• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

Aprobada una directiva para resolver litigios fiscales en la Unión Europea

El Consejo de la Unión Europea adoptó el pasado 10 de Octubre una Directiva por la que se crean los mecanismos para resolver litigios fiscales entre los estados miembros, conflictos que aparecen cuando sociedades o personas físicas, realizan su actividad en dos o más estados miembros, lo que daba lugar a una doble fiscalidad que ahora trata de dirimirse.

La doble imposición (o doble fiscalidad) es uno de los principales problemas a que se enfrentan las empresas que operan en varios países, si cada uno de los estados donde opera grava la misma renta a la empresa, ello origina costes y cargas administrativas que naturalmente hacen poco atractivo la inversión para esas empresas. También puede afectar a las personas que puedan vivir en un país de la UE, pero trabajar en otro, o si te has jubilado en un país, pero cobras en otro, y en fin, e unas cuantas situaciones posibles.

Para evitar este doble gravamen, la mayoría de los países tiene convenios fiscales de doble imposición que generalmente evitan el pagar dos veces. Existe además un Convenio de Arbitraje de la Unión Europea que, en caso necesario, puede intervenir para resolver conflictos.

Sin embargo la interpretación o la aplicación de los convenios por parte de los estados miembros ha dado lugar a que algunos litigios no se pudieran resolver por el Convenio de Arbitraje. Para facilitar la resolución de estos conflictos es por lo que se ha propuesta la directiva que entrará en vigor en breve.

La directiva así trata de solucionar más eficazmente los problemas que la doble imposición errónea pueda dar tanto a sociedades como a personas físicas.

Para ello:

-se amplía el ámbito de aplicación de los mecanismos de resolución de litigios a todos los casos que proceda

-se adoptan una serie de plazos razonables para la resolución (dos años si se trata de un procedimiento amistoso) y quince meses si se trata de resolver un litigio.

Previamente el contribuyente afectado tendrá que haber presentado una reclamación en cada uno de los estados en que se ha visto afectado, y éstos tendrán que resolver en plazos razonables y obligatorios para los estados miembros, de forma que la resolución sea vinculante.

Como en el caso de todas las directivas, los estados miembros tendrán que adoptar su legislación a esta disposición, teniendo de plazo hasta el final de junio de 2019.

Más información:

Nueva cumbre entre la India y la Unión Europea

La pasada semana se celebró la decimocuarta cumbre entre India y la Unión Europea. Se trata de la cumbre que reúne a las dos democracias más pobladas del planeta.

Como resultado de ella, se emitió un comunicado conjunto aludiendo a los compromisos que se han alcanzado entre ambas instituciones: temas relacionados con el terrorismo, además de buena parte de materias que tienen que ver con el desarrollo sostenible: el uso de energías limpias, el cambio climático y la urbanización inteligente.

El presidente de la Comisión Europea, Juncker, que junto con el presidente del Consejo, Tusk, y la Alta representante, Mogherini, representaron a la UE en la cumbre, señaló que la relación entre India y la Unión Europea es una relación normal y fluida pues comparten varias cosas en común: ser las democracias más pobladas, tener unas economías de gran relevancia mundial y compartir valores de la libertad y democracia.

El siguiente paso a dar entre ambas uniones es la celebración de un acuerdo de libre comercio, del que comenzará a hablarse en noviembre para iniciar los pasos.

La UE es el mayor importador de productos indios, mientras que para la UE, India ocupa el noveno puesto como socio comercial.

India acogió un plan de inversiones de países de la UE el pasado julio, a través del Mecanismo de Fomento de la Inversión, y a través del cual, las empresas europeas que pretendan invertir en India pueden gozar de una serie de orientaciones de tipo administrativo.

En cuanto a los aspectos ambientales, tanto la UE como India firmaron el Acuerdo de París, por lo que ambas están en consonancia con la preocupación por el medio ambiente. Sin embargo, la cumbre ha mostrado que ambas uniones quieren dar un impulso aún mayor a la eficiencia de los recursos, especialmente en el uso del agua. Para ello, así como para tratar la mejora en otros ámbitos de la salud, el medio ambiente, o la energía, han surgido programas cooperativos de investigación entre la Comisión Europea y el Consejo de Investigación en Ingeniería y Ciencias de la India.

Además el Vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones ha confirmado el mayor préstamo jamás concedido a la India: un préstamo de 500 millones para financiar la construcción de una nueva línea y nuevos trenes en el metro de Bangalore, favoreciendo así el transporte sostenible.

Más información:

Un documento del gobierno británico plantea mantener la cooperación con la UE en materia de defensa

Durante los últimos meses, cuando hace poco se ha cumplido un año del referéndum por el que Reino Unido aprobó abandonar la UE hemos ido conociendo posturas muy diferentes del gobierno británico respecto las negociaciones para formalizar su abandono. A las posturas del “brexit duro” de unas veces, han seguido otras que parecían más suavizadas o ambiguas, llegando incluso, por parte de algunos, el replanteamiento de un nuevo referéndum para confirmar si realmente el país quiere abandonar la Unión Europea.

Como quiera que vayan a ser esas negociaciones, el gobierno británico ha hecho público un documento titulado: “Política exterior, defensa y desarrollo” en el que explica querer crear “una nueva, profunda y especial relación con la Unión Europea”. El documento también informa de que éste forma parte de una serie de documentos que tratarán de diferentes asuntos y temas relacionados con las nuevas relaciones que se abren para ambas entidades.

El presente documento se refiere a la política exterior de defensa y seguridad aludiendo a que el Reino Unido y la Unión Europea comparten las mismas amenazas y mismos valores (paz democracia, libertad y respeto a la ley), por cuanto interesa a ambas instituciones la cooperación. El hecho de que la mayoría de los Países miembros de la UE compartan con Reino Unido la pertenencia a una estructura superior como es la OTAN, les hace compartir objetivos.

El documento oficial recuerda que Reino Unido tiene el mayor presupuesto en defensa de la OTAN tras los Estados Unidos, cumpliendo con el 2% del PIB reclamado por el actual presidente de los EEUU, y que el 20 % de este presupuesto se gasta en equipamiento de defensa. También nos recuerda que Reino Unido es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, y por tanto mantiene una situación muy estratégica en la esfera internacional.

Las relaciones que el Reino Unido y la Unión Europea han compartido en muchas cuestiones de política exterior son enumeradas parcialmente en el documento. Actividades como haber contribuido a las negociaciones nucleares con Irán, conseguir una mayor estabilidad política en países como Somalia o Túnez,  el establecimiento de sanciones hacia Rusia tras la ocupación de Crimea, la contribución para terminar con el tráfico de personas, los problemas migratorios en el Mediterráneo, la cuestión siria, etc

También se hace mención a las contribuciones británicas hacia la industria de defensa, y especialmente en cuestiones tecnológicas.

A modo de conclusión el documento refuerza la idea de cooperación que siempre ha existido con Europa y se compromete a que en el futuro esa cooperación se mantendrá tan fiel como lo ha sido hasta ahora.

Más información:

La Oficina Europea de Apoyo al Asilo presenta su informe de 2016

Ayer se presentó el Informe Anual sobre la situación del asilo dentro de la Unión Europea. En los últimos años, la cuestión del asilo ha promovido muchos conflictos dentro de la Unión. Por un lado, el gran número de solicitantes, debido a varios problemas: la guerra siria, la inestabilidad libia, y el problema económico presente en muchos países, especialmente africanos. Por otro, la capacidad de absorción y el problema racial y cultural que supone la adopción de estos refugiados en el seno de los países europeos. De hecho, algunos países, o, al menos, sectores dentro de esos países, han rechazado acoger refugiados, además de por sus problemas económicos internos, por las diferencias culturales, especialmente el hecho de ser muchos de ellos de religión musulmana.

El informe presentado ayer recalca que la cuestión de los refugiados es un problema común, que afecta por tanto al conjunto de la UE, y que debe ser tratado desde su raíz, abordando sus causas.

Pero el informe hace hincapié especialmente en los datos estadísticos.

El número de solicitudes de asilo en la Unión Europea ha sido de un millón trescientas mil, que supone un descenso del 7 % con respecto a 2015. La procedencia de los refugiados fue de un 26 % de Siria, un 15 % de Afganistán, un 10 % de Irak, y un 4 % que comparten Pakistán y Nigeria, seguidos de Eritrea, Somalia, Albania, etc.. Un problema añadido ante esta demanda de asilo es que un tercio del total de solicitantes era menor de edad.

En cuanto a los países de acogida, el dato es bastante elocuente. Cinco países de la UE (Alemania, Italia, Francia, Grecia y Austria) han acogido al 81% de los refugiados. Y dentro de esta cifra, es llamativa la diferencia existente entre el primer país que ha dado acogida a un mayor número de refugiados, Alemania con 745.000 y el segundo país en recibirlos, Italia, con 122.000. España ocupa un lugar intermedio en la tabla, con unos 15.000.

El problema de acogida a los refugiados ha sido y es fruta de la discordia entre los diferentes países miembros. Recientemente, Italia que, junto a Grecia, ambas por su situación geográfica, es el país que más refugiados recibe, anunció que la situación de su país es insostenible por la avalancha de migrantes, y pidió, por un lado una mayor ayuda de los socios en las tareas de rescate en el Mediterráneo, y por otro, que se cumplan los compromisos de reubicación pactados en el seno de la UE.

Pocos días antes, el presidente Juncker, haciéndose eco del problema habló de condicionar la aportación de fondos europeos, al cumplimiento de los compromisos con los refugiados.

Más información:

Comienzan reuniones para tratar de unificar Chipre

Chipre es un país miembro de la Unión Europea desde el año 2004. Forma parte de la eurozona desde el año 2008, pero no es miembro del espacio Schengen.

La peculiaridad de Chipre, es que es un país dividido en dos, y no de forma metafórica, sino real. La llamada “Línea verde”, creada por Naciones Unidas no es un muro convencional, está formada por edificios abandonados, barricadas, bolsas de arena o alambradas y muros pintados unas veces con los colores griegos y otros con los colores turcos. Patrullas de Naciones Unidas, con sus boinas azules, controlan los puestos de guardia.

Con una historia milenaria debido a su ubicación, por allí dejaron su impronta los micénicos, egipcios, fenicios, griegos, romanos, bizantinos y musulmanes, y aunque reconquistada por cristianos en tiempos de las Cruzadas, y durante muchos años bajo el control de la potencia comercial y marítima de la República de Venecia, volvió a caer en manos musulmanas en el siglo XVI, para formar parte del imperio otomano.

En 1878, en el Congreso de Berlín, en el que las potencias europeas se repartieron el mundo en el momento más álgido del imperialismo, Chipre pasó a manos del Imperio británico, inicialmente como administración, y tras la derrota turca en la I Guerra Mundial, como colonia de facto.

Culturalmente, como consecuencia de su larga historia, Chipre se ha sentido dividido entre una zona cristiana ortodoxa y con lazos hacia Grecia, y otra parte, musulmana, que ha tendido lazos hacia Turquía.

En los años 1960, cuando se inician todos los procesos de descolonización, Gran Bretaña, Grecia y Turquía, firman un tratado por el que se declara la independencia de la isla, al mismo tiempo que Reino Unido retiene unas bases militares en ella. Sin embargo, la división entre las dos comunidades se hizo pronto patente y en los siguientes años la violencia se hizo presente entre las dos comunidades convirtiendo a la isla en foco de noticias.

En 1974, un golpe militar progriego, y apoyado por los golpistas militares de Grecia, provocó la reacción de Turquía, que invadió parte del norte de la isla. En 1984, los turcochipriotas declararon la República Turca del Norte de Chipre, que no ha sido reconocida internacionalmente, salvo por Turquía. Y esa situación se ha mantenido hasta la fecha.

A pesar de esta división, la isla en su conjunto forma parte de la Unión Europea, tanto los grecochipriotas como los turcochipriotas, sin embargo, ambos comunidades no comparten el poder en la isla.

En estos días, se están celebrando en Suiza, unas negociaciones que intenta crear un gobierno de tipo federal en la isla. Como país perteneciente a la Unión Europea, ésta tiene interés en terminar con una situación que también cansa ya a Naciones Unidas, al tener desplegados “cascos azules” sin que se vea una fecha que ponga fin a su intervención.

La UE considera que es el momento de poner fin a la situación, y unir la isla, en un momento además en que los lazos con Turquía, son cordiales, pero susceptibles de empeorar.

Más información:

 

La Unión Europea recibe el premio Princesa Asturias de la Concordia 2017

La Unión Europea fue ayer reconocida con el Premio Princesa de Asturias a la Concordia 2017. Este galardón llega cinco años después de que la organización internacional recibiera el Premio Nobel de la Paz. El proyecto surgido tras la II Guerra Mundial ha sido premiado por la Fundación Princesa de Asturias, por “su modelo de integración política supranacional, único en el mundo”.

El reconocimiento a la UE coincide además con el 60 aniversario de la firma de los Tratados de Roma sobre los que se asienta el proyecto de construcción europea. Después del sufrimiento que ocasionó la Segunda Guerra Mundial a millones de ciudadanos europeos, otra Europa debía ser posible, posible y necesaria. La libertad, los derechos humanos y la solidaridad son las bases de los acuerdos en los que convergieron las esperanzas de los seis países fundadores. 

Estos valores han sido precisamente los que ha destacado el jurado asturiano para conceder el premio a la Concordia a la UE. En palabras del presidente del jurado, Javier Fernández, “el proyecto europeo ha logrado el periodo más largo de paz de la Europa Moderna”.

Además de la consecución del proceso de construcción europea, el jurado ha valorado la política exterior de integración que la UE mantiene con sus países vecinos, así como los esfuerzos realizados por las instituciones europeas para afrontar una de las crisis económicas más graves de las últimas décadas.

La candidatura de la UE fue presentada por el eurodiputado Jonás Fernández Álvarez, y ha sido seleccionada de entre otras veintiocho propuestas que “hayan contribuido de manera extraordinaria y a nivel internacional, a la defensa y generalización de los derechos humanos, al fomento y protección de la paz, de la libertad, de la solidaridad, del patrimonio mundial y, en general, al progreso de la humanidad”. Entre los galardonados en años anteriores se encuentran UNICEF, Manos Unidas o Aldeas Infantiles.

La 37º edición de los Premios Princesa de Asturias se celebrará el próximo otoño en la ciudad de Oviedo, donde se entregarán los galardones en un acto solemne presidido por SS.MM los Reyes.

Más información:

20 de Junio, Día Mundial del Refugiado

Ayer se celebró el día Mundial del Refugiado en un momento en que las crisis humanitarias están alcanzando unas cotas como hacía años no se veían. Refugiados agolpados en las fronteras de los países prósperos, y muertes casi a diario en el Mediterráneo se han convertido en las noticias diarias con las que nos despertamos.

La Unión Europea, debido a su prosperidad económica y su cercanía geográfica a Oriente Medio y Norte de África, lugares de donde proceden gran parte de los refugiados, se encuentra inmersa en un problema enorme de difícil solución. La acogida de los refugiados ha creado muchas diferencias y roces entre los países pertenecientes a la UE, diferencias que se han justificado por razones económicas, aunque tampoco han faltado las razones nacionalistas y xenófobas.

Evidentemente, la prosperidad económica es un factor que puede favorecer la acogida, y en ese sentido, Alemania, es el país de la Unión que más solicitudes de asilo ha aceptado. Sin embargo los países del llamado Grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia) no han acogido a ningún refugiado y parece ser que no piensan hacerlo, alegando que aceptar refugiados tendría un efecto de llamada para la acogida de más refugiados. En el caso de Hungría y Polonia, a este argumento hay que añadir el hecho de tener unos gobiernos ultranacionalistas.

Estos países se están exponiendo a sanciones, y en los últimos días se habla de condicionar la concesión de Fondos estructurales y de cohesión al cumplimiento de los acuerdos sobre refugiados.

De cualquier manera, “la falta de armonización y las disparidades entre países debilitan de forma significativa el sistema europeo de asilo”, según palabras de Catherine Woollard, Secretaria General del Consejo Europeo para los Refugiados y Exilados, quién añade que “no resulta posible tener un enfoque europeo colectivo respecto a la cuestión de los refugiados y migrantes”.

La cantidad de refugiados que han encontrado asilo en Europa es mínima. Un acuerdo firmado de la UE con Turquía, transfirió parcialmente el problema a ese país, pero Woollard opina que “externalizar el problema a otras regiones” no es la solución. Cree que la nueva norma en la Unión Europea es la de bloquear el acceso de los refugiados mediante el cierre de fronteras, verjas, etc , más preocupada por la seguridad de sus fronteras que por definir su tradición de acogida.

Para la solución de este gran problema, desde el Consejo que ella preside se propone una estrategia alternativa basada en cuatro puntos:

-la reforma del sistema de asilo y basándolo en un reparto justo

-formar parte de un sistema global de responsabilidad compartida

-abrir canales seguros para acceder a Europa para que no se jueguen la vida

-lograr una inclusión real de los refugiados armonizando la legislación sobre ellos para que gocen de protección estén donde estén.

Más información: