• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

La Comisión propone invertir 9200 millones en el primer programa digital

Para el próximo presupuesto europeo que se extenderá entre 2021 a 2027, la Comisión Europea ha propuesto la inversión de 9200 millones de euros en el primer programa digital que la UE va a aplicar.

La adaptación del Mercado Único a la era digital es uno de los objetivos de la Comisión Europea, por cuanto entiende que se trata de una apuesta por el futuro cada vez más próximo. Para que la Unión Europea pueda competir a nivel internacional, hay que invertir y financiar de manera ambiciosa en el programa Europa Digital, de manera que se creen unas capacidades fundamentales en lo referente a la informática de alto rendimiento, la inteligencia artificial, la ciberseguridad y las cibercompetencias avanzadas, así como a la generalización de su uso y accesibilidad en toda la economía y la sociedad, tanto para las empresas como para el sector público.

De forma concreta, la propuesta de la Comisión se centra en cinco puntos:

  1. A ellos se dedicarían 2700 millones. Consiste en reforzar la supercomputación y el procedimiento de datos en Europa, lo que puede facilitar muchos de los ámbitos de la sociedad: desde la atención sanitaria, las energías renovables, la ciberseguridad, etc
  2. Inteligencia artificial. Se prevé una inversión de 2450 millones de manera que se pueda sacar el mejor partido al desarrollo de la inteligencia artificial y todo el potencial socioeconómico que puede representar su desarrollo
  3. Ciberseguridad y confianza. Se van a invertir 2000 millones en ciberseguridad y ciberdefensa de manera que se garanticen la economía digital, la sociedad y la democracia dentro de la UE.
  4. Se van a ivertir 700 millones en el desarrollo de competencias digitales para la ciudadanía europea a través de cursos de formación y periodos de prácticas
  5. Generalización del uso de tecnologías digitales en todos los sectores de la economía y la sociedad. Para ello se destinarán 1300 millones para garantizar la transformación digital de administración y servicios públicos, de manera que puedan operar entre ellas, así como facilitar el acceso a tecnologías y conocimientos especializados para todas las empresas, en particular las pymes                                                           Más información:

España podría recibir un 5% más de los Fondos de Cohesión Europeos

La Comisión Europea ha hecha una propuesta presupuestaria para el periodo 2021-2027 que podría suponer para España un aumento de un 5% en la percepción de los Fondos de Cohesión. Estos Fondos son ayudas de la Unión Europea con la finalidad de financiar infraestructuras de transporte, proyectos de educación, salud y medio ambiente en los países miembros.

Esta novedad se debe a los ajustes presupuestarios derivados como consecuencia del “brexit”. Paradójicamente, en su conjunto, los Fondos de Cohesión van a sufrir un recorte, precisamente del 5%, debido al abandono de la Unión Europea por parte de Gran Bretaña, cifra que otros cálculos duplican, es decir que el “brexit” puede suponer un recorte del 10 % de los Fondos.

Pero es que la propuesta de presupuesto parece querer favorecer a los países del sur de Europa frente a los del este. Grecia, Italia, España y Portugal, que padecieron gravemente la crisis económica y algunos de ellos, han sufrido y sufren las oleadas migratorias mediterráneas, recibirán un porcentaje mayor en los fondos de cohesión que en el anterior presupuesto.

Sin embargo, Polonia, Hungría, República Checa, Estonia y Lituania sufrirán una disminución en sus porcentajes de Fondos. La justificación para esta reducción, según versión de la Comisión, es que los Fondos otorgados a estos países, que en presupuestos anteriores recibieron porcentajes bastante altos, ya han cumplido parte de la misión de mejorar los niveles de desarrollo de estos países para situarlos en la media europea.

La forma en que se van a repartir ahora los Fondos supone también una novedad. Si hasta ahora se tenía en cuenta básicamente el producto Interior Bruto (PIB) distribuido entre los habitantes de un país, ahora se van a tener en cuenta otros elementos como la situación industrial de una región, el paro, especialmente el desempleo juvenil, la inmigración, etc.

A pesar de que Polonia va a seguir siendo el país que más porcentaje de los Fondos recibirá, éste va a disminuir en un 24% respecto al anterior presupuesto. Naturalmente este hecho no va a ser fácilmente aceptado por los representantes polacos, ni por los de los países del este perjudicados. Parece que el desafío que algunos de estos países hicieron a Bruselas en materia migratoria o de derechos civiles, les va a pasar factura.

El presupuesto todavía tiene que ser acordado por los países miembros, así como por el Parlamento Europeo, lo que augura unas negociaciones complicadas.

Más información:

La propuesta del futuro presupuesto de la UE refleja cómo cambian los tiempos

La Comisión Europea presentó ayer su propuesta de presupuesto para el sexenio 2021-2027. Esta propuesta presenta una serie de cambios con respecto a presupuestos anteriores y es un reflejo de cómo los tiempos están cambiando: los fondos agrícolas y de cohesión se verán reducidos, y, en cambio, se verán aumentadas las partidas destinadas a inmigración, defensa y seguridad, la investigación, la innovación y la economía digital.

El presupuesto que se propone va a ser el primero sin el Reino Unido, lo que supone que entre 12 y 13.000 millones de euros dejarán de ingresarse en las arcas comunitarias. El presupuesto que habrá para el periodo que comenzará en 2021, contara con algo más de un billón de euros, que supone el equivalente al 1.2 % del PIB de la Unión Europea. Para paliar el déficit que supone la retirada de Reino Unido, la Comisión pide un pequeño aumento en el aporte que haga cada país miembro, además de crear tres nuevas fuentes de ingresos que contribuyan a aumentar las arcas comunitarias: un impuesto al plástico, un impuesto de sociedades armonizado para toda la Unión, y un impuesto por el comercio de los derechos de emisión.

Ayer la propuesta de presupuesto fue presentada por Juncker y por el comisario de Presupuestos y hoy el Colegio de Comisarios la ajustará de forma que pueda presentarse para iniciar las conversaciones entre los estados miembros e intentar que haya un acuerdo, que debe ser unánime, para antes de las elecciones europeas del próximo año. El presupuesto además ha de ser validado por el Parlamento Europeo.

Y las negociaciones no se perfilan muy tranquilas. En principio, la rebaja de los fondos estructurales y agrícolas afectará a varios países que no están muy dispuestos a tolerar esas rebajas. Dos de esos países, Hungría y Polonia vienen mostrando además continuos desafíos hacia la política europea en materia de libertades y derechos civiles, además de no querer aceptar la política migratoria de Bruselas. Algunos dirigentes europeos han expresado que los países que no se ajusten a las normas europeas podrían dejar de recibir fondos de la UE, con lo que el conflicto está ya de antemano servido.

La cuestión de la inmigración puede hacer también que una parte de los fondos se dediquen a los países que tienen que enfrentarse al problema de la inmigración ilegal, es decir, los países del sur de Europa fundamentalmente. Si eso supone desviar parte del presupuesto desde el Este hacia el Sur de Europa, habrá que ver cómo se recibe la propuesta en los primeros países. Y por último, está el aumento en la aportación que los países miembros deberán hacer al presupuesto comunitario, algo que tampoco agrada a todos.

Más información:

Portugal propone la creación de tres nuevos impuestos para incrementar el presupuesto comunitario

Portugal va ganando terreno en la esfera internacional. Tras el nombramiento del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, el presidente del Eurogrupo, Màrio Centeno, y otros cargos internacionales, ahora es el gobierno portugués quien se erige como protagonista en la Unión Europea con la sugerencia de imponer tres nuevos impuestos que equilibren el presupuesto europeo tras el brexit. Obviamente la salida de un país miembro como es el reino Unido va a suponer que los países que se mantienen dentro de la Unión, tendrán que aportar más para mantener el presupuesto comunitario.

Portugal, que salió muy afectado de la crisis económica de 2008 y tuvo que solicitar un rescate del Fondo y el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera, así como del Fondo Monetario Internacional, ha recuperado la confianza financiera internacional, está devolviendo puntualmente los préstamos recibidos y su financiación se encuentra actualmente en mínimos históricos. Por tanto parece sentirse con fuerza para protagonizar un papel importante en sus acuerdos internacionales.

La sugerencia supone crear una tasa digital, una tasa verde y otra sobre las transacciones financieras internacionales. La digital se produciría sobre las grandes plataformas (Google, Facebook) que ya obtienen pingües beneficios por la publicidad que ceden en sus redes.

La tasa verde recaería sobre las empresas más contaminantes y la que recayera sobre las transacciones financieras internacionales podría, resultar, además en una reducción en la especulación de capitales.

La propuesta tendrá lugar en la próxima reunión del Consejo de la Unión Europea cuando se reúnan los 27 jefes de estado o de gobierno el próximo 23 de febrero.

Más información: