• ¿Qué es Eurobitácora?

    Eurobitácora es una bitácora mantenida por el Centro de Documentación Europea y Europe Direct de la Comunidad de Madrid
  • Contacto

    C/ Castelló 123, 28006 Madrid cde@madrid.org
  • Entradas Eurobitácora por meses

  • Síguenos en Twitter

UE y África acuerdan reforzar su cooperación con África en paz, seguridad y creación de empleo para los jóvenes

La Comisión Europea y la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores han presentado ya al Parlamento Europeo y al Consejo el documento que contiene las prioridades políticas de la UE en sus relaciones con África para los próximos años. Esta propuesta pretende materializar los acuerdos alcanzados durante la 5º Cumbre UE- África del pasado mes de noviembre.

El objetivo fundamental de este nuevo documento es fortalecer la cooperación estratégica con África, para construir sociedades más estables y prósperas en los dos continentes. En palabras de Federica Mogherini, “2017 es el año en el que el ímpetu debe dominar la creación de una nueva asociación entre Europa y África […]. La esperanza de África es nuestra esperanza. Solo uniendo nuestras fuerzas y trabajando en nuestra cooperación, podremos proporcionar a nuestras juventudes un futuro más esperanzador y basado en la paz”.

El nuevo marco de acción conjunta UE- África propuesto por la Comisión Europea centra sus políticas en dos áreas prioritarias: la creación de sociedades más resilientes, y en la creación de más empleo y de más calidad especialmente para los jóvenes.

En consonancia, la propuesta de la Comisión se centra en reforzar los procesos de construcción de paz y prevención de conflictos, en fortalecer los sistemas de gobernanza, y en una mejor gestión de los movimientos de población. Además, para mejorar la situación laboral de los jóvenes africanos, las instituciones prevén la atracción de inversiones responsables y sostenibles, fortalecer la economía azul o desarrollar energías renovables en África, creando puestos de trabajo acordes a las necesidades de los países africanos.  El comisario Neven Mimica declaró que “nuestro objetivo es proponer nuevas medidas que fomenten el crecimiento y el empleo, especialmente entre los más jóvenes”. Para alcanzar este reto, la Comisión propone -entre otras medidas- el lanzamiento del Servicio de Juventud Africano, en el marco de Erasmus +, o el apoyo a los proyectos de innovación digital en África.

El Consejo y el Parlamento Europeo deberán estudiar ahora la propuesta de la Comisión, y establecer la hoja de ruta a través de la cual se materializará esta nueva Estrategia de Cooperación UE- África. Las medidas que se desarrollen deberán implementarse por la UE y los Estados miembros europeos, y en consonancia con sus socios africanos, en el marco de su Agenda para África 2063 y de la Estrategia Global de la UE sobre Política Exterior y de Seguridad Común.

Más información:

 

La Unión Europea y China intercambiarán jóvenes agricultores

Hace unos días la Alta representante de la Unión Europea, Federica Mogherini, visitó China para ir preparando la cumbre bilateral que ambas instituciones celebrarán en Bruselas durante el mes de Junio próximo. La representante de la Unión destacó que las relaciones bilaterales entre Europa y China nunca han sido tan importantes como ahora. Dada la serie de problemas que presenta el mundo contemporáneo, la cooperación entre dos entidades con tanto peso en el orden mundial  resulta fundamental.

Mogherini conversó con el Consejero de Estado chino, Yang Jiechi, sobre asuntos de política internacional: Corea del Norte, el problema sirio y afgano, la cuestión de Libia, etc. Ambos representantes están de acuerdo en que, para su resolución, han de imponerse medidas internacionales que faciliten el diálogo, la ayuda humanitaria y la reconstrucción. En otro orden de cosas, los asuntos globales relacionados con el medio ambiente, y en concreto el Pacto de París sobre cambio climático o la defensa de la libertad de comercio, fueron aspectos en los cuales, ambos representantes se mostraron muy de acuerdo.

Desde hace pocos años y tras los cambios experimentados en China, la Unión Europea y el gigante asiático comparten unos proyectos conjuntos para la ayuda al desarrollo, que también sea exportable a terceros países.

Uno de estos proyectos a desarrollar, será el posible intercambio de jóvenes agricultores. El fin que se persigue es el de tratar de dotar a los jóvenes de convincentes argumentos para que dediquen sus vidas a la agricultura, en un momento en el que las formas de vida tradicionales resultan estar muy en entredicho entre un creciente número de jóvenes. El problema de la despoblación rural es un problema grave que, por desgracia, en España conocemos bien. Las zonas rurales pierden su atractivo y vitalidad y para ello es necesario que el sector agrícola se modernice y se haga más competitivo.

El proyecto conjunto entre la UE y China pretende que se fomente el intercambio de conocimientos en el campo agrícola y la búsqueda de soluciones a problemas similares. El intercambio supondrá la visita a granjas donde se practique la innovación, empresas y centros donde se haga investigación, etc.

El comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Paul Hogan, en la ceremonia de presentación de este proyecto, ha dicho:

“Tanto en Europa como en China, y de hecho en todo el mundo, necesitamos impulsar la siguiente generación de agricultores jóvenes y emprendedores rurales para crear un sector adecuado al siglo XXI”.

El programa, financiado por ambas partes, tiene como objetivo prioritario desarrollar la agricultura ecológica a través de prácticas medioambientales.

Más información:

Los sistemas judiciales de los países de la UE mejorar en eficiencia y protección a los ciudadanos

La Comisión Europea ha publicado ya el informe anual sobre el funcionamiento de los sistemas judiciales en los diferentes países de la Unión Europea. Según el Ejecutivo comunitario, la gestión de las administraciones de justicia europeas, es hoy, más eficaz que hace cinco años.

En su quinta edición, el “EU Justice Scoreboard 2017” determina que un gran número de países han acometido importantes reformas en sus sistemas de justicia. Las recomendaciones que cada año realizan las Instituciones Europeas han sido asumidas por los Estados miembros, lo que ha provocado mejoras importantes en el acceso de los ciudadanos a la justicia.

En concreto, el informe revela la reducción de la duración de los procedimientos judiciales, sobre todo en los órdenes civil y mercantil. Además, se ha reforzado la protección a los consumidores, y se ha facilitado su acceso a procesos de resolución extrajudicial de conflictos. La percepción de los ciudadanos sobre la independencia de los jueces ha mejorado en más de dos tercios de los Estados miembros.

Sin embargo, las administraciones de justicia europeas deben enfrentar aún retos importantes. El informe revela la necesidad de reducir la duración de los procedimientos judiciales en casos de blanqueo de capitales, así como de reforzar el uso de las nuevas tecnologías, como la firma electrónica en la mitad de los Estados miembros.

A pesar de que los países europeos siguen afrontando importantes desafíos, la mejora de las administraciones de justicia ha ayudado a fortalecer el estado de derecho de los países europeos.

Más información:

Los sistemas judiciales de los países de la UE mejorar en eficiencia y protección a los ciudadanos

La Comisión Europea ha publicado ya el informe anual sobre el funcionamiento de los sistemas judiciales en los diferentes países de la Unión Europea. Según el Ejecutivo comunitario, la gestión de las administraciones de justicia europeas, es hoy, más eficaz que hace cinco años.

En su quinta edición, el “EU Justice Scoreboard 2017” determina que un gran número de países han acometido importantes reformas en sus sistemas de justicia. Las recomendaciones que cada año realizan las Instituciones Europeas han sido asumidas por los Estados miembros, lo que ha provocado mejoras importantes en el acceso de los ciudadanos a la justicia.

En concreto, el informe revela la reducción de la duración de los procedimientos judiciales, sobre todo en los órdenes civil y mercantil. Además, se ha reforzado la protección a los consumidores, y se ha facilitado su acceso a procesos de resolución extrajudicial de conflictos. La percepción de los ciudadanos sobre la independencia de los jueces ha mejorado en más de dos tercios de los Estados miembros.

Sin embargo, las administraciones de justicia europeas deben enfrentar aún retos importantes. El informe revela la necesidad de reducir la duración de los procedimientos judiciales en casos de blanqueo de capitales, así como de reforzar el uso de las nuevas tecnologías, como la firma electrónica en la mitad de los Estados miembros.

A pesar de que los países europeos siguen afrontando importantes desafíos, la mejora de las administraciones de justicia ha ayudado a fortalecer el estado de derecho de los países europeos.

Más información:

Comienza el “brexit”

Ayer el representante británico para las negociaciones con la Unión Europea, entregó al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, la carta por la que el Reino Unido solicita acogerse al artículo 50, el procedimiento que permite la retirada de un país dejando de formar parte de la Unión Europea.

Todos los líderes políticos europeos han manifestado su pesar y preocupación por un suceso inédito en la historia de la UE y que plantea diversos problemas. El Reino Unido formaba parte de la UE, entonces CEE (la Comunidad Económica Europea) desde el 1 de enero de 1973. Había sido, junto con Irlanda y Dinamarca, los tres primeros socios que se añadieron a los seis fundadores de la unidad europea. Han sido pues, cuarenta años de convivencia que no siempre ha sido fácil; probablemente ha sido el miembro que más dificultades e intereses particulares ha puesto a muchas decisiones de la UE.

Ahora llega el “divorcio” y con él, una serie de conflictos que va a tener consecuencias para las dos partes que se separan. Aparte de las consecuencias, está también la complejidad de la negociación. Se supone que en el plazo de dos años debe estar resuelta, y de no ser así, todos los tratados vigentes por la Unión, dejarán de aplicarse en el Reino Unido.

Los ahora 27 países de la UE se reunirán el día 29 de abril, convocados por Tusk en el Consejo Europeo, donde definirán los principios generales que por parte de la UE se aplicarán en las negociaciones. El acuerdo que se alcance debe tener el apoyo de la mayoría que las normas comunitarias exigen (el 72 % de los estados, es decir, 20 estados de los 27 y que supongan un 65 % del total de la población de la UE). Una vez alcanzado ese acuerdo, comenzarán las negociaciones, que llevará a cabo una Comisión que habrá de mantener informados al Consejo y al Parlamento Europeo del desarrollo de las mismas, y que una vez terminadas, tendrán que volver a ser aprobadas por mayoría de los países miembros.

Una vez que se ha iniciado el proceso, las valoraciones sobre su desarrollo no se han hecho esperar. Todos señalan lo doloroso que puede resultar, especialmente por el factor humano que supone que  millones de británicos vivan en el continente europeo y otro tanto de continentales europeos vivan en el Reino Unido, ciudadanos ambos que no ocultan su preocupación y que hasta la fecha disfrutaban de una ciudadanía europea que no limitaba sus movimientos

Luego está la cuestión económica. La retirada del Reino Unido supone una merma importante para el presupuesto de la UE, que tendrán que compensar los países restantes. Los acuerdos comerciales que se alcancen son también de gran importancia, puesto que Reino Unido es un socio fundamental en el comercio de toda Europa.

La intransigencia o dureza, o bien el acuerdo razonable de las negociaciones es algo que iremos conociendo mientras éstas transcurren.

Más información:

Conferencia sobre la seguridad vial en la Unión Europea

Los días 28 y 29 de este mes, está teniendo lugar en La Valetta, Malta, una conferencia que reúne a diversos responsables y ministros de la Unión, para tratar la cuestión de la seguridad vial en la Unión Europea.

En principio, los datos no son malos para el conjunto de la Unión, puesto que por segundo año consecutivo el número de víctimas por accidentes de tráfico no ha aumentado, ha disminuido en un 2 %. Sin embargo, las cifras son mejorables, y lo que pretende la actual conferencia es mejorar las condiciones y tratar que para el año 2020, el número de víctimas se rebaje a la mitad de las actuales.

En el año 2016, 25.500 personas perdieron la vida en accidentes de tráfico, que son 600 menos que en 2015 y 6.000 menos que en 2010.

Por supuesto, el riesgo de accidentes varía mucho de un estado a otro, puesto que son los países miembros los que deciden las medidas y normas que deben seguirse en las carreteras. De hecho en los países que tienen una alta siniestralidad, es más probable que la sigan manteniendo alta, frente a los países con menos accidentes. El dato español del aumento de víctimas mortales en el año 2016 frente al de 2015, con un aumento del 2 %, resulta significativo.

El pasado año 2016 fue el primero en que la Comisión facilitó datos sobre heridos en las carreteras, dando un total de 135.000 personas las que se vieron afectadas, entre ellas muchos peatones, ciclistas y motoristas, que pueden resultar las víctimas potencialmente más vulnerables.

Aunque los datos son mejorables, observando las estadísticas por países, puede verse que realmente desde el año 2010 la disminución de víctimas ha sido verdaderamente notable, un 19 %, salvo en dos excepciones, Holanda, que ya poseía un nivel bajo, pero que ha aumentado en un 3%, y, mucho más preocupante, la cifra de Malta, donde las víctimas mortales se han incrementado en un 69 %.

Hoy día 29 en que la Conferencia que reúne a los diferentes ministros toca  a su fin, se espera que se emita una declaración que resuma las tendencias que deben seguirse.

Más información:

Celebraciones en Europa con motivo del 60º aniversario del Tratado de Roma

Aunque todos hablamos de la celebración del Tratado de Roma, cuando se cumplen sesenta años de su firma, en realidad fueron dos los tratados que se firmaron el día 25 de Marzo de 1957 : el que creó la Comunidad Económica Europea por un lado y el que estableció la Comunidad Europea de la Energía Atómica, por otro. Y para ser más exactos, aun habría que añadir, que desde 1951 existía el de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) y que fue el verdadero germen de una unión económica que ha ido haciéndose más compleja.

La CECA fue un proyecto puramente económico que pretendía el desarrollo de los países firmantes para poder avanzar en su reconstrucción tras la guerra. La búsqueda de nuevas fuentes de energía por el paulatino agotamiento del carbón, orientó a los países firmantes hacia una nueva fuente alternativa de energía: la nuclear. El acuerdo pretendía desarrollar una energía nuclear propia entre los países que lo adoptaron. Hoy, aunque el EURATOM sigue existiendo, su papel queda relegado a un segunda plano mientras se buscan nuevas alternativas energéticas que no sean la nuclear.

Realmente la Comunidad Económica Europea fue el germen real de la actual UE. Con su firma se pretendió que los seis países firmantes (Francia, Alemania, el Benelux e Italia) compartieran un mercado común y una unión aduanera. En 1993, el Tratado de Maastricht convirtió a la asociación de países en la Comunidad Europea y más tarde, en 2009, con el tratado de Lisboa, la hoy conocida como Unión Europea.

Más información: