• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Unión de la Energía: seguridad del suministro y sostenibilidad

energiaLa Comisión Europea acaba de presentar un paquete de medidas sobre seguridad energética con el objetivo de adaptarnos hacia una economía más baja en carbono y garantizar el suministro de energía.

La seguridad energética es una de las piedras angulares de la Estrategia de la Unión de la Energía, que a su vez es una de las principales prioridades políticas de la Comisión Juncker. Con el objetivo de que la UE sea más resistente a posibles interrupciones del suministro energético como ya ocurrió en el invierno de 2014, la Comisión Europea ha establecido una seria de medidas:

  • moderar la demanda de energía,
  • aumentar la producción de energía en Europa (incluso a partir de fuentes renovables),
  • seguir desarrollando un mercado interior de la energía efectivo y plenamente integrado,
  • diversificar las fuentes de energía, proveedores y rutas.

El paquete de medidas sobre seguridad energética tiene también en cuenta el nuevo pacto universal sobre cambio climático (que se cerró en la conferencia del COP21 de París) y que sienta las bases para una transición energética mundial y un compromiso con las energías limpias.

El paquete de medidas consiste en:

1) Reglamento sobre la seguridad del suministro de gas

El gas desempeña un papel en la transición a una economía hipocarbónica y sigue siendo importante en la combinación energética de la UE. No obstante, la dependencia actual del exterior obliga a la Unión a aumentar la capacidad de resistencia de sus mercados ante posibles interrupciones del suministro de gas. Para aprovechar al máximo todos los beneficios de un mercado líquido y competitivo, es necesario reforzar la transparencia en el mercado del gas de la UE. A fin de corregir la fragilidad del sistema, la Comisión propone un cambio, pasando del enfoque nacional a un enfoque europeo, a la hora de elaborar medidas de seguridad de abastecimiento. La propuesta introduce, además, un principio de solidaridad entre los países de la UE para garantizar el suministro de los hogares y los servicios sociales básicos, como los sanitarios, en caso de que ese suministro se vea afectado por crisis graves.

2) Una decisión sobre los acuerdos intergubernamentales en el sector de la energía

La UE debe asegurarse de que los acuerdos intergubernamentales firmados por sus Estados miembros con terceros países que resulten pertinentes para la seguridad del gas en la UE sean más transparentes y plenamente conformes con el Derecho de la UE. A tal fin, se introduce un control de compatibilidad ex-ante a cargo de la Comisión. Esa evaluación ex-ante permite comprobar la conformidad con las normas de competencia y con la legislación sobre el mercado interior de la energía antes de que los acuerdos se negocien, firmen y sellen. Los Estados miembros deberán tener plenamente en cuenta el dictamen de la Comisión antes de firmar los acuerdos.

3) Estrategia sobre el gas natural licuado (GNL) y el almacenamiento de gas

Europa es el mayor importador de gas natural del mundo. La capacidad de Europa respecto a la importación global de GNL es considerable: hoy por hoy es suficiente para satisfacer aproximadamente el 43 % de la actual demanda total de gas (2015). No obstante, sigue habiendo grandes disparidades a nivel regional en cuanto al acceso al GNL. La Comisión establece una estrategia sobre el gas natural licuado (GNL) que permitirá mejorar el acceso de todos los Estados miembros al GNL como fuente alternativa de gas. Los elementos centrales de esa estrategia son:

  • la construcción de la infraestructura estratégica necesaria para completar el mercado interior de la energía,
  • identificación de los proyectos necesarios para acabar con la dependencia de algunos Estados miembros respecto de una sola fuente.

4) Estrategia de calefacción y refrigeración

La calefacción y la refrigeración de los edificios y la industria consumen la mitad de la energía de la UE. Además, funcionan con combustibles fósiles en el 75 % de los casos. La estrategia de calefacción y refrigeración propuesta se centra en la eliminación de los obstáculos a la descarbonización en los edificios y la industria. Asimismo, hace hincapié en que el aumento de la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables repercutirán sobre la seguridad energética. Abordar este sector de una forma más estratégica resulta fundamental, ya que la UE quiere mejorar su interdependencia respecto a proveedores externos.

Estrategia de la Unión de la Energía

Informe sobre el estado de la Unión de la Energía en 2015

Nuevo diseño del mercado de la electricidad y un nuevo acuerdo para los consumidores

EnergiaEl diseño del mercado es el conjunto de disposiciones que regulan cómo los agentes del mercado generan, comercian, suministran y consumen electricidad y utilizan la infraestructura eléctrica. Es importante que el diseño, pueda transformar el sistema energético y permitir que los operadores de red, los productores y los consumidores, tanto domésticos como industriales, aprovechen plenamente la nueva tecnología.

Los mercados mayorista y minorista deben constituir la base de las decisiones en materia de inversiones y fomentar el desarrollo de nuevos servicios por parte de las empresas innovadoras. En un sector en red como el de la electricidad, un diseño eficaz del mercado requiere una supervisión reglamentaria eficaz, en concreto gestores de la red de distribución y transporte.

La iniciativa presentada por la Comisión Europea sobre el nuevo diseño del mercado de la electricidad tiene por objeto mejorar el funcionamiento del mercado interior de la electricidad con el fin de que esta se desplace libremente a donde sea más necesaria y cuando sea más necesaria, obtener los máximos beneficios para la sociedad derivados de la competencia transfronteriza y ofrecer las indicaciones y los incentivos oportunos para activar las inversiones adecuadas, a la vez que integra plenamente el porcentaje cada vez mayor de energías renovables.

Puesto que la Unión quiere establecer las condiciones para lograr un abastecimiento energético fiable y asequible para todos sus ciudadanos y empresas, y que aquella se convierta en el líder mundial de las energías renovables, dichos cambios van a continuar. En primer lugar, supone que habrá que comercializar cada vez más electricidad a través de las fronteras nacionales y ello requiere la cooperación eficaz de todos los agentes del mercado. A medida que la cuota de electricidad producida a partir de energías renovables aumente, las redes deberán contar con capacidad para que la cooperación transfronteriza refleje esta creciente variabilidad de la producción.

Gracias a nuevas tecnologías como las redes inteligentes, los contadores inteligentes, los hogares inteligentes, la autogeneración y los equipos de almacenamiento, los ciudadanos se están capacitando para apropiarse de la transición energética y utilizan estas nuevas tecnologías para reducir sus facturas y participar activamente en el mercado.

Para crear mercados más flexibles se precisa lo siguiente:

– Ofrecer a los consumidores la posibilidad de participar activamente en el mercado adaptando su consumo a los precios en tiempo real.

– Garantizar que los mercados emitan las señales adecuadas para la inversión en generación y la utilización eficaz de los recursos disponibles.

– Crear las infraestructuras eléctricas que faltan y utilizar mejor las existentes.

– Garantizar un comercio flexible: para lograr una integración eficiente de las energías renovables en la red, los productores, los proveedores y los agentes económicos deben poder comerciar la electricidad lo más cerca posible del tiempo real, porque así podrán tener en cuenta las mejores previsiones sobre el volumen de energía solar o eólica que se vaya a producir.

– Eliminar los precios regulados, por un lado, y los regímenes de ayuda ineficientes, por otro. Si los precios de la electricidad no reflejan los costes reales, los inversores y los consumidores de electricidad recibirán unas señales falsas.

– Adoptar un planteamiento más coordinado de los regímenes de ayuda a las energías renovables en los Estados miembros. Las inversiones las deben impulsar los mercados. En un mercado que funcione adecuadamente, los precios se mantienen bajos en épocas de oferta abundante y altos si la producción es escasa. De este modo, señalan a los inversores el momento más beneficioso para invertir.

Los productores de energías renovables tienen que poder competir en igualdad de condiciones con los productores de energía convencional. Cuando la ayuda pública siga siendo necesaria para garantizar lo anterior, se podría mejorar considerablemente la eficiencia haciendo converger los regímenes de ayuda a las energías renovables a través de las fronteras, especialmente mediante una mayor cooperación regional.

Los consumidores tienen que poder actuar como compradores y vendedores; las empresas innovadoras han de ofrecerles nuevos servicios basados en unas normas de facturación y publicidad más claras y comparables que faciliten el cambio de proveedor, así como también por medio del acceso a unos instrumentos de comparación de precios fiables y pertinentes y con la potenciación de su gran poder de negociación mediante regímenes colectivos (por ejemplo, cambio de proveedor colectivo, cooperativas de energía).Los consumidores deben tener libertad para producir y consumir su propia energía en condiciones justas para ahorrar dinero, proteger el medio ambiente y garantizar la seguridad del suministro.

Más información

Unión de la Energía

La Comisión Europea y los países de la región del mar Báltico han firmado un Memorando de Entendimiento por el que se moderniza y refuerza el Plan de Interconexión del Mercado Báltico de la Energía (BEMIP). Al mismo tiempo, doce países europeos han firmado una declaración de cooperación regional para la seguridad del suministro eléctrico dentro del mercado interior europeo. A ella le ha seguido la firma de una declaración política del Foro Pentalateral de la Energía.CE

La cooperación regional con los países vecinos dentro de un marco común de la Unión Europea constituye uno de los pilares de la Unión de la Energía y reviste capital importancia para garantizar un suministro continuo de energía y unos precios asequibles para los consumidores. La cooperación regional contribuirá a la integración del mercado a escala de la UE y ayudará a liberar todo el potencial de las energías renovables en el sistema energético.

La declaración política de cooperación regional para la seguridad del suministro eléctrico dentro del mercado interior europeo ha sido firmada por Alemania, Dinamarca, Polonia, Chequia, Austria, Francia, Luxemburgo, Bélgica, los Países Bajos y Suecia, así como por los países vecinos Suiza y Noruega. Contempla varios compromisos políticos: coordinar mejor las políticas energéticas nacionales con el fin, entre otros, de garantizar la seguridad del suministro, hacer un uso más eficaz de las redes de electricidad existentes y aumentar la integración de las energías renovables en los mercados nacionales.

La segunda declaración política del Foro Pentalateral de la Energía ha sido firmada por Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo y los Países Bajos. Ese Foro representa a más de un tercio de la población de la Unión y cubre más del 40 % de la electricidad producida en ella. Su objetivo es promover un diálogo regional abierto y transparente con el fin de aumentar la seguridad del suministro, de impulsar la integración del mercado y de promover en él una mayor flexibilidad. El Foro se propone elaborar un método común de evaluación de los riesgos que pesan sobre la seguridad del suministro a nivel regional y crear las condiciones adecuadas para el comercio transfronterizo de electricidad.

El Memorando de Entendimiento sobre el Plan reforzado de Interconexión del Mercado Báltico de la Energía (BEMIP) ha sido firmado por Estonia, Finlandia, Alemania, Letonia, Lituania, Polonia, Suecia y Noruega (Dinamarca firmará más adelante). Tratando de poner fin al aislamiento energético de la región del mar Báltico y de lograr la plena integración de esa región en los mercados energéticos de la UE, los países firmantes del Memorando amplían el alcance de la iniciativa BEMIP añadiendo a los campos de cooperación actuales — mercado interior de la energía, interconexiones y generación de electricidad— campos nuevos como la eficiencia energética, las energías renovables y la seguridad del suministro. Prevé también una cooperación más efectiva con el fin de que los Estados bálticos formen parte de la zona síncrona continental europea.

Más información