• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Suspenso en la acogida de refugiados

Ayer terminó el plazo propuesto por la Comisión Europea, para que en septiembre de 2017, los países miembros acogieran a 160.000 refugiados procedentes de diversos países, aunque en su mayoría sirios, instalados provisionalmente en Grecia e Italia. En la Decisión 2015/1523 del Consejo de la Unión Europea de 14 de septiembre de 2015 y publicado en el DOUE del día siguiente, se recordaba el artículo 78 del Tratado de funcionamiento de la UE: (“La Unión desarrollará una política común en materia de asilo, protección subsidiaria y protección temporal destinada a ofrecer un estatuto apropiado a todo nacional de un tercer país que necesite protección internacional y a garantizar el respeto del principio de no devolución”) y se fijaban unos procedimientos para dar acogida a los refugiados. Expirado el plazo para reubicar a esos refugiados, las estadísticas muestran unos resultados muy desiguales según los países miembros, y en general muestran que el acogimiento no ha funcionado, o lo ha hecho en muy escasa medida.

Los países que salen peor parados son Polonia y Hungría, que no han aceptado a ningún refugiado. Eslovaquia y la República Checa apenas a una decena. Se refleja así lo díscolo que se mantiene el llamado Grupo de Visegrado.

España sale muy mal parada pues sólo ha cumplido con un escaso 14 % de la cuota asignada. Le siguen Bélgica con un 36.6 %, Holanda con un 39.6 % y Portugal con un 49 %.

En total de los 160.000 refugiados que debían ser acogidos desde los lamentables y hacinados campamentos italianos y griegos, la Unión Europea en su conjunto ha gestionado la absorción de 29.000 de ellos. Pasado el plazo de dos años y con los resultados obtenidos, las organizaciones humanitarias son muy pesimistas, al considerar que una vez finalizado el plazo legal, difícilmente los países lo van a hacer mejor.

Las organizaciones de derechos humanos (Amnistía Internacional, Intermon, etc) claman contra esa falta de resolución o interés y amenazan con denunciarlo en los Tribunales de Justicia de la propia UE.

Más información:

La Justicia Europea contra el grupo de “Visegrado”

La reunión de Hungría, Polonia, Eslovaquia y la república Checa en el llamado grupo de Visegrado, se está convirtiendo en un molesto obstáculo para el desarrollo de las políticas de la Unión Europea. A pesar de que el “grupo” se formó en 1991 con la idea de acelerar el proceso de integración europea, lo que consiguieron en 2004. Eran otros los tiempos y otros los dirigentes que gobernaban esos países.

La cuestión de aceptar refugiados, principalmente procedentes de Siria, de acuerdo a unas cuotas establecidas, fue recurrida por Hungría y Eslovaquia, apoyadas por Polonia, ante el Tribunal de Justicia Europeo en el año 2015.

En ese año, ante la presión migratoria que recibían países como Grecia e Italia, la UE decidió que se crearan cuotas en el número de inmigrantes que se repartirían entre los diferentes países miembros.

Los cuatro países del grupo de Visegrado, se negaron aceptar esas cuotas, además de Rumanía, y Hungría y Eslovaquia llevaron el caso a los tribunales de justicia europeos.

La semana pasada el Tribunal de Estrasburgo, desestimó los recursos que presentaban Hungría y Eslovaquia. La respuesta airada del presidente húngaro no se ha hecho esperar: “Hungría no es un país de migrantes y no quiere serlo. No puede aceptar que le obliguen a ello”.

El Tribunal de Justicia alega que es responsabilidad y obligación de todos los Estados miembros acatar la decisión que el Consejo Europeo adoptó ante una “situación de emergencia”.

Sin embargo, la solución no ha sido bien resuelta todavía. Según el eurodiputado Claude Moraes, solamente 28000 refugiados de un total de 160.000 han sido reubicados en otros países de la UE.

El respaldo que el Tribunal de Justicia Europeo ha dado a la política de redistribución que adoptó la Comisión en su momento es visto por el eurodiputado mencionado como el fin de una excusa para que las política de acogimiento avance de manera definitiva.

Más información:

 

La Oficina Europea de Apoyo al Asilo presenta su informe de 2016

Ayer se presentó el Informe Anual sobre la situación del asilo dentro de la Unión Europea. En los últimos años, la cuestión del asilo ha promovido muchos conflictos dentro de la Unión. Por un lado, el gran número de solicitantes, debido a varios problemas: la guerra siria, la inestabilidad libia, y el problema económico presente en muchos países, especialmente africanos. Por otro, la capacidad de absorción y el problema racial y cultural que supone la adopción de estos refugiados en el seno de los países europeos. De hecho, algunos países, o, al menos, sectores dentro de esos países, han rechazado acoger refugiados, además de por sus problemas económicos internos, por las diferencias culturales, especialmente el hecho de ser muchos de ellos de religión musulmana.

El informe presentado ayer recalca que la cuestión de los refugiados es un problema común, que afecta por tanto al conjunto de la UE, y que debe ser tratado desde su raíz, abordando sus causas.

Pero el informe hace hincapié especialmente en los datos estadísticos.

El número de solicitudes de asilo en la Unión Europea ha sido de un millón trescientas mil, que supone un descenso del 7 % con respecto a 2015. La procedencia de los refugiados fue de un 26 % de Siria, un 15 % de Afganistán, un 10 % de Irak, y un 4 % que comparten Pakistán y Nigeria, seguidos de Eritrea, Somalia, Albania, etc.. Un problema añadido ante esta demanda de asilo es que un tercio del total de solicitantes era menor de edad.

En cuanto a los países de acogida, el dato es bastante elocuente. Cinco países de la UE (Alemania, Italia, Francia, Grecia y Austria) han acogido al 81% de los refugiados. Y dentro de esta cifra, es llamativa la diferencia existente entre el primer país que ha dado acogida a un mayor número de refugiados, Alemania con 745.000 y el segundo país en recibirlos, Italia, con 122.000. España ocupa un lugar intermedio en la tabla, con unos 15.000.

El problema de acogida a los refugiados ha sido y es fruta de la discordia entre los diferentes países miembros. Recientemente, Italia que, junto a Grecia, ambas por su situación geográfica, es el país que más refugiados recibe, anunció que la situación de su país es insostenible por la avalancha de migrantes, y pidió, por un lado una mayor ayuda de los socios en las tareas de rescate en el Mediterráneo, y por otro, que se cumplan los compromisos de reubicación pactados en el seno de la UE.

Pocos días antes, el presidente Juncker, haciéndose eco del problema habló de condicionar la aportación de fondos europeos, al cumplimiento de los compromisos con los refugiados.

Más información:

La Unión Europea y la crisis de los refugiados

refugiadosEl año 2016 ha terminado prácticamente como empezó, con una crisis de refugiados sin precedentes en la Europa contemporánea, y como consecuencia de la guerra siria y la inestabilidad política en países como Irak y Libia, además de los problemas económicos que afrontan la mayor parte de los países africanos.

La cuestión de los refugiados ha creado además numerosos problemas políticos en los países europeos, desbordados por la llegada masiva de refugiados, y del planteamiento que la opinión pública se hace frente a su acogida, lo que ha motivado, además de problemas internos en los países, la crítica de organizaciones humanitarias

Sin ser un problema resuelto, la Comisión Europea ha llevado a cabo, al final del año 2016, unas medidas tendentes a tratar de paliarlo y que se concentran en tres países.

En Turquía, con quién la Unión Europea firmó un tratado para la acogida de refugiados, se han firmado contratos por valor de 270 millones de euros para la construcción y equipamiento de unas cien escuelas que permitan acoger a unos 70.000 niños sirios. Se espera además que estos fondos aumenten para poder dar cobertura sanitaria, infraestructuras municipales adecuadas y apoyo económico para el mantenimiento de estos estudiantes y sus familiares.

Por otro lado, dos de los países que sufren el empuje migratorio en sus fronteras, Italia y Bulgaria, recibirán fondos adicionales para reforzar y mejor controlar éstas, así como proporcionar servicios médicos, mejorar los servicios de rescate en las costas, proporcionar atención a niños no acompañados, asesores lingüísticos y traductores, etc

Más información:

Día Mundial de los Refugiados

La presión migratoria constituye forma parte de una crisis mundial de desplazamientos. La Comisión Europea está trabajando con los países que acogen refugiados, a través de su servicio de ayuda humanitaria ECHO. En paralelo, basándose en la Agenda Europea de Migración, se centra en salvar vidas en el mar, aplicando el Derecho Europeo de asilo, y, a largo plazo, colaborar en el desarrollo de los países para abordar las causas profundas de la migración irregular. Tenemos una serie de hechos clave :

  • la UE sigue acogiendo un número elevado de refugiados
  • las personas que llegan por el Mediterráneo central proceden esencialmente de la África subsahariana y oriental
  • efectivos de rescate en el Mediterráneo central: operaciones Tritón y Sophia
  • menores no acompañados : 90 000 menores habían pedido asilo a finales de 2015
  • la UE es el donante principal en la respuesta internacional a la crisis de Siria
  • la Comisión Europea ayuda a Grecia en la acogida de refugiados
  • las reubicaciones desde Grecia e Italia se han acelerado, pero el ritmo sigue siendo insuficiente
  • las llegadas a las Islas Griegas desde Turquía han disminuido de forma notable
  • los Estados miembros han aumentado significativamente sus esfuerzos en materia de reasentamiento
  • ayuda para refugiados sirios en Turquía

Nuevo Marco de Asociación en Materia de Migración: una cooperación reforzada con terceros países para gestionar mejor la migración