• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Eliminación de plásticos de un solo uso después de 2021

La Comisión Europea ha propuesto que los plásticos de un solo uso como cubiertos, platos, bastoncillos y pajitas se eliminen a partir de 2021. Dicha propuesta fue aprobada por el Parlamento Europeo y a partir de ahora los países miembros de la Unión Europea son quienes deben poner en marcha el plan. De esta manera, la Unión Europea se sitúa como líder global en la lucha contra la contaminación por plásticos con la legislación más completa al respecto que existe a nivel mundial.

En esta línea también se contempla medidas especiales para los filtros de los cigarrillos que es el segundo artículo de plástico de un solo uso más contaminante, por lo que se propone  reducir la producción a la mitad en 2025 y un 80% en 2030. También los países deberán garantizar que las compañías de tabaco pagan la recolección, el transporte y el tratamiento de los filtros.

Por último, también se propone reducir en 2025 al menos un 25 % aquellos plásticos que por ahora no se pueden reemplazar al no haber una alternativa, como las cajas contenedoras de comida.Las botellas de plástico deberán recogerse de manera separada, y un 90 % de ellas deben reciclarse en 2025.

Como conclusión, los plásticos de un solo uso que se prohibirán en 2021 serán:

  • Platos y cubiertos
  • Vasos
  • Palitos para sujetar globos
  • Bastoncillos salvo los de uso sanitario
  • Empaquetado y contenedores de comida de poliestireno expandido (poliespán)
  • Plásticos oxodegradables (que se descomponen al contacto con el oxígeno y algunos tipos de poliestirenos

Más información

Plásticos de un solo uso: nuevas normas para reducir la basura marina

El Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea han alcanzado un acuerdo político provisional sobre las nuevas medidas propuestas por la Comisión para hacer frente a los residuos marinos en su origen, concretamente a los 10 productos de plástico más frecuentemente encontrados en nuestras playas y en los artes de pesca abandonados.

Las nuevas normas contribuyen a un esfuerzo renovado para convertir a Europa en una economía más sostenible y circular, como se refleja en el plan de acción para la economía circular adoptado en diciembre de 2015, que situará a las empresas y consumidores europeos como líderes mundiales en la producción y el uso de alternativas sostenibles que eviten la contaminación marina y la contaminación de los océanos.

La nueva Directiva de la UE sobre los plásticos de un solo uso será el instrumento jurídico más ambicioso a nivel mundial para hacer frente a los residuos marinos, ya que prevé diferentes medidas aplicables a diferentes categorías de productos. Cuando se disponga de alternativas fácilmente disponibles y asequibles, se prohibirán los productos de plástico de un solo uso, como los bastoncillos de algodón, los cubiertos, los platos, las pajitas, los agitadores de bebidas, las varillas para globos, los productos fabricados con plástico oxodegradable y los envases de alimentos y bebidas de poliestireno expandido. En lo que respecta a otros productos, el objetivo es limitar su uso a través de una reducción del consumo de ámbito nacional, de los requisitos de diseño y etiquetado, y de las obligaciones de limpieza y gestión de residuos para los productores.

Más información

Reciclado de residuos plásticos

Los plásticos son los materiales preferidos en una amplia gama de aplicaciones, por su ligereza, versatilidad, eficacia energética y precio. Sin embargo, su amplio uso, que genera grandes cantidades de residuos, ha creado la creciente necesidad de eliminar o reciclar rápidamente los desechos producidos. Este proyecto ha desarrollado y ensayado con éxito una tecnología rentable de automatización, capaz de clasificar de forma extremadamente rápida objetos de plástico provenientes de residuos municipales, electrónicos y eléctricos.

La gestión de residuos ha generado una forma simple y eficaz de protección medioambiental, la guía de las tres erres, a saber, reducir, reutilizar y reciclar. La primera elección es reducir residuos; si esto no es posible, reutilizar los elementos es preferible, siendo el reciclado la última solución, cuando los residuos no pueden ser reducidos ni reutilizados. Debido a sus propiedades, los residuos plásticos son difíciles de reducir o reutilizar, por lo que a menudo son reciclados.

Aunque el reciclado de plásticos conlleva muchos beneficios, como la reducción de la contaminación del aire y la conservación de materias primas, las prácticas actuales entrañan todavía muchas desventajas. Así, los costes de recogida, identificación y clasificación de plásticos son extremadamente elevados, especialmente por el equipo de clasificación necesario. Además, los plásticos reciclados proceden habitualmente de fuentes específicas, como el empaquetado, y por otra parte solamente determinados tipos de elementos plásticos, como PET y HDPE, son reciclables en grandes cantidades.

Espoleado por estas demandas, un proyecto financiado con fondos comunitarios ha formulado una solución eficaz y económica para reciclar varios elementos plásticos procedentes de residuos industriales y municipales. Combina los métodos de identificación espectroscópica más avanzados del momento, como la técnica LIBS (“Laser Induced Breakdown Spectroscopy”) y la espectroscopia de infrarrojos, y utiliza un sensor híbrido para integrar la señal. De este modo pueden obtenerse índices de clasificación sumamente exactos a gran velocidad, para muchos tipos de fracciones de plástico, incluyéndose PP, PE, PS, PVC, PET y ABS.

Antes de la clasificación se emplean tres sensores diferentes para especificar y evaluar polímeros, aditivos y elementos pesados en los plásticos desechados. Se ha construido también una planta prototipo completa de clasificación automática, que incorpora procesos que van desde la alimentación y el transporte hasta la clasificación y la exclusión de plásticos. Los ensayos a escala piloto han demostrado no solamente la confiabilidad de esta tecnología de reciclado de plástico, sino también su viabilidad económica. Apta para su utilización en centros de recogida y recicladoras de plástico, se cuenta con que promoverá todavía más el reciclado de plástico.

Más información