• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

La UE se propone reducir los residuos alimentarios a la mitad para el año 2030

Alrededor de 88 millones de toneladas de comida se desperdician cada año en la Unión Europea, lo que acarrea un coste de 143.000 millones de euros para sus ciudadanos. Además del coste económico, el derroche alimentario tiene graves consecuencias sobre el medio ambiente y la seguridad alimentaria en otros países. Ante esta situación, las Instituciones Europeas articulan nuevas herramientas legislativas para lograr reducir en un 50% los residuos alimentarios antes del año 2030.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), casi un tercio de los alimentos producidos en el mundo para consumo humano –más de 1.000 millones de toneladas-, son desperdiciados. En la Unión Europea, se estima que esta cifra asciende a los 90 millones de toneladas anuales.

El Nuevo Paquete sobre Economía Circular de la Comisión Europea prevé medidas para reducir esta cifra, y para disminuir el impacto que tiene el proceso de producción alimentaria en el medio ambiente. La Comisión Europea propone mejorar la eficiencia en la cadena de producción alimentaria, tanto durante la producción, la distribución como en el consumo de los alimentos. La Comisión pretende así fortalecer la sostenibilidad del sistema alimentario, y avanzar hacia una economía basada en el crecimiento sostenible y la creación de empleo.

Entre las medidas propuestas por la Comisión, se encuentra la elaboración de una metodología común para evaluar el derroche de alimentos en los Estados Miembros, o la creación de una Plataforma que ayude a compartir buenas prácticas durante el ciclo de producción alimentaria. Además, se propone facilitar la donación de alimentos para reducir el desperdicio de alimentos.

Más información

Legalidad ambiental en la Unión Europea

Las amenazas ambientales no se detienen en nuestras fronteras. Por ello, los Estados miembros de la Unión Europea han acordado adoptar medidas que protejan la salud de los ciudadanos y el medio ambiente. El Derecho ambiental europeo garantiza que se apliquen las mismas normas a las empresas, y que los ciudadanos estén igualmente protegidos. Cuando no se respetan estas leyes, la Comisión está de su parte y hasta puede emprender acciones legales.

La legislación ambiental trata la protección tanto de los ciudadanos como de la naturaleza. Por ejemplo, las normas de calidad vinculantes relativas al agua y al aire, así como los límites de emisiones industriales, reducen los riesgos sanitarios y salvan vidas. Las medidas que protegen la biodiversidad y hacen frente al cambio climático también son positivas a nivel económico: subsanar errores es mucho más caro que evitarlos desde el principio. Por eso, la legalidad es una influencia positiva. La Comisión emprenderá acciones si los sistemas nacionales no abordan los incumplimientos del Derecho ambiental de la UE de forma sistemática. Otros asuntos, como las solicitudes de indemnización, se tramitan mejor a nivel nacional.

La Comisión Europea puede ayudar a emprender acciones y sanciones en el caso de residuos peligrosos que no hayan sido tratados correctamente siguiendo estos pasos:

  • Presentación de una denuncia relativa a la eliminación ilegal de residuos peligrosos
  • La Comisión investiga por medio de la cooperación informal con el Estado miembro
  • Le siguen una serie de advertencias, si no hay una reacción satisfactoria
  • La pasividad constante del Estado miembro deriva en acciones legales (Tribunal de Justicia de la UE)
  • Se eliminan los residuos peligrosos ilegales, lo que beneficia a los ciudadanos y el medio ambiente
  • Si el Estado miembro no cumple la sentencia del Tribunal de Justicia, la Comisión puede tomar otras acciones legales
  • imposición de multas

Aplicar la política de la UE aporta beneficios directos .Uno de cada seis empleos de la UE depende de la naturaleza y la biodiversidad .La Directiva sobre vertidos y la Directiva marco sobre residuos ayudan a aumentar el reciclaje y reducir los vertidos. Las Directivas sobre aves y hábitats ayudan a recuperar hábitats diezmados y a proteger las especies amenazadas .La Directiva sobre el tratamiento de las aguas urbanas y la Directiva de nitratos son esenciales para reducir la contaminación del agua y garantizar agua potable segura para todos.

Más información

 

Economía circular: nuevo reglamento para impulsar la utilización de abonos orgánicos y obtenidos de los residuos

economiacircularLa Comisión presenta nuevas disposiciones sobre abonos orgánicos y obtenidos de los residuos en la UE como primera medida del paquete de la economía circular. La reutilización de materias primas que actualmente se eliminan como residuos es uno de los principios clave del paquete de la economía circular adoptado en diciembre de 2015. La Comisión propone un reglamento que facilitará en gran medida el acceso de los abonos orgánicos y obtenidos de los residuos al mercado único de la UE, poniéndolos en igualdad de condiciones con los abonos inorgánicos tradicionales. De este modo se crearán nuevas oportunidades de mercado para las empresas innovadoras, reduciendo al mismo tiempo el volumen de residuos, el consumo de energía y los daños al medio ambiente.

El Reglamento establece normas comunes sobre la conversión de biorresiduos en materias primas que pueden utilizarse para fabricar fertilizantes. En él se definen los requisitos de seguridad, calidad y etiquetado que deben cumplir todos los productos fertilizantes para ser objeto de libre comercio en toda la UE. Los productores tendrán que demostrar que sus productos cumplen dichos requisitos y se ajustan a los límites de contaminantes orgánicos, contaminantes microbianos e impurezas físicas antes de colocarles el marcado CE.

La nueva normativa se aplicará a todos los tipos de abonos a fin de garantizar el máximo nivel de protección del suelo. El Reglamento fija límites estrictos para el cadmio en los abonos fosfatados. Los límites se harán más rigurosos, pasando de 60 mg/kg a 40 mg/kg después de tres años y a 20 mg/kg al cabo de doce años, reduciéndose así los riesgos para la salud y el medio ambiente.

Como algunos fertilizantes no son producidos o comercializados con carácter transfronterizo en grandes cantidades, la Comisión propone la armonización facultativa: el fabricante puede, en función de su estrategia comercial y del tipo de producto, optar por colocarle el marcado CE, haciendo posible su libre comercio en el mercado interior conforme a normas europeas comunes, o venderlo con arreglo a normas nacionales basadas en el reconocimiento mutuo en el mercado único. Esto garantiza que se tengan en cuenta los principios de la mejora de la legislación y la subsidiariedad.

Más información

Semana Europea para la Reducción de Residuos

Poster-DesmaterializaciónEsta semana se celebra la Semana Europea para la Reducción de los Residuos, organizada por diferentes agentes públicos y privados de los estados miembros, coordinados en un consorcio que actúa en el marco del Programa LIFE.

Desde el 21 al 29 de noviembre, Administraciones públicas, empresas, Organizaciones No Gubernamentales y colectivos sociales se darán cita en todos los países de la Unión Europea para celebrar estas jornadas para la reducción de los residuos. El objetivo es concienciar a la población de la importancia de utilizar los recursos de forma responsable y de realizar una buena gestión de los residuos que se generan.

El tema central que aborda este año la Semana Europea para la Reducción de los Residuos es la desmaterialización, un concepto que trata de sustituir productos por servicios. Cada vez que prestamos una herramienta o que regalamos un mueble que ya no nos sirve para que lo utilice otra persona, estamos practicando la desmaterialización. La adquisición de este nuevo hábito de consumo es importante para alargar la vida útil de los productos y reducir los residuos que generamos.

Durante toda la semana se organizarán diferentes actividades dirigidas a formar e informar a los ciudadanos sobre las posibilidades que aporta la desmaterialización para conseguir un desarrollo sostenible respetuoso con el Medio Ambiente.

Además de la Semana Europea para la Reducción de los Residuos, sus organizadores han realizado otras iniciativas interesantes. En mayo de 2015 “Let´s Clean Europe” movilizó a los ciudadanos europeos, que fueron los encargados de cuidar sus propios barrios.

Más información

Actividades desarrolladas en España