó un comunicado en el que anunciaba la creación de una propuesta legislativa para 2018, según se decía “para seguir aumentando la transparencia y la calidad de los estudios utilizados en la evaluación científica de las sustancias”.

Esta semana, ha sido el pleno del Parlamento Europeo el que ha dado luz verde para que se cree una comisión especial que analice el actual sistema de autorización de pesticidas, como consecuencia de la polémica renovación del pasado noviembre. Ayer se votó la composición de esa comisión, que conformarán treinta eurodiputados, y se espera que en marzo comience a funcionar.

Más información:

La cumbre de Bonn contra el cambio climático

Entre los días 6 y 17 de noviembre, está teniendo lugar en la ciudad de Bonn, que fue capital de la república federal Alemana antes de la reunificación, la vigésimo tercera cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima terrestre. Tras el Acuerdo firmado en París en el año 2015, y aprobado en 2016 por cerca de doscientos países fue considerado como un gran paso inicialmente, hasta que Trump sacó a su país del acuerdo.

La cumbre climática estará presidida por el pequeño país melanésico de Fidji o Fiyi, y en ella se van a elaborar directrices que pongan en marcha los acuerdos adoptados en la cumbre de París, teniendo en cuenta la transparencia, la reducción de emisiones, financiación, creación de capacidades y tecnología, de manera que los objetivos estén conseguidos para la cumbre de 2018 que se celebrará en Polonia y donde se repasará lo que se ha alcanzado.

En la Unión Europea, el acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 después de su ratificación por el Parlamento Europeo. ¿Y qué ha hecho el Parlamento Europeo para mejorar la situación del clima?. Su gestión se ha basado en tres puntos fundamentales.

– Impulsar el recorte de emisiones contaminantes sin perder competitividad. En este campo, el industrial, la UE quiere reducir el 43% de las emisiones en 2030 con respecto al nivel de 2005. La UE es el tercer emisor de dióxido de carbono mundial, por lo que existe un sistema de comercio de derechos de emisión, pensado para que pague el que contamina: cada planta industrial debe poseer un certificado de emisión por el que se paga, de esta manera se busca que se invierta en energías limpias.

– Repartir esfuerzos. El compromiso de la UE es el de reducir en un 30 % la emisión de dióxido de carbono en 2030, con respecto a la de 2005 en este campo. En este caso ya no se refiere a la contaminación industrial y el mercado del carbono, sino a la derivada de otros ámbitos económicos como son la agricultura, el transporte, la construcción y la gestión de residuos, todo lo cual puede resultar en un 60 % de las emisiones. Aquí hay que tener en cuenta muchos factores por las diferencias económicas y climatológicas de los países europeos, por lo que el esfuerzo debe tomarse más en un sentido nacional que cooperativo.

– Conservación de la masa forestal. Los bosques son esenciales para luchar contra el cambio climático como transformadores del dióxido de carbono en oxígeno que son. La UE ha establecido un reglamento sobre el uso del suelo tanto a nivel forestal como a nivel agrícola, de manera que si se transforma un terreno forestal en agrícola (lo que ya implica contaminación) la acción debe ser recompensada mediante la plantación de nuevos bosques o gestionando mejor los ya existentes. Este nuevo reglamente se aplicará a partir de 2021. Los trágicos y desgraciados incendios producidos este verano y otoño en los países mediterráneos europeos ha mostrado la importancia que debe tener la correcta gestión de los bosques.

Más información:

El Parlamento Europeo debatirá sobre Cataluña el miércoles

El presidente del Parlamento Europeo anunció ayer que en el pleno de mañana se debatirá sobre la cuestión catalana, y en concreto, la situación creada por los incidentes que se produjeron el pasado domingo en la celebración del referéndum ilegal.

La mayor parte de los líderes europeos, Juncker, Macron, Tajami, Merkel, etc se han posicionado defendiendo el orden constitucional español, aunque también alertaban sobre la violencia que se desató en el día en que el gobierno catalán celebró su “referéndum”.

Ayer mismo, el portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas, leyó una declaración institucional en la que la Comisión Europea ha proclamado que el referéndum de independencia en Cataluña “no fue legal” pero advirtiendo al mismo tiempo que “la violencia no puede ser un instrumento en política”. Añadió además que la Comisión cree que estos no son tiempos para la división y la confrontación, sino para la unidad y la estabilidad.

Lo que no ha quedado de momento claro, es si la Comisión aceptaría el papel de mediador que le ha solicitado el gobierno de la Generalitat

El debate que tendrá lugar mañana a las 15.00 horas en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, se celebrará bajo el título: “Estado de Derecho, Constitución y Derechos Fundamentales en España, a la vista de los acontecimientos en Cataluña”. En el debate extraordinario dispondrán de turno de palabra todos los grupos parlamentarios.

Más información:

La UE necesita atraer casi dos millones de trabajadores cualificados para los próximos tres años

El Parlamento Europeo ha aprobado un informe en el que pide reformar la normativa relativa a la tarjeta azul. Este documento habilita para la entrada y residencia en la UE a trabajadores cualificados procedentes de terceros países. La UE calcula que necesitará atraer alrededor de 756.000 expertos en TIC y casi un millón de trabajadores sanitarios antes de 2020.

Los eurodiputados piden en este informe flexibilizar los requisitos necesarios para ser titular de la tarjeta azul, y así satisfacer la alta demanda de trabajadores cualificados que tendrá la UE en los próximos años. Hasta ahora, era necesario contar con una alta cualificación académica, así como con un contrato de trabajo u oferta laboral de al menos un año de duración. La reforma que exige la Eurocámara reduciría este plazo. Además, es esencial reducir los trámites administrativos para obtener la tarjeta azul, así como facilitar la estancia de los trabajadores cuando finalice el periodo de vigencia de su tarjeta azul.

Los eurodiputados también inciden en la exigencia de dotar de mayor publicidad a la “tarjeta azul”; pues, según el eurodiputado Claude Moraes “La tarjeta azul no muy conocida actualmente y no está muy bien publicitada por los Estados miembros”. En 2015, solo se tramitaron alrededor de 17.000 tarjetas azules en toda la UE, la mayoría de ellas expedidas en Alemania.

Ante el envejecimiento de la población europea, se hace necesario atraer mano de obra cualificada a la UE, especialmente en los sectores sanitario y de tecnologías de la información y la comunicación.

Más información:

Portal de la inmigración de la UE:

Campaña para unificar las sedes del Parlamento Europeo

Aunque Estrasburgo es la sede oficial del Parlamento Europeo, la mayoría de las comisiones parlamentarias se desarrollan en Bruselas, y, por otro lado, la Secretaría general del parlamento se encuentra en Luxemburgo.

La razón para esta división de sedes tiene un fundamento histórico: cuando se fundó la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) en 1951, los socios fundadores decidieron establecer la sede de la organización en Bruselas, aunque el primer ministro belga proponía Lieja. Al no haber unanimidad por esta discrepancia, se escogió entonces Luxemburgo como sede inicial. Pero esto planteó otro problema, pues la ciudad luxemburguesa no tenía una sede lo suficientemente grande para albergar a la Asamblea parlamentaria de la CECA. Como la cámara del Consejo de Europa, situada en Estrasburgo, sí era lo suficientemente amplia para esas reuniones y como la ciudad alsaciana representaba la reconciliación franco-germana que en parte dio origen a las dos guerras mundiales, se escogió a la ciudad para celebrar las sesiones plenarias del Parlamento Europeo a partir de 1952.

A partir de la fundación de la Comunidad Económica Europea en 1957, la mayor parte de las actividades se trasladaron a Bruselas que concentró y concentra a gran parte de las instituciones comunitarias. En 1962, la Asamblea, que pasó a denominarse Parlamento Europeo,  también trasladó sus actividades a Bruselas. El objetivo era que el Parlamento se situara cerca de donde se encontraran la Comisión y el Consejo, de manera que las tres principales instituciones se concentraran en un mismo lugar.

Luxemburgo, mantuvo las instituciones legales y financieras, así como el Tribunal de Cuentas y la Secretaría General y en 1992 se alcanzó un acuerdo por el que se reconocía a Estrasburgo como sede del Parlamento Europeo (con doce sesiones plenarias al año) celebrándose el resto de las actividades en Bruselas.

Desde el pasado año, una campaña que respalda el 76 % de los eurodiputados, y varios miles de ciudadanos, reclama que el Parlamento Europeo tenga una sede única. La razón de la demanda parece bastante obvia: evitar el traslado de los eurodiputados de un lugar a  otro y evitar así los costes que eso supone.

Sin embargo también existen obstáculos. Por un lado, la existencia de estas tres sedes se encuentra reflejada en tratados de la Unión Europea, que deberían modificarse por unanimidad de todos los estados miembros y, por otro, está el interés francés en que el Parlamento mantenga su sede en Estrasburgo, esto es, en su territorio.

Los partidarios de la campaña de una única sede anuncian que seguirán tratando de convencer a más eurodiputados y así zanjar esta cuestión.

Más información: